El privaci-apocalipsis cotidiano ante la perspectiva del 1 de marzo

¿Habrá un privaci-apocalipsis el 1 de marzo cuando la nueva política de privacidad de Google entre en vigor? En realidad no. Si rediseñan su política de uso de tus datos personales es porque tienen tus datos personales. De haber algo parecido a un privaci-apocalipsis, éste sucede cotidianamente, día a día, con cada click que hacemos, cada dato que entregamos a Google (y similares, que nadie se confunda). Este movimiento, que llegará en marzo como la traición a César, estaba escrito hace tiempo y no constituye traición alguna, ni ruptura alguna de promesa, digan lo que digan.

Observando la historia del capitalismo el patrón está claro: cada revolución comercial ha nacido al convertir en producto algo que hasta entonces o no se valoraba o se producía de forma doméstica con mentalidad de autoconsumo. Observando, además, la historia reciente y lo que tenemos alrededor, no nos queda duda: la próxima revolución comercial vendrá de convertir en producto nuestra cotidianeidad, nuestros pequeños actos diarios que hasta hace nada eran efímeros y ahora siempre quedan recordados en alguna parte.

La idea no es nueva, aunque ahora todo el mundo hable de la nube (o el cloud) y del big data. Los creadores del término big data en realidad querían decir big money, pero si lo dicen así, la primera sensación que generan es de rechazo a ese «99%». En 2008 escribí en estas páginas un artículo que titulé La vida privada como producto. En él desglosé los frentes del cambio social que Internet promete en tres bloques:

  • Software libre. Capacidad para tener software libre, que podamos adaptar fielmente a nuestro propósito. Es básico para poder no sólo tener ordenadores personales que nos hagan libre, sino para usar esa libertad de forma que tengamos una presencia y una identidad online verdaderamente autónoma.
  • Propiedad intelectual. La lucha por evitar que con la excusa de la restricción de copia nos priven de muchas libertades. Entre ellas, la libertad básica de ganarnos la vida como mejor podamos, como bien argumenté en La neutralidad de la Red.
  • Bases de datos. Con mucho, el tapado de los grandes conflictos de la era digital. En 2008 no había llegado su momento de cara a la opinión pública de los movimientos de software libre

En aquel artículo hacía un poco de historia del capitalismo:

«La historia del capitalismo indica que toda nueva revolución comercial se ha cimentado convirtiendo en productos industriales producidos y comercializados en serie y de forma masiva objetos que hasta ese momento eran fabricados de forma artesanal. Así sucedió con la revolución textil en Flandes y con la invención de los transportes masivos de pasajeros (sobre todo el ferrocarril) en la Inglaterra del siglo XIX. Henry Ford convirtió, a su vez, el transporte individual en producto industrial fabricado en serie y, más tarde, la industria de los electrodomésticos nos creó la necesidad de toda clase de pequeños aparatos que hacían las tareas que anteriormente se hacían a mano. Por último (hasta ahora), la industria del entretenimiento hizo de nuestro tiempo libre un objeto de negocio.

Tal como están las cosas, la próxima revolución comercial no podría más que convertir en objeto de mercadeo lo único que queda: nuestra vida privada. Usar la información sobre nuestra vida privada para adaptar los productos que se nos ofrecen, los anuncios que se nos muestran y las tarifas de los seguros que contratamos (un ámbito en el cual la biometría y la genética jugarán también su rol). Hacer minado de datos de toda esa información contenida en las cada vez más numerosas y más grandes bases de datos existentes para conocer al detalle todo sobre nosotros

Esos dos párrafos se incluyeron, con leves cambios de estilo, en La sociedad de control. Pocos discuten ya que las leyes de propiedad intelectual son un lastre a la producción de inmateriales, cuando los necesitamos más que nunca (toda vez que la economía digital merma las rentas de lo físico y toda ventaja competitiva proviene de nuestra capacidad de innovación). Y tampoco duda nadie ahora de que quien controla el software lo controla todo y que, si no lo evitamos, en el futuro tendremos más limitaciones a lo que podemos hacer con nuestros ordenadores y a través de Internet.

Las bases de datos y el valor que atesora quien las controla, el gran tapado sobre el que hace unos años sólo llamábamos la atención unos pocos, es ahora el tema de moda: hablan de ello incluso en Financial Times.

