Movilidad y sincronización, retos de Linux para los próximos años

Hace unos días la escena del software libre celebraba con alegría el vigésimo cumpleaños de Linux. 20 años después de la presentación de Linux hay motivos para celebrar lo conseguido: Linux sigue presente y es la mejor opción para ordenadores de escritorio, y (escogiendo con cuidado) también para portátiles. Hace 20 años era impensable que el software libre ganara la batalla que iba a acometer, pero lo hizo. Sin embargo, también 20 años después hay motivos para estar preocupados y mirar cuidadosamente hacia dónde se dirige el software libre y qué podemos hacer para no dejar escapar finalmente aquello por lo que tanto hemos luchado.

Linux 20 Years, por Momez
[Ilustración: Linux 20 Years, por Momez.]

Claves del escenario presente
Antes de abordar ningún plan, es necesario saber dónde exactamente estamos ahora.

  1. Linux es un sistema maduro, completo, diverso y, lo mejor de todo, libre. Constituye la mejor opción si queremos un ordenador de sobremesa para casa u oficina.
  2. En portátiles Linux se comporta casi igual de bien: hace ya varios años que los principales fabricantes también desarrollan controladores para Linux y lo más probable es que todo funcione bien y a la primera. Pero no siempre es así y hay que ser cuidadoso y revisarlo todo al detalle para no llevarse malas sorpresas.
  3. En los dispositivos móviles, sin embargo, Linux ha perdido el tiempo. Podemos argumentar que Android tiene corazón Linux, pero no debemos olvidar que la victoria de Android no es la victoria que el software libre cree: Android es la nueva frontera del software libre con el privativo, y Google no dudará en cruzar su rubicón cerrando el código si le viene bien.
  4. Ya se vendían más portátiles que ordenadores de sobremesa y eso no es nada para la cantidad de teléfonos (y ahora también tablets) que se venden en comparación; cifras muy superiores.
  5. Tendemos a reducir el número de dispositivos que llevamos encima. El portátil (incluso los pequeños) da mucha más autonomía, pero ya entra dentro de la tercera gama (en tamaño): tanto los tablets como los móviles son más ligeros y los llevamos encima con más frecuencia.
  6. Que no queramos llevarlos todos encima no significa que sólo tengamos un dispositivo, tenemos más de uno y les pedimos que estén sincronizados.

La débil posición de Linux en los dispositivos móviles
Lo que en el escritorio es una realidad innegable, en los portátiles admite matices y en los móviles, directamente, no se cumple. No hay un Linux completo para móviles, cuando digo que no lo hay no quiero decir que no exista, sino que no está al nivel: para instalarlo hay que tener conocimientos avanzados… y estar dispuesto a perder la garantía de tu teléfono y todo lo demás. No hay móviles clónicos y comprar estos terminales utilizando el modelo de financiación que ofrecen las operadoras es la norma extendida.

La sincronización entre dispositivos móviles es difícil usando software libre, cuando no es imposible. Si tenemos un móvil con un sistema como Android (recordemos, ese mal menor) e intentamos sincronizar nuestra agenda con la de Thunderbird ya podemos ir sufriendo. La solución más comentada, para mi desconcierto, en los blogs y foros de software libre, recurre a la sincronización vía GMail (te lo recomiendan aunque pidas expresamente lo contrario). GMail no es libre. Podemos intentar usar software libre como Funambol, pero no soporta Thunderbird, aunque sí Outlook y Mail.app (sumen más desconcierto a lo anterior).

Tener un sistema de escritorio completo y potente fue un gran logro, un hito y una victoria… en su día. Para lo que tenemos por delante podría no ser suficiente. Linux 3.0 es una realidad, como también lo es la ausencia de un sistema como GNU/Linux en el mercado de sistemas operativos para móviles y, como consecuencia, la ausencia de soluciones para sincronizar fácilmente nuestros dispositivos sin recurrir a software privativo ni servidores de otros.

Entonces, ¿hay futuro para el software libre?

Sí, lo hay. El futuro pasa por no desatender más estos ámbitos, por no quedar fuera del reparto en móviles ni en otros dispositivos. Lo demás es darle excusas a quienes habiendo sido usuarios de Linux se compran un Mac/iOS y se consuelan «las tripas son UNIX». Cuanto mejor si su espíritu fuera libre.

