A la gente hay que darle lo que pide

La frivolidad es detestable.

Da igual que hablemos de brindis al sol o de mero postureo. Afirmar cosas desde la tranquilidad que da saber que no nos veremos obligados a lidiar con las consecuencias de nuestro discurso es en el mejor caso una falta de respeto a nuestro interlocutor y en el peor una manipulación con la que esperamos recoger algún beneficio (principalmente, señalar virtuosismo y quedar bien o promover nuestra propia agenda).

Por aterrizar el concepto, llevamos años aguantando todo tipo de discursos pronunciados desde la frivolidad del que piensa que las consecuencias de esos mismos discursos no van con ellos.

Un ejemplo, el estado de las autonomías. La descentralización estatal se vende como la única ruta, es buena para todo, mientras que ecentralizar es anatema. Cuando llega la pandemia y las compras de material sanitario durante una pandemia son un caos en el que algunas regiones funcionan muy bien y otras fracasan estrepitosamente, quienes llevan años hablando de diversidad y diferencias entre regiones levantan la voz: hay regiones que son insolidarias como queriendo decir que «Ahhhhmigo, ahora sí es malo el tema éste de descentralizar».

Soy un firme defensor de que a la gente hay que darle lo que pide. ¿Queríais 17 paísitos para hacer lengua oficial tu habla local y mangonear a gusto pero te sienta mal que haya regiones que funcionan mejor que la tuya? Pues es que va todo junto, si descentralizar es dogma no hay alternativa a tener un mercado interno de regiones que compiten, y por supuesto unas van a funcionar mejor que otras.

Hay otra variante. La de quienes se lamentan de que en España no hay una derecha europea porque el PP no es homologable a derecha europea, y llamando fascista a todo el que estaba ligeramente a la derecha de partido comunista (recordemos que discursivamente el PSOE era todo y uno con el PP, el PPSOE, también fascista como es natural). Me pregunto qué diantres piensan quienes dicen eso que es una derecha homologable a otras derechas europeas. Tenían un partido conservador piltrafilla y han atizado al muñeco hasta que ha salido otro que ahora ya es más feo.

Así que no hace falta esperar mucho para ver lo que es una derecha homologable a otras derechas europeas, que ya mismo lo vamos a ver. Vox es un paso en esa dirección que algunos llevan rezando décadas por que suceda, pero no es el destino final: Vox no es un partido violento, aunque sea radical. Si Vox equivale a Alternative für Deutschland, aún hay espacio para un Pegida (Patriotische Europäer gegen die Islamisierung des Abendlandes, Patriotas europeos contra la islamización de occidente), que ya van disfrazados de natsis y con banderas y hacen desfiles paramilitares cuquis como los de los comunistas de Madrid de la semana pasada. A la gente hay que darle lo que pide. Ojalá poderlos mandar directamente a vivir a cada uno con sus normas y sus consecuencias, como en Perfectopía, pero no funciona así el mundo.

A mí que no me miren, yo no pinté el octógono en el suelo ni formulé invocación alguna, yo soy un aburrido moderado al que llaman de todo, pero la frivolidad es detestable y a la gente hay que darle lo que pide.

La casa conectada es un delirio solucionista

Lo de la casa conectada es un delirio tecnológico, una utopía solucionista.

Hay de todo: bombillas inteligentes, candados inteligentes, hasta ollas inteligentes.

Como toda utopía, se da de bruces con la realidad de forma consistente. La realidad de cualquier cosa conectada a internet: vulnerabilidades a tutti. En bombillas, en candados, y hasta en ollas.

Hace unos días leía en Stacey on IoT sobre si podría el software libre ser una solución al problema del abandon hardware inteligente, dispositivos que ya no tienen soporte de su vendedor.

Lo creas o no, todos tus dispositivos así llamados inteligentes son abandonware. No hay un único vendedor que, sin cobrarlo antes, vaya a enviar actualizaciones over-the-air a bombillas, lavadoras, o cualquier otro cacharro por el que ya no esperan más ingresos, porque no hay justificación económica.

Las alternativas son pagar por soporte unos euritos al mes para recibir esos parches, o forzar a los vendedores a ofrecer garantía de actualizaciones por la vía legal, lo cual elevará sus costes, ergo también sus precios, y sacará del mercado a todos los pequeños actores al tiempo que los que sobrevivan englobarán el precio de soporte dentro del de venta. Nada es gratis.

Mientras tanto, dejad de conectar a internet cosas que no lo necesitan para funcionar.

Sesgo en sistemas de valoración

Esta nota lleva varias semanas en mi cabeza pero no saqué tiempo para ordenarla hasta ahora, pese a ser muy breve.

Primero, la sabiduría intuitiva. Hace unas semanas conversaba con Bianka y comentaba ella que «no compro nada que tenga menos de 4.5 estrellas, porque con menos de eso no es bueno».

Sin más datos que la experiencia propia, concedí que algo de verdad había en esa afirmación. Por instinto no más, por el hecho de que confirmaba mi propia suposición.

Segundo, los datos. Al día siguiente, Victoriano Izquierdo de Graphext publicaba un vídeo sobre reseñas de restaurantes con terraza en Madrid analizando decenas miles de reseñas. ¿Resultado? La mediana de valoraciones estaba en torno al 4.2 sobre 5; el primer cuartil terminaba en torno al 4.5 sobre 5.

