Plenummedia, Fundación Tripartita y la inmoral subvención de cursos sobre AdWords

Tijeretazos, recortes y amnistías fiscales. Ciencia, sanidad, educación. Todo polémicas pero, ¿hasta dónde llegan los recortes? Podemos discutir sobre su justificación o necesidad, pero está claro que hay ámbitos en los que el recorte debía ser más urgente que en otros. Pero vamos al grano, no pocas personas pusieron el grito en el cielo cuandoRead More…

Hay que veranear duro

Si nos fijamos en el diccionario de la RAE, veranear significa irnos a pasar las vacaciones de verano a un sitio diferente al que pasamos el resto de nuestra vida.

Si salimos de la RAE y miramos hacia el distrito político de Bruselas, ese barrio lleno de edificios enormes absolutamente acristalados porque en los 90 ya todos los arquitectos han comprendido que nadie se gastará en un edificio lo que la piedra que los viejos monarcas absolutistas gastaban en sus residencias palaciegas, el término veranear adquiere un nuevo sentido. Desde una ciudad que muy pocos visitarán en su vida, un montón de personas está decidiendo cómo se organizará esta sociedad en las próximas décadas. Lo que están decidiendo supone una ruptura con el contrato social que Europa pactó durante la segunda mitad del s. XX (después de la segunda guerra mundial).

Las medidas para poner Internet absolutamente bajo control han prosperado en uno de los comités que las debatían (IMCO), mientras fueron rechazadas en otro (ITRE). Eso significa que el próximo mes de septiembre, el europarlamento votará sobre esta misma cuestión.

Pues de aquí a ese día hay que darles un verano de movilizaciones, empezando ya: si estás con tus amigos y alguien saca el tema del p2p, cuéntales lo que pasa; si alguien te pide que le bajes una película «porque yo no sé cómo», cuéntale lo que pasa; si alguien se queja de que los telediarios siempre dicen lo mismo a favor o en contra (según canales) de las mismas personas, cuéntale lo que quieren hacer con la red; manda correos a aquellos que crean que pueden estar interesados en el tema; coméntalo en tu blog; todo lo que siempre hacemos pero con un punto importante esta vez: hay que hablarle a las personas que no están en la red. Hay que salir al mundo real, porque si no salimos del salón de casa y de nuestro blog, no informaremos a nadie que no esté ya en la red (y si está en la red, seguramente no necesita que le informes).

Lo que está en juego no es el p2p, lo que está en juego es el futuro de la libertad.

Hay que informar a los que no lo sepan. De aquí a septiembre hay todo un verano por delante: de aquí a septiembre toca que veranear.

Google premio principe de asturias de ¿humanidades?

Google premio principe de asturias de comunicación y humanidades (Publico).

Miles de entregados periodistas, bloggers, escritores, artistas, voluntarios idealistas en decenas de asociación cuya única recompensa es saber que actúan de forma correcta. Pero el premio que el estado español concede con nuestro dinero (a mayor gloria de un heredero de la corona al que nadie votará nunca) se lo dan a Google.

¡Increíble!

Seguro que se lo dan por haber ayudado a aquel blogger israelí, o por su no-colaboración con la represión del gobierno indio. Quizá por lo bien que se ha comportado con los disidentes chinos.

Quizá por la manipulación de su propio algoritmo (haciéndose trampas al solitario, que diría Arnau) para que no funcione bien cuando buscas información sobre ladrones.

Por cierto, el premio se lo dan por «propiciar el acceso al conocimiento». Se ve que Google jugó un papel importante en el desarrollo de la informática y luego creó internet. Porque es la causa de ese acceso al conocimiento. Yo más bien diría que es la consecuencia de la revolución que realmente ha propiciado el acceso al conocimiento. Pero yo tengo ideas raras, no me hagan mucho caso. ¡Ay, si Turing levantara la cabeza!

Pero bueno, qué más da que haya miles de periodistas entregados a informar, ni que el concepto de humanidades sea tan amplio y deformable que incluso Google quepa ahí dentro. Aquí lo que importa es quedar bien, y de eso la fundación principe de asturias sabe tela (para empezar, sabe quedar bien con el dinero ajeno, así da gusto).

Luego dirán que el tío Eric Sergey y el tío Larry son unos filántropos, que han donado la calderilla del premio (esos dos están entre los 10 más ricos del mundo) a alguna ONG.

Contra las bombas de racimo

Hoy voy a comentar un pequeño off-topic: voy a prestar mi apoyo a la campaña contra las bombas de racimo en España (y en todas partes, pero por algún sitio tenemos que empezar a pedir). Ya han hablado de ella muchas personas, yo aún no le había dedicado un post.

No a las bombas de racimo

Resulta que esta semana, más de 100 gobiernos comienzan a negociar (en serio) un tratado que permita prohibir este tipo de munición, especialmente dañino porque muchos de los explosivos no explosionan en el momento quedando ahí enterrados y actuando como minas antipersona. Eliminarlas sería el mayor logro en años, hablando en términos humanitarios.

