El jardín vallado

Ayer cenando con Antonio Ortiz, Juan Lupión y Javilinux nos reíamos de la (pen)última tira de Xkcd sobre emacs (yo no puedo sino pensar en Pere Quintana o Iván Vilata y el org-mode). No ha pasado ni una semana y Randall vuelve a dejarse caer otra viñeta épica:

App, Xkcd

Relacionados:

Decíamos ayer

Collections, por XKCD

Llega la última semana de agosto. El calor aprieta pero ya no sudamos tanto como antes y todos aquellos que nos tomamos unas vacaciones (más o menos largas, más o menos serias) internetiles vamos volviendo poco a poco a la carga.

Acontecimientos de los que quizá hablemos un siglo de éstos hicieron que, este blog en concreto, estuviera sin actualizarse más de dos semanas. No era mi intención; no pude evitarlo. Y de todas formas ya da igual: estamos aquí y seguro que pronto estamos a tope.

El verano ha sido interesante en noticias. No en el plano legal: nuestros políticos descansan más que nosotros. Sí en muchas otras noticias, informes e ideas. Igual en los próximos días voy asomando por aquí algunas de las más relevantes que fueron surgiendo o vi por ahí.

Pero será luego. De momento esto es todo. Bueno, esto y una de las tiras de este agosto en Xkcd, que es genial y que me además me han enviado un par de amiguetes. Es una tira un tanto pesimista pero no me importa porque amo a Xkcd. Por cierto, si estaban temiendo las consecuencias de un ataque zombie sobre la humanidad, dejen de preocuparse. Hemos vuelto. Mañana más.

Conservadurismo dañino

Idiocracia, por XKCD

La viñeta de hoy de Xkcd, mi tira preferida en internet, contiene una frase fantástica:

«Se ha cometido más daño a manos de aquellos aterrorizados por el declive moral de nuestra sociedad del que nunca cometió ese mismo declive social.»

Supongo que lo dañino es el conservadurismo de todos esos que nos pretenden convencer de que «cualquier tiempo pasado fue mejor».

Si hablamos de privacidad y seguridad, la frase también se aplica: nos han hecho más daño muchas de las medidas justificadas en la era post-11S (guerras incluidas, con muchos más muertos que los que hubo en aquellos rascacielos) de lo que nos hicieron los mismos atentados. Y también nuestras libertades se han recortado más como consecuencia de ese pánico (y de la gente dominada por ese pánico) de lo que lo habían hecho los meros atentados del 11S.