Plenummedia, Fundación Tripartita y la inmoral subvención de cursos sobre AdWords

Tijeretazos, recortes y amnistías fiscales. Ciencia, sanidad, educación. Todo polémicas pero, ¿hasta dónde llegan los recortes? Podemos discutir sobre su justificación o necesidad, pero está claro que hay ámbitos en los que el recorte debía ser más urgente que en otros. Pero vamos al grano, no pocas personas pusieron el grito en el cielo cuando se anunció que el gobierno recortaría dinero de las «partidas destinadas a las políticas activas de empleo». Con ese nombre, hay que ser senil para estar en contra de su existencia pero, ¿qué sucede cuando la entidad pública que los gestiona se dedica a gastarse el dinero de todos para favorecer a una empresa concreta?

Estos días, en diversos comercios del centro de Madrid (concretamente, de Malasaña, donde trabajamos en Cartograf) ha sonado el teléfono con una oferta curiosa: «Hola, llamo de Google» decía la voz que, por tamaña presentación, no puede sino despertar desconfianza. En realidad, como se puede imaginar, no se trataba de Larry Page en persona, ni siquiera de un empleado de Google. La realidad supera a la ficción. Al menos dos comercios del barrio han contactado con nosotros a este efecto: La bombonera de Barco y Bikram Yoga.

Llamaron de Plenummedia para ofrecer la grabación de un videorreportaje al asequible precio (sobre todo para un pequeño comercio) de 12.000 euros. Conociendo un poco el precio al que se hacen estas cosas y el objetivo real de Plenummedia está claro que es simple framing: el objetivo real es vender cursos gratuitos sobre uso de AdWords, que se ven aún más baratos tras haberte pedido 12.000 euros por algo que ni necesitas ni los vale.

Pero esperen, ¿he dicho gratuito? No, no hay «servicios públicos gratuitos». Todos y cada uno se paga con dinero del contribuyente y donde digo gratuito quería decir subvencionados por la Fundación Tripartita, ese ente público encargado de gestionar los fondos públicos para formación y políticas de empleo y mangoneado hasta el infinito por los sindicatos cuya élite vive alejada de la realidad de las personas de a pie.

Me entero de este asunto con el café del desayuno, pues Bianka Hajdu (que dirige todos los asuntos de formación en Cartograf), ha levantado la perdiz en su blog. Lean su post.

Y es que esa subvención para usar AdWords es parte de las «políticas activas de empleo», y se ve que todos los implicados en su gestión y gasto están tan concentrados en coger la pasta que ni siquiera tienen miramientos en ver a quién contratan los cursos que se pagan con el dinero de todos, ni cuáles son los fines de los mismos. Desde luego, pagar con el dinero que entre todos duramente pagamos mes a mes cursos gestionados por empresas que hacen publicidad engañosa («Hola, llamo de Google») destinados a crear rebaños de clientes de una empresa en concreto me parece inmoral. Tan inmoral como los cursos de formación para usar Microsoft Office «de toda la vida», otro clásico del despilfarro de dinero público para criar clientes de una empresa concreta.

La verdadera pregunta es, ¿se recortarán estos cursos o Plenummedia y la Fundación Tripartita seguirán gastándose impune e inmoralmente el dinero público en criar clientes para Google en lugar de dinamizar la amortajada economía en la que estamos inmersos? Ciertamente, este caso concreto habría que frenarlo cuanto antes, están gastándose el dinero de todos para hundir a las pequeñas empresas de Internet y sacarle las perras al pequeño comercio (dándoselas a La Empresa Del Buscador Del Que No Podemos Huir).

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

16 Comments

  1. Han mangoneado y supongo que siguen mangoneando los sindicatos… y la patronal. Sobre si la formación está subvencionada o no, es exactamente igual que la escuela pública. Aquí creo que debiéramos irnos más a qué incentivos se crean… cuando se le paga el curso al sindicato y patronal que, por supuesto, y si no ha cambiado, tienen excelentes esquemas previstos en la legislacion para imputar costes de suelo y administración… además de beneficiar amigotes. Así que el dinero para formarse no lo tiene quien se tiene que formar, sino el intermediario obligatorio que crea la oferta que le conviene, aunque luego hay que llenarlos y se necesitan asistentes. De ahí los fraudes que había con el tema de las firmas. El sistema de cuando yo lo conocí a ahora creo que ha cambiado muchísimo y es más complicado sacarle partido… pero cuando nació hubo gente que se compró porsches. Fue un escándalo con una historia pendiente de escribir y que ha generado, en la parte visible, curiosas investigaciones policiales y sentencias judiciales.

    No tengo claro la cuestión de Office y Adwords. Por supuesto que favorece a esas empresas, pero es evidente que ambas cosas tienen demanda laboral basándose en lo que son: monopolios de facto. El empleador te va a exigir Excel para hacerte empleable (sinónimo de hoja de cálculo), lo que sorprende a estas alturas es que uno no llegue con la hoja de cálculo aprendida y es ingenuo pensar que se consigue empleo sólo por eso.

  2. Como comentaba en el post de Bianka, comparto en que el mercado lo demanda y sin duda tiene su retorno. Que lo ‘filosófico’ no nos oculte lo real que hay detrás de ello. No obstante: es un robo.

    Me hace acordar a cierto presupuesto que me pasaron acá por un sitio web… de esos que te dejan pensando en silencio ¿me estás hablando en serio? El problema más grande creo que es que, increiblemente, habrá quién pague ese fangote de dinero. Y así dificil que estas cosas no prosperen.