La cantidad de datos que producimos y almacenamos crece exponencialmente. Y continuará siendo así en el futuro, porque eso es precisamente lo que hacen las computadoras: facilitan la recogida sistemática de información y su posterior procesamiento. El asunto no es ya que todo quede registrado en alguna parte (algo un tanto inevitable), sino qué es lo que queda registrado, a quién pertenece y, sobre todo, quién puede usarlo y con qué fines.

Con su reciente cambio de política acerca de datos personales, Google no traiciona nada, sino que da un paso en la dirección que más conviene a sus accionistas. Este rumbo fue evidente desde el hace años: la de la rentabilización exhaustiva de sus bases de datos y la puesta en valor de su poderosa infraestructura de computación. Estos días mantuve alguna conversación al respecto con personas de diferentes perfiles (techies, no techies, linuxeros, macqueros y otros que están contentos con su windows; mucha diversidad). Los comentarios eran muy parecidos: «¿tengo que dejar de usar Google?», «yo huyendo de Facebook y éstos hacen exactamente lo mismo». Quizá alguien aún pensaba que usar Facebook o Google es gratis. Nunca lo fue: pagas con información personal.

No es que Google sea malvado, es que Google, Amazon o Facebook se deben a sus accionistas (otro día hablamos del principal-agente), y con la próxima salida a bolsa de Facebook, los tres tendrán además el trabajo adicional de alimentar la ficción de un crecimiento exponencial para poder mantener la cotización alta que le permita seguir comprando a otras empresas. Repito, no es que sean malvados. Esto no va de «buenos contra malos». Tan sólo tienen sus propios intereses que, seguramente, no están alineados con los tuyos, ni con los del resto del mundo.

No es buena idea, y nunca lo fue, tener nuestros datos en infraestructuras bajo el control de grandes compañías como Google, Facebook o Amazon, los tres principales actores en este escenario que mezcla el uso de economía de escala (tan propio del mundo de los átomos) con la capacidad de cálculo de un montón de ordenadores en red. No es buena idea porque al final la Red es más centralizada, está más bajo el control de muy pocos actores que pueden distorsionar el sistema para su beneficio.

No habrá un privaci-apocalipsis el 1 de marzo, porque lo hay cada día. Cada dato que les das es una piedra, como una muerte chica. No habrá un privaci-apocalipsis porque cada día hay privaci-apocalipsis de escala diminuta. Lo malo es cuando los microdominios magnéticos donde fueron a parar los smilies de nuestro chat y nuestros +1 acoplan sus dipolos. La solución es la de siempre: es más sano (para cada uno en lo personal, pero también como sociedad-red) no dárselos a las mismas empresas de siempre.

Estar en Internet es importante, usar la Red es imprescindible pero, ¿qué Red quieres tener? Si lo concentramos todo en los tres o cuatro supergigantes de Internet el resultado es desastroso. Cada dato que entregas hace más fuerte su infraestructura, cada euro que les ayudas a ganar hace más centralizada la Red. Cada euro que gastas apoya algo, ¿sabes bien qué estas apoyando?

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

4 Comments

  1. Te acuerdas cuándo por cada página un nombre y una contraseña? Es más te recomendaban los más puestos no poner nunca el verdadero correo si no inventado para evitar el spam…. Qué tiempos… luego vinieron las ganas de no tener que hacer eso tan pesado y tener un perfil común… y es que a todo deseo no solo le vista un ángel… Me pasa lo mismo, el google buscador lleno de caras no me apetece, que les tenga en el plus no quiere decir que me fie de ellos o les quiera llevar en el bolso. Infieren demasiado de estar en una red, que por cierto lejos de tenerlos ahí no quiero sacarles ;) Pero algunos dicen que es guay, inteligente… quizás no tenga a la gente apropiada en el plus? Lo malo es que abunda el perfil tecnológico,

    Cómo se hace para sindicarle… aparecen todas las indias… con lo cuál no puedo (alguna manera de escoger entre todo ese contenido?).