Lo cierto es que el gobierno de Zapatero prometió, durante la anterior legislatura, dejar de fabricar ese tipo de armas. Si bien últimamente ha dado algún paso atrás.

Hasta el 30 de mayo, fecha prevista para el fin de las negociaciones, hay tiempo para conseguir que el gobierno cumpla lo que prometió. Yo recomiendo meter algo de presión (y he aquí mi post), que prometer es gratis pero ya vale de tanta promesa frívola y falsa.

Dreamhost me obliga a vivir sin Google

Sé que criticar al hosting de nuestros blogs es un tema recurrente y que a menudo lo hacemos. Hoy me toca a mí (no les dedicaba un post desde agosto, aunque esto es mucho más grave). Espero les sirva de algo si tienen pensado pasarse a un hosting no gratuito.

La situación es la siguiente: durante la semana pasada estuve de descanso, como casi todo el mundo; tuve el privilegio de apagar el ordenador. Sucede que Dreamhost pensó que mi blog estaba sobrecargando el servidor y así me lo notificó. Yo revisé el tráfico del blog y parecía normal, las visitas habituales y no había ni «efecto meneame» ni «efecto barrapunto» de por medio. La solución al «enigma» resultó ser GoogleBot rastreando a fondo esta web para indizarla en sus buscadores.

El problema es que este enigma resultó solucionarse demasiado tarde para mí y yo ya estaba fuera de casa. Dreamhost escribió para decirme que habían baneado el la ip de GoogleBot y todo un rango de ip’s (presumiblemente también de Google u otros buscadores) vía «.htaccess». Yo no he tenido acceso a mi hosting hasta hoy y ahora resulta que tras 6 días desde que Dreamhost decidiera banear a GoogleBot no tengo ni una visita de Google.

Así de claro. Las visitas durante la semana pasada cayeron un 90%, caída presumiblemente aguda debido también a las fiestas, pero hoy lunes el tráfico es un 75% menor que lo habitual. Y esta web ha sido penalizada y no aparece en ninguna de las búsquedas en que solía aparecer muy bien colocada (de milagro seguimos saliendo primeros para buscar versvs. Aún cabe mencionar que este blog no tiene vocación comercial (y que para lo que ingresamos por publicidad, no vale la pena preocuparse muchísimo por ello) pero que es mediante la publicidad que pago los gastos de mantenimiento y alojamiento.

Estoy cabreado porque esta caída de visitas no se corresponde con «mi realidad», quiero decir: el blog sigue actualizándose, creo que cada vez me gustan más mis anotaciones (ya ya, egobloguero) y todo ello se comprueba si tenemos en cuenta que los enlaces entrantes aparecen con cierta frecuencia. Pero sucede que una mala actuación de mi proveedor de alojamiento me ha dejado completamente ciego frente a Google.

Por supuesto que lo más importante son personas que te siguen habitualmente, pero es que tener la posibilidad de llegar a través de Google a alguien que busca información sobre los temas que tratamos (como el pasaporte electrónico o la RFID por poner sólo un ejemplo) es una de las cosas a las que aspiramos. No es que ayuden a extender el mensaje, es que en una red cada vez más extensa, los buscadores ejemplifican la paradoja de control: la necesidad de una estructura enorme capaz de poner en contacto dos puntos cualesquiera de internet en un tiempo récord. Claro, quedan los enlaces entrantes, pero ciertamente (y eso lo sabe cualquiera que tenga una web) el 80% del tráfico llega a través de buscadores; y puede que sean el 80% inútil de pareto, pero aún en ese caso perderlo por culpa de alguien que no eres tú es una jodienda.

¿Alguien sabe si existe alguna manera de solucionar esto y avisar a los buscadores -mainly Google- de que seguimos vivos y somos «amigables»? Ya dejé el archivo .htaccess como estaba, pero no sé si hay algo más que hacer en mi mano.

Sound Copyright: contra la prolongación del copyright

Tanto la Fundación para las Fronteras Electrónicas como el Open Rights Group son grupos que deberían estar entre las lecturas casi obligadas de los que nos preocupamos por las libertades en la sociedad digital.

El pasado 29 de febrero, en pleno puente de Andalucía, presentaron Sound Copyright: una campaña que pretende evitar la prolongación de los monopolios de explotación exclusiva de las obras musicales hasta los 95 años. Para ello están recogiendo firmas.

Para los que ya nos ponemos con la tensión alta con la ley actual y suspiramos por su relajación inmediata, pensar en un endurecimiento es inimaginable, pero para los que quieren volver a reproducir dentro de la red los mismos patrones de escasez que había fuera es una aspiración soñada. Algo así como la tierra prometida de la escasez, que vería culminada su tarea en un sistema de suscripciones con DRM en el que todo el control estaría en sus manos.

Oponerse a esto no es una opción, apoyar esta campaña es lo único que puedes hacer si no tienes como mínimo el 51% de las acciones de EMI (o el 51% del voto ponderado en las juntas de la SGAE -que puede coincidir con lo anterior-).