Nuevo canon ya en vigor

Las nuevas tarifas del canon digital han entrado en vigor; y además lo hacen con vigor, pues son mucho más altas que las anteriores. Lo ha comentado todo el mundo y no sabría por dónde comenzar a hablar, ni qué enlaces recomendar. Pensé que hace ya un tiempo había hablado por última vez del canon, estaba claro que no. Aún tendremos que dedicarle algún que otro capítulo.

Sólo diré, una vez más, que el canon no es la solución al problema de una industria. Los problemas de un modelo de negocio se deben solventar desarrollando otro modelo, y no forzando la ley para impedir otros desarrollos. Puedo entender que un grupo de personas intente agarrarse a su negocio y piense que esto es una solución. No creo que desde el gobierno se contemple esto como una solución y no tengo más opción que pensar que se legisla este asunto aún sabiendo que se legisla mal. Como nadie regala nada (y eso descarta que el poder político esté regalando algo a alguien), sólo puedo pensar que la clase alta política espera obtener un rédito de todo el control permitido por las nuevas leyes.

Evidentemente, la solución a los asuntos de propiedad intelectual, y las medidas que habrán de defender los derechos y libertades en la sociedad digital en la que viviremos el resto de nuestra vida no va a venir desde los grupos que componen actualmente el parlamento del estado.

Al final de este post he recopilado algunas anotaciones de este blog en las que queda patente cómo todos los grupos políticos del parlamento han mostrado reiteradamente el apoyo a este tipo de medidas. A este respecto conviene recordar que el canon no se introdujo con la LISI, votada cerca de las elecciones de forma que algunos partidos políticos jugasen al despiste. El nuevo canon digital se aprobó mucho antes con la última modificación (hasta la fecha, y dios nos coja confesados si la vuelven a tocar) de la Ley de propiedad intelectual. Ésa que se aprobó con el voto a favor de TODOS los grupos políticos.

¿Queda claro?

La sociedad de control viene de camino y las consecuencias ya se hacen sentir: regulación de los blogs, la ley sarkozy sobre el p2p, espía de comunicaciones en la UE, retención de datos, o eso que comenté hace ya unos de meses de pagar por recibir las llamadas de teléfono; que no es más que una mentira en el cual se pagará 2 veces (emisor y receptor) un mismo servicio. Telecos con ambición de proveedores absolutos que se sienten cada vez más crecidas y tratan de imponer (y esto es un decir, porque la nada democrática comisión europea no parece haberse opuesto en absoluto) este tipo de medidas.

Incluso los europeos del mundo real, los autoexcluídos (bola extra sobre autoexclusión, uno de los primeros posts de este blog) de la sociedad digital, notarán las consecuencias: las 65 horas semanales y los guantánamos legales para inmigrantes en la propia UE son pruebas de ello.

Como dice Antonio Cambronero, occidente está en peligro y no sabemos cuánto durará la fiesta. En lo referente a internet y a los blogs, todo apunta a que intentarán cerrar el chiringuito más pronto que tarde. ¿No vamos a protestar ahora que aún tenemos tiempo? No perdamos la oportunidad de enderezar el rumbo.

*** Algunos artículos relacionados.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment