Localización extrema en móviles, obligatorio a partir de 2018

Geolocalización
[Ilustración: Antonio Cerón.]

No es ningún secreto que uno de los puntos más vulnerables de nuestro anonimato y también de nuestra privacidad es el teléfono móvil. Es en el teléfono móvil donde tenemos a nuestra verdadera red social, donde guardamos el contacto de las personas que más nos importan y con quienes estamos más en contacto, de ahí que la preocupación por la privacidad en el móvil sea el tema de moda. Y es mediante la triangulación de conexiones y, más recientemente, mediante el GPS que traen integrados la mayoría de móviles como mejor se nos puede ubicar en todo momento. Aunque el teléfono esté apagado, como ya dijimos hace un lustro (qué jóvenes éramos).

La FCC estadounidense acaba de aprobar una norma que obligará a todos los teléfonos a mejorar enormemente la capacidad de geolocalización y seguimiento de sus usuarios a partir de 2018. Una piedra más en el camino asfaltado contra nuestras libertades; el Estado cada vez más protegido, nosotros cada vez más transparentes e indefensos.

Por nuestra seguridad, la FCC quiere que en las llamadas a números de emergencia desde dispositivos móviles la localización de la persona que hace la llamada sea tan exacta como lo es cuando la llamada se hace desde un teléfono fijo (PCMag). Actualmente se recurre a la triangulación de conexiones de antena, algo que es (dicen) lento e impreciso.

Eso ha sido interpretado por muchos como la obligación de incluir GPS en todos los teléfonos. Pero la FCC ya ha desmentido eso: «no hace falta que incluyas un GPS, tan sólo que sea posible ubicarte con la mínima exactitud que nosotros podemos proveer, unos 15 metros». Así, es un error decir que la FCC quiere que todos los móviles tengan GPS activado a partir de 2018, lo que quieren es que se te pueda vigilar como si tuvieran un GPS activado, y les importa poco (o nada) el método en que cumplas con ese requisito. No es que los GPS tengan un sex-appeal especial, lo que realmente quieren es saber dónde estás, y la técnica por la que se consiga les da bastante igual.

[Con este post estrenamos la colaboración de Antonio Cerón, ilustrador y amigo que apoyará algunos de nuestros posts, ¡bienvenido!]

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.


7 Comments

    • El asunto es que más vigilancia no significa más seguridad, y es ésa precisamente la analogía con la que se ataca. Peor aún, se usa la negación («menos vigilancia ergo menos seguridad»). La negación es falsa siempre, lo que se cumple es el contrarrecíproco, pero si ya la premisa de partida es discutible… Que en todo momento se te tenga localizado con un margen de error inferior a 15 metros es muy fuerte.

  1. Y no es más que otro avance a lo que bien llamas sociedad de control

    Yo conservo el aparato este por la familia (mis viejos), sino, hace tiempo que lo habría apagado.

Submit a comment