Si eres de quienes tienen entre su trabajo construir estos índices promediados, en How not to sort by average rating explican los errores y problemas habituales, y cómo hacerlo mejor.

Esto es, en el clásico sistema de valoración de cinco estrellas, lo normalito tiene algo más de cuatro estrellas, y lo que ya empieza a estar bien tiene más de cuatro y media. Un servicio o producto valorado con tres estrellas no está en la media, sino en el más profundo de los agujeros. Ténganlo en cuenta la siguiente vez que usen una tienda online.

La vida y el jardín

A life is like a garden. Perfect moments can be had, but not preserved, except in memory. LLAP.

Leonard Nimoy, último tweet publicado en su cuenta antes de fallecer.

En mitad del apagón debido al incidente de OVH en el que ardió su data center en Estrasburgo encontré esta frase de Leonard Nimoy, legendario Spock de Star Trek. La compartía Justin Tan en una nota en su blog acerca del último mensaje enviado en AIM.

Trucos básicos que siguen funcionando

Por qué él [NdT, Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais] eligió el nombre de Roderigue Hortález tiene su parte de misterio. «Roderigue» podría referirse al héroe medieval español Rodrigo Díaz „El Cid Campeador“, mientras que «Hortalez» casi con certeza evoca la casa madrileña de la Condesa de Fuenclara donde él disfrutó numerosas y agradables sobremesas en sus tertulias. Que su compañía ficticia tuviese un nombre español era menos misterioso. Se limitó a seguir la recomendación de un popular libreo de negocios presente en la librería de la familia Caron, Le parfait négociant, el cual explicaba cómo los mercaderes franceses montaban una fachada de negocio español para lograr penetrar el lucrativo mercado de las Indicas Occidentales.

Larrie D. Ferreiro

Me hizo gracia este párrafo que me encontré hace unos días en el libro al que ando dando una lectura estos días, Brothers at Arms de Larrie D. Ferreiro.

Queda claro que lo de intentar pasar por lo que no se es el truco más antiguo del libro del vendedor, y que además sigue funcionando, y por eso sigue estando en el libro. Pregúntense a sí mismos por qué hay unos señores de origén portugués en pleno s. XXI ponen a sus televisores el muy germano sonante nombre de Kunft.

La innovación no es un suceso, sino un proceso

Muchas escuelas se sienten en la cresta de la ola de una revolución tecnológica y mental que conduciría, de forma inevitable, a un mundo completamente distinto, con un ser humano supuestamente nuevo, con formas supuestamente inéditas de aprender. No se contentan con mirar al futuro, quieren contribuir a su creación. Están convencidos de que hay una forma de conseguirlo: desafiar todo lo que la escuela ha sido hasta ahora. No es una idea ni buena ni nueva. Sin embargo, si hacemos caso a los datos, tendremos que tener muy en cuenta que, según un reciente informe de la Information Technology and Innovation Foundation (ITIF), el 55,7 % de los innovadores de verdad, los que realmente producen innovaciones, no ocurrencias, tiene un doctorado; el 21,8 %, un máster; y el 19,6 %, una licenciatura. Más de la mitad son ingenieros. El 57% trabaja en empresas con más de 500 empleados, mientras que un 12% lo hace en compañías que tienen entre 100 y 500. La imagen romántica del innovador como un genio solitario que tiene hilo directo con las musas conviene, pues, ponerla en cuarentena. Además, tienen una edad media de 47 años, es decir: llevan mucho tiempo preparándose, estudiando y trabajando. Quizá lo más llamativo sea que el 46 % son inmigrantes o hijos de inmigrantes. ¿Será eso lo que explica su ambición?

(…)

Se diga lo que se diga, un buen currículo sigue siendo útil para llegar a ser un innovador y si, por las razones que sean, o se alcanza ese sueño, no viene nada mal para ganarse la vida honradamente como técnico competente.

Gregorio Luri, La escuela no es un parque de atracciones.

El relato del dinero, la innovación, y el emprendimiento que hace el periodismo tecnológico de todo a cien gusta de destacar como tal o cual fundador no terminaron sus estudios.

Lo mismo sucede con las nuevas pedagogías con exóticos nombres de pedagogos, algo que más que rigor científico transmite falacia de autoridad. Pedagogías que rechazan los métodos tradicionales (hincar codos) en favor de cosas como fomentar la creatividad y la curiosidad, como si la curiosidad no fuese precisamente consecuencia del conocimiento. ¿Hasta qué punto te puede interesar algo que no conoces? ¿No es el entender cómo funciona parte de lo que nos atrae y nos anima a profundizar?

Es un discurso absolutamente tramposo y dañino para los jóvenes. Mil veces más preferible es soñar el futuro gracias a la ciencia ficción que al relato facilón de unos medios que solo se dedican a repetir como cacatúas cifras millonarias de fusiones y adquisiciones. Y me gustó mucho este pasaje del libro de Gregorio Luri que ya he podido finalizar, que es de lo más interesante que he leído en varios meses. Ya dejé un pasaje hace unos días, y prometo traer más.

La suma de los datos anteriores me hizo recordar una frase que siempre repetía Jose Ignacio Goirigolzarri en el tiempo en el que trabajé con él: la innovación no es un suceso, sino un proceso. No es algo que pase por casualidad, como por arte de gracia, sino algo a lo que llegamos metódicamente aunque por caminos no lineales cuando dedicamos ingentes horas de trabajo a buscarla.