¿Cuánto nos queda para vivir en un mundo sin dinero en efectivo?

El dinero en efectivo es una rémora para la nueva industria publicitaria y aseguradora que pretende florecer y medrar mediante el profundo conocimiento de las personas, de sus hábitos y de los más ínfimos detalles de sus vidas. El dinero en efectivo es un agujero en la trazabilidad de nuestras costumbres diarias. Bendito agujero, por cierto.

Cada vez que pagamos en efectivo no se sabe quién paga y por tanto los publicistas del supermercado no pueden añadir nuestra compra a nuestro perfil para seguir conociéndonos cada vez mejor. Pero es que cada vez que pagamos en efectivo, nuestra aseguradora (que podría estar interesada en cada vez más detalles supuestamente irrelevantes de nuestra vida) no tiene la ocasión de verificar si actuamos de acuerdo a un hipotético patrón de conducta pactado en el seguro. Imaginen que igual que nos piden que encendamos el GPS, nuestro seguro médico nos prohíba comprar patatas fritas y al pagar con dinero en efectivo pudiéramos burlar esta norma. ¿Quién sería uno de los grandes interesados en que no paguemos en efectivo? El estado y nuestra aseguradora de salud estarán tan interesado como los publicistas del super en conocer qué hemos comprado.

La incipiente industria de la información personal, cuyo ejemplo más exitoso hasta ahora es Google (Facebook también promete llegar muy lejos a costa de reducir nuestra privacidad), que rascando mínimamente la información personal que obtiene de nosotros se ha convertido en una de las empresas más ricas del mundo, está por tanto ideando continuamente formas de pago más «cómodas» y «revolucionarias» que prometen hacer olvidar el dinero en efectivo. El último en pronunciarse al respecto ha sido uno de los directivos de VISA Europa, que apuesta a que dentro de 5 años el dinero en efectivo habrá desaparecido (Independent via Meneame).

Se equivoca de pleno y que habla con el corazón y no con la cabeza anteponiendo sus deseos a la situación más probable dentro de 5 años (para este hombre, ese escenario representa un éxito absoluto pues su empresa está en posición ventajosa para instaurar la nueva divisa digital). No creo que en un periodo de tiempo tan breve veamos una revolución tan fuerte en este ámbito. En cualquier caso, las consecuencias de un movimiento en esta dirección serían desastrosas y las comentamos hace meses en Hacia un mundo sin dinero en efectivo. Por supuesto, junto a aseguradoras y publicistas, el estado está igualmente interesado en saberlo todo sobre todos. Ahora que el contrato social se ha roto en la Unión Europea, el estado podría comenzar a cobrar impuestos adicionales a aquellos que no cumplan estrictas normas de alimentación saludable. Esto ya sucede en países como Suecia y se ha intentado introducir en Reino Unido, de forma que no sorprende que la UE quiera introducir chips RFID en los billetes de euro, que también reducirían el anonimato incluso cuando empleemos dinero en efectivo.

En definitiva, creo que la afirmación de este directivo de VISA es muy osada y que forma más de su mensaje publicitario que de una predicción verdadera, pero aún es cierto que hay una tendencia a abandonar el pago en efectivo para muchas de las cosas que hacemos regularmente. En todo caso, la reducción de los pagos anónimos es una tendencia a tener muy en cuenta cuando medimos y evaluamos la situación y la salud de nuestra privacidad, así como su situación futura.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

9 Comments

  1. Pero piensa que también se acabaría o mejor dicho se reduciría el ámbito criminal la economía sumergida, el lavado de dinero toda esa economía criminal trafico de drogas, armas, etc.
    Además no sé si fuíste tu mismo el que dijo que seguramente acabarían implantando chips RFID en los billetes.
    Yo en este asunto reconozco que estoy dividido: pues también se reducirian mucho los escandálos de corrupción de los maletines, defraudación fiscal, etc aunque no quita que lo tu dices también sea preocupante.
    Saludos.

    • De los abusos que realizaron los distintos servicios de inteligencia estatales en la segunda mitad del siglo veinte (tanto en dictaduras -rusia, alemania del este, …- como en democracias -eeuu y su caza de brujas-) extraemos una lección importantísima: mantener un cierto nivel de anonimato es necesario para que no puedan tumbar tu vida (ya sea de forma literal o metafórica) con medidas arbitrarias.