    Ojalá me equivoque

  3. Acepto la analogía que proponéis ambos, pero sigo viendo problemas. Que con los «cursos del paro» han mangoneado todos es indiscutible, igualmente el hecho de que saber manejar una hoja de datos te hace per se empleable es totalmente discutible. Pero siempre me puso furioso que los cursos se dieran para MS Office, que contribuía a alimentar esa espiral según la cual lo que se valoraba era MS Office. Y si hay que subvencionar a pequeños comercios que se busquen la vida para estar en Internet y que les encuentren (sean gimnasios o fontaneros) me pone furioso que se dé un curso temático para un buscador.

    Asumamos, además, que es verdad y que ese mercado existe de especialistas SEO y demás. Pero lo que sucede es que una vez más se premia al obediente: si estás dispuesto a que tu empresa sea parte del chanchullo, el dinero es para ti (funcionaba así hace menos años que esos que tú comentas), pero si no… pues ahí te pudras, bien merecido lo tienes por no estar dispuesto a ser obediente.

    Momento en el cual descubrimos la pólvora cinco mil años tarde: las subvenciones como moneda con la que «movilizar voluntades» a favor del que las firma… y por qué son una malísima idea, así en general.

    Claramente, es un robo.

  4. Me habéis llevado a pensar en Dale Carnegie. El tipo, a principios de siglo, se inventó unos excelentes cursos de formación en comunicacin para todo el mundo. De verdad, que su estructura y forma de entrenar es brutalmente buena, y sigue teniendo demanda casi un siglo después. Lo interesante es que viene de un entonro cultural donde todo el mundo cree que se puede enseñar casi todo si se descompone lo bastante en tareas simples y donde nadie te subvenciona la educación: así que el que inventa el curso tiene toda la exigencia del mundo para ser efectivo o… no te pagarían. La clave es, si tuviéramos que pagarlo nosotros, ¿aceptaríamos el nivel e la formación y el resultado de los cursos que se dan subvencionados? Parece que nadie invierte en ser efectivo porque no se paga la efectividad, se paga que el rato que se pase no sea malo (es decir, que no sea mortalmente aburrido). Incluso habrá buenos profesores haciendo su trabajo con toda honestidad y diligencia, pero es imposible que todo su colmillo esté orientado en hacer cursos brutalmente orientados en hacer a la gente competente en los problemas reales que ha de resolver en el puesto de trabajo.

    • Es que cuando tu viabilidad no está refrendada contra el mercado, tus incentivos no pasan por satisfacer una demanda… y como no estás satisfaciendo una demanda y nadie espera ser «más empleable» gracias a tu curso, tu incentivo no está en que se sientan más empleables (pues estarías respondiendo a una pregunta no nata) sino que se sientan bien, así a secas (y corran la voz entre sus amigos para que la música siga sonando).

      PD. No conocía a este Dale, pero parece un tipo de lo más interesante. Me hizo preguntarme si el Carnegie Hall de Central Park le debía el nombre, pero no es así… se lo debe a otro Carnegie que, por cierto, parece no tener nada en común con Dale.

  5. Empresa estafadora en Mexico llamada Plenummedia ¡¡cuidado!!
    http://www.plenummedia.com/

    te pido por favor lo compartas, si tienes familiares con negocios pequeños o medianos llamados PYMES, ten cuidado y leelo.

    Es la misma empresa que se ha cambiado de nombre porque ya había mucho foro en la red en donde se les llamaba estafadores. Venden con un argumento falaz un videoweb por 8000 eurillos de nada.

    El engaño está en que te hacen creer que te lo están regalando pero que debes pagar 180 euros al mes por un supuesto hospedaje streeming inexistente que ellos te ofrecen y además te obligan a estar 4 años pagando.

    Son la antigua gente de cortix con un producto diferente. Probar a meter astramedia en el buscador y enseguida sale “estafa” y “timo”

    Cuidado
    Pero NO ES ESO de lo que estamos hablando. Estamos hablando de que plenummedia tiene una politica comercial agresiva y engañosa, basada en el miedo a internet y a los medios online que le meten a los pequeños empresarios y reforzada con la etiqueta de que “somos socios de google” .

    Está claro que el posicionamiento SEO/SEM es un servicio que es útil y que a muchas empresas les va a beneficiar, siempre que cuenten con un asesoramiento honesto, adecuado y espeficicamente orientado a sus necesidades, lo cual y por lo que veo, dudo mucho que sea lo que plennunmedia ofrece por mucha etiqueta “socio de google”. Ahora, que cada uno haga lo que quiera, faltaría más.

    Inicio | plenummedia
    http://www.plenummedia.com
    Plenummedia: empresa líder en marketing online y consultoría para PYMES. Productos: video corporativo, adwords, páginas web.

  6. Lo mismo de siempre. Para tratar de engañarnos primero necesitan ganarse nuestra confianza. Para ello tienen que contar al menos con una de estas estrategias:
    – Contar con el apoyo de alguién que tenga ya nuestra confianza.
    – Aparentar que son de confianza.

    Que si vengo de parte de los Sindicatos o Empresarios (por ser su amigote) o/y llamar en nombre de Google, empresa que al menos respeto se le tiene.

    No voy a hablar de los sindicatos actuales y las fundaciones que se multiplican como setas porque….

Submit a comment