Miserables

(Actualización, Enero 2010): No, no perdieron. Le redujeron la multa a 54.000 USD, por compartir algo de música. Siguen siendo unos miserables.

Actualización (2008-12-30): Los miserables han perdido. Muchos meses después de esta condena inicial, y tras varias apelaciones, los tribunales dieron la razón a Jamie Thomas. Lo explico en el post: Los miserables han perdido.

A continuación, el post original:

Me gustaría no tener que comenzar este post exigiendo las lágrimas y la rendición de todos los miserables a los que no les tiembla el pulso para arruinar a una familia por compartir un poco (24 canciones) de música. Me gustaría tener otro calificativo, pero no tengo opción. La palabra apropiada para definir lo que ha pasado en EE.UU. es la que titula la anotación: son unos miserables. Porque sólo así se explica que arruinen a una familia y toda explicación que no esté descrita en términos de ruina es falsa, pues se estima que Jamie Thomas pagará el 30% de su sueldo el resto de su vida para pagar esa multa. Y no ha violado a nadie. No trafica con armas, no vende drogas, no mató a Madeleine.

Lo ha comentado tanta gente que poner enlaces no tiene sentido. Paseen por internet 10 minutos y lo verán, seguro que ya lo han visto antes de llegar aquí. ¿En qué momento el debate se contaminó para hablar de lucros cesantes, violación de propiedades intelectuales, tonterías animadas y licencias restrictivas? La realidad es mucho más fácil de entender: Compartir es bueno. Y todo el que diga lo contrario, es un miserable.

A continuación serie de declaraciones procedentes por miembros del mundo de la industria cultural, en su mayoría artistas que no dudan en apoyar a una industria capaz de arruinar la vida y el futuro a una familia en defensa de yoquesé que propiedad inventada. Para que recordemos sus nombres la próxima vez que dudemos entre escoger un cd u otro, un concierto u otro. No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

  • Caco Senante: «¿Sabe usted cuántos coches Mercedes se podría haber comprado Alejandro Sanz con lo que le han robado?»
  • Pau Donés: «las palabras piratería y descargas ilegales son incorrectas. Estamos hablando de robo. Yo, como cualquiera que tenga contacto con el negocio de la música, tenemos derecho a que se nos retribuya por nuestras ideas. Si mis discos te parecen caros, no te los compres, pero no me los robes»
  • David Bisbal: «En este país hay demasiada libertad de expresión»
  • Chenoa: «Hay que prohibir internet».
  • Victor Manuel: «La piratería ha laminado y liquidado el negocio de la música que ha explotado de manera infame mientras el Estado mira para otro lado».
  • Santiago Segura: «Puedes perder millones de espectadores, no sólo por la piratería, sino por la costumbre de los periódicos de vender películas a 6 euros»
  • David Bustamante: «El que compra pirata es cómplice del tráfico de armas y de droga».
  • Pilar Bardem: «el canon por copia privada es la devolución de un robo»
  • Metallica: sin declaraciones directas, pero fueron los primeros en demandar a Napster.
  • Teo Cardalda: «No aceptaremos nunca que la música sea gratis en internet. Hay que controlar a los usuarios, hacer responsables a los portales y exigir un pago»
  • Ramoncín: «Grandisimas empresas, importantísimas empresas tienen camiones que son los que transportan la cocaína de un sitio a otro. Y eso es quien está detrás de todo esto [la piratería]»

Ladrones, traficantes, camellos, piratas; eso es lo que dicen que somos. Yo usando emule para bajar música y resulta que me podía estar bajando bolsos, capós para el coche, drogas y hasta algún AK47. Ya veis que si seguimos por este camino muchos músicos tendrán que vender el jet privado y viajar en primera clase… ¡en el mismo avión que los pobres, puaaaj! ¡Qué dura es la vida!

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

3 Comments

  1. Dentro de todo este asunto de los derechos de autor y de reproducción, se crea un batiburrillo que acaba confundiendo a todos.

    Hay que entender que esto es cuestión de legislación y como tal hay que legislar desde todos los puntos, pero el panorama a cambiado con la inclusión del mundo digital y esto parece que aún hace aguas desde el punto legal.

    Considero piratería cuando se atenta “directamente” los intereses industriales o de propiedad intelectual. Como cuando se crean redes con infraestructuras tecnológicas y logísticas que tienen como misión el lucro ilegítimo.

    La transmisión entre usuarios particulares puede presentar un porcentaje de perdida en ventas, sin embargo es el mejor medio de considerar si el producto intelectual es merecedor de la atención por parte de clientes potenciales, los cuales adquieren copias originales y hacen de agentes de opinión.

    Cuando era joven, no tenía dinero (y aún teniéndolo no lo hubiera invertido así) para comprobar toda la oferta musical y recurría a copiar en cinta magnética, todo ello violando derechos de copia y autor. Lo cierto es que yo y mis amigos hemos sido de los mejores clientes que podía contar la industria discográfica, pues aún hoy tenemos cajas llenas de Lp’s originales y en perfecto estado de conservación.

    La industria también parece beneficiada cuando existen consolas de videojuegos en el mercado que pueden ser fácilmente “pirateables”. Lo cierto es son éstas las lideres de ventas en el mercado. Curioso

    No se daña cuando escuchas o ves algo probablemente que nunca pagarías por ello, es como cuando miramos una obra arquitectónica y disfrutamos de su belleza sin tener que pagar nada al ingeniero o arquitecto que la realizó. La era digital a eliminado el soporte físico y a pasado a un medio de visualización público, al igual que esa obra arquitectónica mencionada. Internet prosperó con esta filosofía y por muchas barreras, siempre existirá quien mantenga este estado.

Submit a comment