Málaga necesita bicicletas y el ayuntamiento nos quiere multar

Veloständer en Zürich
[Veloständer en Zürich, por Duqueiros]

Málaga es, por población censada, la sexta ciudad más grande del Estado. Si contabilizamos la cantidad de población rural viviendo en la ciudad sin censar (para mantener los beneficios rurales), la población no reglada (inmigración no formalizada) y los turistas, la población de hecho de la ciudad debe estar más cerca del triple que del doble del valor del censo.

Málaga no tiene carril bici. Así de sencillo, la triste realidad de esta ciudad con mentalidad de pueblo cabe en una frase de sólo cinco palabras.

Málaga no tiene carril bici, pero sufre trombos circulatorios como toda gran ciudad, aunque seguro no tan acusados como otras urbes mucho mayores. Por eso, porque es más económico, porque es más seguro, porque es más saludable y, ¡qué coño, nuestro clima lo permite!, Málaga necesita fomentar el uso de la bicicleta como transporte urbano. Y sin embargo el ayuntamiento planea multar a las bicicletas que, aún sin disponer de carril bici habilitado, circulen por las aceras.

La realidad resulta evidente a los ojos. Para casi todos menos para el ayuntamiento. La ciudad no tiene un miserable carril bici que sirva para algo. Apenas un tramo para pasear, nunca mejor dicho, en el paseo marítimo de la zona oeste y unos 200 metros usurpados a la acera peatonal frente al hospital. Esos dos tramos no te llevan a ninguna parte porque no hay un tejido de carril bici, ni siquiera están conectados entre ellos. Son vías muertas por culpa de un mal diseño.

Pensarán ustedes que el ayuntamiento quizá está trabajando para solventar esta situación. Si es eso lo que están pensando, se equivocan. El ayuntamiento, empeñado en disciplinar y punir más que en facilitar la vida a los que aquí vivimos, no sólo no se plantea crear carriles bici de verdad (en la calzada, como en el mundo real, y no mierdas usurpadas a los peatones en las aceras), sino que ahora quiere comenzar a multar a las bicicletas que circulen por las aceras con hasta 60 euros (La Opinión).

Yo uso la bicicleta cada día. La uso para ir hasta mi trabajo. La uso para ir al centro de la ciudad. Voy por la carretera porque ir por la acera es incomodísimo (está llena de peatones a los que ir esquivando), y no creo que nunca me pongan una multa por circular por la acera. Pero me molesta que el ayuntamiento lo quiera arreglar todo a base de multas y no con soluciones reales. Conozco bastantes personas que circulan con la bicicleta por la acera. No los culpo: ir por la calzada sin carril bici no es cómodo con tanto coche loco; por descontado, tampoco es realmente seguro.

En esta ciudad de mierda gobernada por mediocres, donde todos los partidos políticos del consistorio (PP, PSOE, IU) dan la espalda a la conservación del patrimonio y quieren destruir el único rincón con encanto en la costa de la ciudad. Decía, que en esta ciudad gobernada por mediocres ya uno no se debería sorprender de que el ayuntamiento tenga para todo un parche-solución común: podemos multar. Multar al que quiera usar la calle para su propio disfrute, multar al que circule en bicicleta. Multar, multar, recaudar, recaudar.

Y la ciudad cada vez menos hecha para las personas, y más para los contribuyentes; ocio y servicios para el que los pueda pagar. Y más para los coches, y menos para transportes que nadie puede controlar. Porque Málaga no necesita uno de esos servicios «bicing», que una bicicleta vale 120 euros y para eso nos alcanza a todos: Málaga necesita darle facilidades a la bicicleta, poner carril bicis, y no perseguir su uso con multas que para nada sirven más que para gravar más aún un día a día ya de por si bastante gravado.

Pero ahí estamos, persiguiendo a las bicis y fomentando en paralelo el uso de transportes cuya externalidad (ecológica y de tiempo perdido en atascos) nos deja tuertos a todos en un ojo por ojo sin fin.

Qué asco, por todos los dioses. Qué asco de ciudad y qué asco de todo.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

16 Comments

  1. ¡Qué vista tiene el personal!

    Veo en el horizonte obscuros nubarrones. Ahora los biciclistas tomarán las carreteras, jugándose la vida. Esto no tiene sentido.

    ¿Cuánto tiempo llevan diciendo que van a hacer uno?

    Recuerdo que un político le preguntó a no recuerdo quién, perdón por la vaguedad:

    -¿Cómo arreglarías los problemas de movilidad?

    La otra persona le respondió.

    -Quitando los coches oficiales.

    No creo que haga falta muchos más detalles :)

    Un saludo a todos.

    PD: Versvs, mira en tu correo blog at versus.net que tienes un correo mío ;) día 29 de Abril asunto “Seminario Lessig”. Perdón por el rollo.

  2. Yo no creo mucho en el carril bici. Creo que las bicis tenemos que ir por el medio, con los demás. Hace falta que nos impongamos. Y si un coche pita, pues bien, tenemos el dedo corazón preparado.

    En Toulouse iba en bici a trabajar. 8km x 2 cada día. Casi no tenía carril bici y se me respetaba bastante.

    • Yo aquí voy por la carretera, y protesto y saco el dedo y hasta grito… pero todo eso lo hago porque no es cómodo ir así aquí… en Dortmund y en Zürich (que por eso busqué una foto de ahí) era otro rollo… supongo que más parecido a eso que comentas de Toulouse.

      • En Toulouse conducen como por aquí (Cataluña, Baleares, …). La verdad, no se como se conduce en Málaga.

        Los franceses dicen que en Toulouse se conduce fatal. A mi me parecía muy razonable.

