Gestión de conocimiento

La gestión de conocimiento tiene como función optimizar la generación de interaccion productiva entre las personas y su entorno, mediante una adecuada elección del mismo mediante herramientas, normas sociales y formación de hábitos.

Generación de conocimiento

El término gestión de conocimiento está muy influido por la bibliografía de gestión (management) de las décadas de 1980 y 1990, pero en sentido estricto el conocimiento no se puede gestionar. Lo que sí podemos hacer es favorecer su generación.

El conocimiento es el resultado de la interacción entre personas que realizan un esfuerzo (sea consciente o inconsciente) de dotar de sentido al mundo que les rodea y las cosas que les interesan. Por eso, el conocimiento en sí no se puede «gestionar». Sí se puede favorecer su generación influyendo sobre la persona y el entorno en que ésta sucede mediante herramientas, normas sociales y formación de hábitos.

Persona

Las personas crean conocimiento a través de un bucle de realimentación consistente en

  • buscar,
  • dar sentido y
  • compartir

información y conocimiento.

Una de las maneras de facilitar la creación del conocimiento para la personas es ahorrarles tiempo de búsqueda con una mejor organización de la información.

La dotación de sentido sucede, ante todo, mediante determinados comportamientos que se pueden favorecer con la formación de hábitos y el uso de las herramientas adecuadas.

La compartición es, por su carácter social, cuestión del entorno y las normas sociales.

Entorno

El entorno en un fuerte condicionante de la creación del conocimiento. Los entornos abiertos, diversos y transparentes la fomentan. Los cerrados, homogéneos, encapsulados y autoreferenciales la desincentivan. La gestión del conocimiento en el entorno incluye articular la interacción entre las personas de tal manera que el entorno se abra y se torne diverso y transparente.