Retención de Datos: ¿Por qué hay que negarse?

«They who would give up an essential liberty for temporary security, deserve neither liberty nor security». Benjamin Franklin
(Aquellos que cederí­an una libertad imprescindible a cambio de seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad. Benjamin Franklin)

En los últimos tiempos se nos viene vendiendo la idea de que el mundo es peligroso porque hay unos señores malvados que vienen de oriente y que para defendernos de ellos es necesario hacer un esfuerzo y recortar gastos en áreas importantes para destinarlas a defensa. Todo ello entremezclado con el viejo discurso de la nación elegida para liberar al mundo, como el clásico mensaje de George Bush, por citar un ejemplo de sobra conocido. Pero no sólo en Estados Unidos se alzan nuevas voces neofascistas. El control de la ciudadaní­a es siempre uno de los puntos fuertes de toda dictadura y en un mundo como el que nos toca vivir, el control de la población pasa, necesariamente, por el control de las comunicaciones. Es ahí­ donde entra el secreto de las comunicaciones, así­ como la retención de datos sobre éstas: Por el peligro más que evidente que representan para este principio de privacidad.

El mundo ha cambiado. Hace medio siglo, cuando las comunicaciones ví­a teléfono eran un lujo que solo un alcalde, un rico comerciante o un médico podí­an pagar se bendijo estas comunicaciones con el llamado «secreto». ¿En qué consistí­a el invento? En pocas palabras consistí­a en que las personas influyentes acostumbradas a hacer acuerdos usando estos inventos no querí­an que hubiera pruebas sobre los tipos de acuerdos que se tomaban usando esos medios, ya que unos eran más limpios, pero sin duda otros lo serí­an menos… Como eran gente influyente se les dio dicho secreto sobre las comunicaciones, ¿Cómo no? El poder construyendo su propia perpetuidad, siempre ha sido así­.

Y, ¿Qué está sucediendo ahora? Pues que las cosas no son lo que eran. En los últimos veinte años la popularización de la electrónica y la informática doméstica han hecho posible que todo el mundo tenga acceso sin restricción (por ahora…) a la información y a la comunicación. De modo que ya no solo ricos personajes públicos (o privados) tienen esa capacidad. Y claro, ahora todo el mundo puede decir lo que piensa, y el modo más eficaz de controlar a la población no es saber dónde están fí­sicamente sino saber dónde piensan ir… O dónde han estado, o qué piensan hacer. Y claro, el viejo Don Divino otorgado a las comunicaciones: El Secreto, otorgado para satisfacer a una minorí­a poderosa, se vuelve ahora en contra de los que lo crearon. Porque permite que la gente se manifieste sin censuras, o ¿alguien cree que si los que mentí­an el doce de marzo hubieran podido evitar la manifestación no la habrí­an evitado? Y este post no pretende ser polí­tico, si entonces mentí­an unos hoy son otros los que pretenden recortar nuestras libertades, y tienen otro color. Cito eso sólo como ejemplo de lo que sucedió y de cómo podrí­a no haber sucedido (sonará muy a 1984, la razón de que parezca tan alejado de la realidad es que la desinformación es tan grande que todo esto suena a ciencia ficción.

Con todo este contexto la retención de datos se presenta como la herramienta perfecta para realizar estas tareas de control, bueno… no perfecta, lo perfecto para este control es sin duda el combo formado por el control de las comunicaciones y la tecnologí­a RFID, pero la retención de datos es parte del plan de análisis y control de la población, por eso hay que rechazarla de pleno.

Porque está claro que por mucho que lo pretendan, controlar el movimiento de millones de personas, sin un sólo error, es imposible. Y en esa situación el control y el almacenamiento para posterior análisis y espionaje de las comunicaciones no soluciona nada. Nada… excepto la elección de pensamiento y actuación y la libertad de expresión y agrupación de los ciudadanos, por supuesto.

Por eso es por lo que nos debemos negar a la aplicación de ésta directiva sobre retención de datos que además ahora vamos a pagar entre todos, a no ser, claro, que estés evadiendo impuestos ;)

Actualización 2005.09.22 @ 18.10h
Muy buena información en el wiki de Data Retention is no Solution: ¿Cómo te afecta la retención de datos?

PELIGRO: RETENCION DE DATOS (¡¡¡subvencionada!!!)

Cada vez hace falta gritarlo más fuerte, porque cada vez pinta peor:

Bruselas Compensará a las Operadoras de Internet por los Gastos Ocasionados por la Retención de Datos

Y, ¿Por qué va a pagar Bruselas (nosotros con los impuestos, quiero decir *sigh*)? Está claro: porque las telecos son empresas muy poderosas a las que ese almacenamiento les va a costar un pico y ya habían manifestado que se iban a oponer… Y ya sabemos todos que si se oponen las telecos eso no se aprueba. ¿Solución? Sobornar a las telecos…

Lo de siempre…

Google WiFi

Leía ayer en Error 500 que se confirmaba uno de los más viejos (y también de los más comentados) rumores acerca de Google: Al fin iba a estar disponible su conexión inalámbrica gratuita, de la que tenéis aquí la información que google nos ofrece.

El tema es que Google nos ofrece acceso a internet gratuito, algo que en principio puede parecer ilógico pero que les sale rentable debido a que se estarían ahorrando el abono del ancho de banda (que pasaría a ser propiedad de google) al proveedor actual de google.