      Que introduzcan RFID en los billetes (es verdad que hablamos de eso hace un tiempo) no justifica que el pago en efectivo ya no sea importante, lo que hay que evitar es que introduzcan ese tipo de identificaciones en los billetes ;)

      Saludos.

  2. Muy buen artículo, da gusto leer lo que nos ofreces en esta página. ¡Felicidades compañero! Hace poco echaron una película de ciencia (ficción) en tve (La isla; Michael Bay) y el protagonista (Ewan McGregor) quería comer bacon y no le dejaron. Estaban controlados en todo momento. Pronto nos obligarán a hacer deporte todas las semanas y nos dirán qué tenemos que comer. Si quieren personas perfectas tendrán que construirlas, porque nosotr=s solo somos simples humanos, no cyborgs, ni tampoco dioses.

    Siempre criticamos a los bancos, pero tod=s tenemos nuestro dinero metido en ellos. Si no eres un vagabundo o un inadaptado que no tiene ni novia ni amigos. No nos gusta hablar de dinero con los que nos rodean, y buscamos un intermediario para facilitar las cosas: el banco. Para buscar placer no necesitamos a nadie, pero para otras cosas queremos que otros hagan el trabajo “sucio”. Así, te despiertas una mañana cualquiera, te vas a sacar el dinero al banco y ves que la cantidad ha aumentado de repente. ¡Magia! La gente se ofende si le preguntas cuanto cobra, es tema tabú. Parece que tenemos orgullo, eh? El ego no nos deja vivir tranquilos. Los bancos y las tarjetas de créditos existen porque los demanda la sociedad, y parece que también queremos un mundo “seguro”. Pues allá vamos encaminados.

    Namarie

  3. Muy cierto lo que dices. El día que desaparezca el dinero en efectivo, o su uso sea sinónimo de ciudadano sospechoso, habremos perdido mucho, mucho.
    La tendencia parece imparable: como mencionas, la industria de marketing está a favor, los bancos también ya que manipular el efectivo les cuesta un pastón y nuestros queridos gobernantes que sueñan con el control total cualquier día se atreverán a restringir el uso del dinero en efectivo con la excusa de siempre: la sacrosanta lucha contra la delincuencia y el terrorismo.
    Únicamente tenemos a favor la corrupción del ladrillo que precisa de los billetitos de 500.
    De todos nosotros depende que la comodidad del pago que supone usar la tarjeta no predomine sobre nuestros intereses a medio plazo.

  4. “De todos nosotros depende que la comodidad del pago que supone usar la tarjeta no predomine sobre nuestros intereses a medio plazo.”

    Has nombrado el quid de la cuestión, nos llevan hacia donde desean a base de comodidad, facilidad… y desgraciadamente muchos no piensan en las consecuencias de esa “comodidad”. En una sociedad tan tirada hacia lo fácil, tan amiga del mínimo esfuerzo, veo difícil que no se cumplan los sueños del señor ese de Visa… dudo mucho que en 5 años como el vaticina… pero desde luego es una cuestión de tiempo.

    Por mi parte me he deshecho de todas las tarjetas de crédito/débito/fidelización, etc… me he quedado con una única de débito que uso para ir al cajero a sacar el efectivo con el que pago siempre que puedo. Eso sí, puedo asegurarte que en mi círculo de amistades/familia me miran raro :-(


    “Los pastores serán brutales mientras las ovejas sean estúpidas.” – E. Godin

    • Yo tengo un par de tarjetas, pero sólo las uso en caso de necesidad. Soy también de acercarme al cajero… ¡y como me miren mal se lía! ;)

      La comodidad lo es todo. He visto linuxeros acérrimos de los que hablaban de la libertad del software abrazar Mac OSX y querer convencerme de que no hay nada más cómodo y que tengo que usarlo. Evidentemente, la comodidad funciona en todos los ámbitos, no sólo en las tarjetas.

      Un saludo.

  5. Ya podían haber retirado los billetes si hubiesen querido, pero los mismos gobiernos no quieren. En España del 20 al 25% de la economía, se mueve en efectivo y genera mas capital bruto (acumulación de capital en muy pocas manos) que también es deseado por los gobiernos.
    Es precisamente, esa economía, la permite el 100% de la corrupción, tan anhelada por los políticos -que no los gobiernos- pues lastra el crecimiento.
    No se tirarán piedras contra su propio tejado.
    No pondrán RFID ni en los billetes de 500 Euro, faltaría mas.
    Tranquilo y … ¡Salud!

Submit a comment