        • Yo no he conducido en Cataluña, supongo que en Barcelona es una locura (al igual que en Madrid), y en el resto más tolerable. En Málaga la gente no va especialmente loca (yo creo que en Madrid van considerablemente más locos), hay gilipollas como en todas partes…, no me quejo tanto de eso como del afán de arreglarlo todo vía multas, sin ver que quizá la cosa no es sencilla para la gente que va en bici.

  3. A mi los carriles bici, menos contadas excepciones, me parecen contraproducentes. Estos siempre quitan espacio al peatón, pocas veces eliminan espacio a los vehículos y crean una falsa sensación de “buenrollismo” con las bicicletas, cuando realmente no llevan a ninguna parte.

    Por otro lado, la negación de ir por las aceras es una barbaridad. No me gusta mezclarme con los peatones, pero prefiero esto a un ciclista muerto.

    Así que aparte de despenalizar la utilización de la bicicleta, se debe fomentar el respeto a los ciclistas, y ciertos carriles bicis, no en lugares “de paseo”, sino en lugares con un tráfico tan peligroso que sea positivo segregar a los ciclistas.

    En mi ciudad los carriles bicis son de adorno, pero por lo menos hay una ordenanza municipal que permite ir por las aceras a “velocidad moderada”, que ya es un paso.

  4. Versvs, tienes un fallo bastante gordo cuando hablas de lo que nos va a hacer el Ayuntamiento.

    No es que se vaya a “multar a las bicicletas que circulen por las aceras”, sino que se multará a las bicicletas, y patinadores que vayan a mayor velocidad que los peatones.

    En un principio, esto puede ser una auténtica estupidez, ya que es prácticamente imposible ir a una velocidad menor o igual a la de un peatón cuando vas en bici. Para ello, piensa en esto: ¿quién es el que va a decidir que tú ibas a mayor velocidad que un peatón?.

    Respuesta: el policía que te vaya a sancionar. Y hazme caso, un policía no es tonto y no te va a multar porque vayas adelantando a la gente. Esta ordenanza, muy mal redactada, es para que, principalmente, la gente no vaya haciendo el loco por las aceras y poniendo en peligro a los peatones.

    Por supuesto, habrá policías gilipollas, porque los hay en todos lados; pero también los hay con sentido común.

    Yo también soy ciclista, y también echo en falta más carriles bici. Y sí, la ordenanza me parece una estupidez, pero no creo que se pongan a multar a diestro y siniestro a cualquier ciclista.

    • Un peatón anda a 4-5km/h. Si es una persona joven anda a unos 6km/h. Yo en mi bici llaneo a 30-35km/h (que para eso tengo velocímetro), si voy MUY despacio voy a 13-15km/h. Eso es el TRIPLE que el peatón, y ya es que a esa velocidad ni te despeinas…

      Lo de ir a la velocidad del peatón es para que puedas LLEVAR la bici por la acera sin ir montado en ella.

      Y hace unos 10 años, cuando aprobaron una ley que decía que no podíamos beber en la calle, la gente también pensaba que no la iban a aplicar y que mucho menos nos iban a multar por ir a la plaza de la Merced. La situación, ahora, es bastante diferente :)

      Desconfío por concepto de toda medida que prevea una (improbable) multa por una actividad inocua que jamás merecería multa. Porque lo improbable y lo probable cambia con tanta rapidez… que mejor es que la multa sea, directamente, imposible.

  5. Opino según la experiencia de Barcelona. Los carriles bici son un mal necesario. Cuando no existian, los pocos ciclistas que circulaban entre los coches eran bastante héroes. El problema es otorgar espacio a las bicis en detrimentro del peatón y no del coche, pintando carriles en mitad de las aceras o teniendo que circular los ciclistas por las aceras provocando conflictos ciclista-peatón. Hay que ser valientes e ir creando carriles bici segregados en la calzada para seguridad del ciclista y del peatón. Aunque soy ciclista, tengo claro que el peatón es primero. El éxito del bicing municipal ha sido espectacular. Los coches se van acostumbrando a convivir con los ciclistas. Un problema añadido es el de la impunidad de los robos de bicis.

    • Los robos de bicicletas son evitables, sólo hace falta un poco de inversión, no usando “candados del todo a 100”, sino candados que resistan el embate de herramientas a pequeña escala (cizalla, spray de frío y martillo, …), por lo que hay que gastarse entre 30€ y 100€. Casi todos los robos los producen “oportunistas”, ya sea por descuido o con herramientas discretas, con lo que una pequeña limitación como la que comento puede ser decisiva. Mis primeros candaos fueron una “herradura trasera” y una cadena de origen holandés y 130€ de precio. Como me decía el holandés, con esto no vas a cambiar de bicicleta, y el usaba los mismos para unas bicis que no valían ni 250€.

      No esperes que las “fuerzas del orden” se preocupen por bicicletas cuyo coste sólo llega al hurto, y que en las malditas ciudades que habitamos les creamos más problemas de los que desean.

      Para saber más, la gente de pedalibre da algunas pautas:
      http://www.pedalibre.org/evitar_robos.htm

      • Muy buena explicación. Yo por mi parte a mi bici le pongo una «pitón» como las que se pone a las motos, precisamente porque los candados finitos se cortan con cualquier cosa. Al fin, el robo es inevitable pero pasan dos cosas: primero, un candado más grueso siempre va a eliminar algunos ataques y, segundo, una cebra para sobrevivir no necesita ser más rápida que el león, necesita ser más rápida que las demás cebras. Sé que es feo decirlo así, pero esa es la verdad…

Submit a comment