¿Pegas? Muchas. Para empezar todo tu tráfico pasa por google, por supuesto, puedes ojear su Política de Privacidad, encriptada gracias a un software (que puedes descargar de la web de google desde uno de los enlaces superiores) propiedad de google.

El problema es el de siempre: Todo el poder en manos de Google, y con esta especie de Internet Alternativa… ¿Priorizarán los resultados propios en detrimento de los competidores? Hasta ahora Google es bueno porque es fiable pero eso siempre puede cambiar, google parece hacer esfuerzos a marchas forzadas para que si en algún momento el buscador deja de ser eficiente o aparece alguno mejor la migración al nuevo sistema sea realmente difícil (nos ofrecen Mail Gratuito, VoIP y mensajería instantanea, redes sociales, servicio de hospedaje de blogs (ahora también búsqueda), grupos, alertas…). Con este panorama ofrecer red gratuita hay que interpretarlo como un paso más en la estrategia de control frente a la intención futura del usuario de trasladarse a otro servicio de búsqueda.

Uno de los peligro reales de ésto lo menciona La Vigilanta acerca de la caché de google y el poder (demasiado grande) de control sobre qué contenidos se mostrarán o qué otros contenidos seguirán “sin cachear” y no se mostrarán…

Otros comentarios sobre la noticia en Business v2.0 y en la web de telecinco.

Mastercard con RFID!!

Acabo de llevarme las manos a la cabeza con una noticia de las que tanto nos gustan *sigh*

Sucede que, como podemos leer en Reuters Mastercard espera tener a final de año varios millones de tarjetas “sin contacto”. ¡Oh! Qué modernez más cómoda… Y también en las matriculas de coche del reino unido! Y en las ID card, como ya pensaban hacer los alemanes para este otoño…

¿Y qué tienen de malo todas esas cosas? Esas tarjetas van equipadas con chips RFID. Y, pasen y lean lo que ya hemos hablado anteriormente de esta tecnología.

Con leer lo que ya hemos hablado sobre esa RFID debería ser suficiente. No hay nada más que pueda añadir al respecto.

Por supuesto, los mismos estados que se lanzan a la implantación de la RFID son los mismos que no dan prioridad a legislar las límites que deberían marcarse para dicha tecnología y para los datos y la información que con ella se obtiene, pero eso ya no sorprende a nadie…

Vía La Vigilanta

VEGAP: Otra mafia infectada de “canonitis”

Revisando el RSS de elástico.net me entero de otro colmo de las (pomposa y orgullosamente denominadas) sociedades colectivas de gestión de derechos de autor. Vaya nombrecito. El caso es que ahora una de esas sociedades, que se da en llamar VEGAP (Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos de España, vaya nombrecito más incoherente… para ser de España podían tener un manejo de la lengua bastante mejor) va y pretende que se cobre una tarifa por el VISIONADO de sus obras. Sin duda están infectados de canonitis… Pero ¿Hasta dónde pretenden que lleguemos? Supongo que lo que pretenden es que paguemos por usar sus creaciones sin ánimo de lucro, como pretendieron que hiciera Plata Y Oro, a tal efecto han desarrollado un folleto intimidatorio (léase tarifas) de cuarenta y nueve páginas, cuarenta y nueve, en el que detallan las tarifas. Risas variadas al llegar al punto en el que pretenden cobrar por poner enlaces en las páginas web… Si quieren jugar a ponerle puertas al campo que lo hagan… Pero de ladrones estámos prevenidos ¡ja!

Guardar configuración de SLAX (Linux LiveCD)

     Hasta ahora, el empleo de un LiveCD, versión no instalada en disco duro de GNU/Linux, venía principalmente limitado por el hecho de que al funcionar todo el sistema cargado en la memoria RAM de la computadora no estamos realmente guardando ninguna configuración en ningún soporte rígido, con lo cual al volver a iniciar sesión en el computador tendremos (de nuevo) todo el sistema estándar, sin personalizar.

Particularmente creo que es todo un acierto ya que esto viene a remediar una de las mayores dolencias de las distribuciones Live: Como aficionado suelo probar bastantes distribuciones de GNU/Linux, la mayoría en versión no instalable y resulta bastante incómodo trastear una y otra vez un sistema que no está personalizado y del que sabes que le hagas lo que le hagas no te va a durar más allá de la sesión en curso…

     Pero esta situación ha sido superada ahora con el uso de la versión más reciente de Slax, la cual permite al usuario almacenar un perfil de hasta 8MB en el servidor de SLAX, con lo cual para recuperar tu sistema personalizado será necesario únicamente iniciar el sistema con una conexión a internet habilitada.

     El modo de empleo de este sistema está explicado en la propia página de SLAX, aunque se puede leer una versión traducida de esta ayuda en genbeta.com

Bush, el terrorismo, Halliburton y el negocio de la reconstrucción de paises…

Señor presidente, “se equivocó sobre las armas de destrucción masiva. Se equivocó sobre el vínculo entre Irak y Al Qaeda. Nos mintió. Y mi hijo murió por sus mentiras. (…) Amo a mi país. Pero, ¿cuántos más seres queridos tendrán que morir en esta guerra sin sentido?” (Cindy Sheehan, madre de un soldado muerto en …