El movimiento del software libre ha tenido mucho éxito superando barreras que parecían imposibles. Éste es uno de esos momentos en que la realidad nos pide que volvamos a saltar tan alto que el récord quede debajo nuestra. Que lleguemos alto donde nadie ha llegado jamás. Cuanto más tiempo pasa sin que se aborden estos problemas, más se complica la solución.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

8 Comments

  1. En el servidor:
    Davical: Hace de servidor Caldav (calendarios) así como Carddav (contactos) http://www.davical.org/

    En el PC:
    Thunderbird + Sogo connector: Thunderbird tiene soporte para caldav integrado y el ‘sogo connector’ añade soporte para carddav. http://www.sogo.nu/english/downloads/frontends.html

    En Android:
    aCal + Carddav-sync: La primera es un canlendario con soporte caldav y la segunda te permite añadir cuentas carddav en Android. https://market.android.com/details?id=com.morphoss.acal&feature=search_result https://market.android.com/details?id=org.dmfs.carddav.Sync

    Espero sea de ayuda para alguien de por aqui… :)

    • Interesante el desmentido de Intel que, en todo caso, se queda sólo agarrado a esa bandera. El N9 parece un GRAN teléfono. El miedo es el de siempre con Nokia: ¿darán soporte de actualizaciones, parches, nuevas funciones? Parece improbable… ya lo hicieron a los usuarios del N700 (entonces con Maemo). A mí me da mucho reparo gastarme lo que cuesta un dispositivo así (cuyo hardware, sin duda, vale ese precio) para que luego se me quede atascado por algo y yo con cara de panoli porque sé que no tendré parches de seguridad :S

      ¡Qué bien! Pues si coincidimos (la vida indiana es un rato revuelta, jeje) tenemos que tomarnos algo todos :)

  2. Yo creo que hay dos motivos principales para la situación que describes:

    1) La movilidad no está en la agenda hacker
    1a) Los hackers están interesados en movilidad algo menos de lo que estás tú y, generalmente, sus problemas de movilidad los resuelven con ultraportátiles (hay que ver cómo Ubuntu se puso las pilas refinando una versión para ultraportátiles)
    2b) Los hackers están interesados en movilidad basada en un celular ***muuuucho*** menos de lo que lo estás tú ;-)

    Por tanto, si la comunidad hacker no tiene el incentivo de mover el culo, no lo moverá.

    2) El hardware de un celular no tiene el grado de estandarización que tiene el hardware de un sobremesa o de un portátil. El trabajo de la comunidad de SL se basa mucho en la abstracción de las distintas capas que supone el equipo (hardware -> drivers -> descriptores -> librerías -> programas) de forma que cada una funciona de forma cuasi-independiente de las demás permitiendo así el trabajo en equipo. Si la base de la pirámide falla por falta de estandarización, es muy difícil avanzar.

    El paradigma contrario lo representa Apple, donde la imbricación de HW+SW es total, con la ventaja de tener un rendimiento asombroso y la desventaja de la falta de flexibilidad que dificulta el trabajo de los desarrolladores (nada que un buen presupuesto no pueda resolver). Una vez me comentó Pere Quintana que había instalado Ubuntu en un MacAir de esos; en principio parecía que funcionaba correctamente, pero con un rendimiento muy inferior; me contó que, por ejemplo, la batería duraba la mitad.

    Por otra parte, yo creo que la ética hacker hay que transferirla al hardware cuanto antes. El proyecto Arduino en un comienzo prometedor.

  3. Coincido muchísimo con tu análisis. Y me gustaría añadir, que la “culpa” de que no se profundizara más en la sincronización es de la gran G; todavía hoy tengo discusiones con el mundo software libre a respecto de como nos hemos dejado embaucar por su don’t be evil, su “lo hace todo tan bien”, etc… El resultado está a la vista, (casi) imposible sincronizar feeds, contactos, calendarios, ficheros, etc… Hasta puedo llegar a comprender, que no justificar, la googleitis que ya tienes comentado de la Mozilla Fundation.
    A pesar de esto, la realidad de Linux hoy es casi de ensueño con la perspectiva de hace unos cuantos años, por lo que creo que si no damos cuenta que no podemos dejar ni la red, ni nuestros datos, ni nuestro software en manos de un monopolio (el que sea), el futuro será prometedor.

    PS: Super interesante la sincronización que comenta Xamar, de hecho estos días estaba buscando algo así

Submit a comment