Bicicletas en Zürich

Libertades urbanas y bicicletas

«Si de verdad nos preocupamos por dotar de libertad a todos, necesitamos diseñar para todos, no sólo para los valientes.» Una extensa columna en The Guardian hace defensa de un urbanismo que otorgue más protagonismo a las bicicletas y reste protagonismo a los vehículos coches. (Generalmente, la implementación de carriles bici se hace justo aRead More…

Bicicletas y coches

Un divertida reflexión sobre bicicletas y coches: La verdad es que siempre me sorprende la expectación que genera la implantación de servicios públicos de alquiler de bicicletas. Una bicicleta barata vale en torno a 100 euros. Es un vehículo suficientemente barato como para tener una aunque no nos sobre el dinero, que nos permita irRead More…

Consecuencias de no evaluar los riesgos de las bicicletas

Cuando las medidas que pretenden, presuntamente, mejorar nuestra seguridad no comienzan con una adecuada evaluación de riesgos pasan estas cosas. Muere en Málaga un ciclista de 17 años atropellado en un paso de peatones por un turismo. (Lo cuentan en Bicilibre.) La ordenanza de movilidad fue objeto de quejas por parte de usuarios de bicicleta (individuales como yo mismo y asociaciones como Ruedas Redondas) porque equipara el peligro (y la subsiguiente pena, ser multado) de circular en bicicleta al de conducir un vehículo a motor con exceso de velocidad. Equipara ambas prácticas como si los hospitales estuvieran llenas de gente atropellada por bicicletas, ¿no es delirante? Y mientras, con un carril bici que justo están implantando e implantando mal –desplazando al peatón, y no a los vehículos–, los ciclistas siguen muriendo. No es justo, sobre todo para las víctimas pero todo surge de una inadecuada valoración de riesgos por parte de las instituciones. En el ayuntamiento deberían leer más sobre seguridad.

Aprobada en Málaga la ordenanza que permitirá multar por circular en bicicleta

Me van a disculpar que hoy haga un post local, pero es que es éste un tema que me tiene muy sensible: el del uso de las bicicletas como vehículo de transporte urbano.

He hablado de la muy diferente gestión que de las posibilidades que ofrece este transporte hacen ayuntamientos de ciudades tan importantes como Sevilla o Madrid.

También hace un tiempo comenté acerca del plan del ayuntamiento de Málaga de multar a aquellos que circulen en bicicleta por las aceras a una velocidad mayor que el doble de la de un peatón (esto es, a todo el que circule en bicicleta a más de 10 km/h).

Pues bien, hace sólo unos días el pleno del ayuntamiento ha aprobado la mencionada ordenanza de movilidad, que ya se veía venir desde mayo pasado. Lo pude ver en La opinión, gracias Daniel.

Desconozco si hay motivaciones escondidas tras esta ordenanza, pero desde fuera todo lo que se ve es el afán recaudatorio del ayuntamiento. Una ciudad con casi 700.000 habitantes oficiales (y vaya usted a saber cuántas personas viven aquí estando censadas en otra parte) que no dispone de carril bici en ninguna parte de la ciudad* y que ahora podrá multar a sus ciclistas si circulan por las aceras.

La nueva ordenanza contiene otras perlas como que ahora grúas sin agentes de la policía puedan llevarse los coches que estimen mal estacionados; sí, juez y parte (pues las grúas cobran por cada coche que se retira) al cargo de una función que antes mantenía la policía. El lobo cuidando del rebaño.

La gestión del ayuntamiento no puede ser peor desde el punto de vista de la movilidad (fomentando el carril bici se reducirían los atascos, que también puede entenderse como una externalidad del abuso del coche). Pero es que la manía punitiva del ayuntamiento, el arreglarlo todo a base de multas, no puede ser peor desde el punto de vista de hacer de Málaga una ciudad vivible, en la que las personas primen sobre la institución del ayuntamiento y en la que haya algo más que ver que unas playas desvaídas y el polvo negro del puerto.

[Nota al pie, (*): no, me niego a llamar carril bici a esa cosa del paseo marítimo que no me permite ir a ningún sitio útil y tan sólo moverme arriba y abajo del paseo, como si mi vida transcurriera en un ascensor sin destino ni origen.]

A vueltas con las bicis

Perdónenme que vuelva a hablar de bicicletas en lo que parece un offtopic sin precedentes (por la repetición). En realidad, no es offtopic: me reitero en mi queja y vuelvo a decir que se condena por condenar, se multa por multar, sin analizar debidamente las amenazas y los riesgos que desembocan en esa multa.

Hoy he visto dos noticias que me hacen pensar que mi post del otro día está justificado.

  • En Madrid circular por la acera en bici conlleva el doble de multa que hacerlo con una moto (El Economista). Nefasta evaluación de riesgo, que considera el doble de grave (y punible) una acción menos peligrosa, ya que la velocidad y el daño de una bici va a ser menor con casi total seguridad.
  • El número de ciclistas en Sevilla se multiplica por 7 en dos años hasta las 74.000 personas diarias, desde la introducción del carril bici (Diario de Sevilla).

¿Comprenden ahora por qué me quejo cuando digo que las multas a ciclistas en Málaga son enormes y que lo que necesitamos son más carriles bici?

Eso sí, si somos partidarios de arreglarlo todo con multas y sin plantear soluciones, siempre podemos aplaudir la nefasta gestión de ayuntamientos como el de Málaga o Madrid.

Málaga necesita bicicletas y el ayuntamiento nos quiere multar

Veloständer en Zürich
[Veloständer en Zürich, por Duqueiros]

Málaga es, por población censada, la sexta ciudad más grande del Estado. Si contabilizamos la cantidad de población rural viviendo en la ciudad sin censar (para mantener los beneficios rurales), la población no reglada (inmigración no formalizada) y los turistas, la población de hecho de la ciudad debe estar más cerca del triple que del doble del valor del censo.

Málaga no tiene carril bici. Así de sencillo, la triste realidad de esta ciudad con mentalidad de pueblo cabe en una frase de sólo cinco palabras.

Málaga no tiene carril bici, pero sufre trombos circulatorios como toda gran ciudad, aunque seguro no tan acusados como otras urbes mucho mayores. Por eso, porque es más económico, porque es más seguro, porque es más saludable y, ¡qué coño, nuestro clima lo permite!, Málaga necesita fomentar el uso de la bicicleta como transporte urbano. Y sin embargo el ayuntamiento planea multar a las bicicletas que, aún sin disponer de carril bici habilitado, circulen por las aceras.