    Nota: de hecho el identificar, gmail con los comentarios, identidad centralizada, tambien produce un seguimiento de otros… que tampoco me apetece nada, nada peor que sentirse observada… no tengo esa sensación casi nunca, pero a veces es peligroso, hay personas que se los toman muy mal, en Irán cómo estaríamos. Se debería tb poder tener control sobre los comentarios, no me parece bien que pertenezcan a un blog, deberían tener identidad diferenciada (para borrarlos en caso de bombardeo)… puede parece tonto pero no me gusta nada que me sigan el rastro… imagino un hipotético momento en que se pongan a analizarte no ya por google sino por alguien peor, o sea no ya tus datos, mucho peor, lo que dices… por una sola frase a cuántos les han cortado el cuello, empezando por Cristo ¿estoy muy apocalíptica?

    • 1. Google mezcla churras con merinas, claramente, al inducir que porque una persona tiene a otra en el Plus a) la segunda persona tiene conocimiento de referencia sobre todos los temas que puedo buscar y b) realmente me interesa el conocimiento y la recomendación de esa persona. Aún si te dejaran escoger personas y temas, tendría sentido (las personas que me recomiendan música no son las que me recomiendan libros, y tampoco coinciden con quienes me recomiendan nuevo software).

      2. Desde que dejé las indias, mi feed está en https://www.versvs.net/node/feed, que ya no incluye los posts de ellos.

      3. Para tener control sobre los comentarios lo mejor es hacer un post breve en tu blog donde dejas un enlace… no es lo mismo, pero ahí cuando quieras borras el post. Entiendo el concepto, y quizá es buena idea… pero seguramente es complicado de conseguir. Veo un futuro donde los comentarios en blogs también tienen permisos (para el dueño, para el dueño y mis amigos logueados, para todos los demás). Tiempo al tiempo ;)

  2. Ah ya veo… puedo por google readers pero no por netvibes…

    Esto de la privacidad supongo que es un problema de actitud, por ejemplo por twitter hay gente que tiene robots que les avisa de las personas que les dejan de seguir… incluso alguno te amonesta y otras personas son totalmente respetuosas… esto mismo que le digo que uso netvibes si dentro de dos años digo que uso otro sistema alguien me dirá: pero no usaba netvibes? Así que pienso que es la sociedad la que no tiene las actitud de dejarse vivir en paz… y solo censurar a gente que no conoce…

    Y realmente a nadie le importa lo que yo hago uso o usé, incluso lo que yo piense y haga sobre mis asuntos… se otorgan demasiadas confianzas entre desconocidos, como si miras las tetas a la vecina por el balcón y luego le dices que se las has visto, yo veo la red igual. El tema de la privacidad lo veo como una sociedad que no hace más que controlarse entre ella por el patio de luces… porque google se llena de nosotros. Nadie nos obliga. A los comentarios tampoco se nos obliga, pero sabe? Hay gente que va buscando coherencia en los comentarios de los demás en lugar de los suyos… y yo que no soy tan idiota de dármelas de coherente: http://favstar.fm/users/marimanta/status/31761045471109120 eso que te rebusquen en los bote pronto de los comentarios… esa censura que no había en los foros se maneja porque quien para estas herramientas (bots, memes sobre tecnología) son lo más importante del mundo porque le da dinero o le da prestigio. El empoderamiento que se pretende sobre todas las personas posibles es la censura, y es el problema. Reniego de una red universal en que cualquier elemento se crea con el derecho de entrar en mi privacidad porque él decide lo que se desprende de mis actuaciones y no yo… No se si lo entiende… Yo temo a esa sociedad, no a google que solo se guía por un tema empresarial, lo malo cuando se guie por otra cosa, por hacer juicios de valor más individuales. Google solo da lo que nos obligamos previamente.

    • >> Ah ya veo… puedo por google readers pero no por netvibes…

      Qué rollo :S A mí me gustaba netvibes, en su día me pareció útil. Dejé de usarlo, though.

      >> dentro de dos años…

      Pues sí, pero ojo: la evolución personal debe permitirse. Donde otros señalen una contradicción tú puedes indicarle que es un cambio de opinión, que si nunca les ha sucedido y que, caso de que así sea, deberían experimentarlo ;)

      >> Libertd de expresión y coherencia

      Pues bueno, en un blog alguien tiene derecho a decidir qué comentarios deja pasar y qué no. No mina mi libertad de expresión porque me abro otra pestaña en el navegador y lo cuento todo aquí. Pero no todo el mundo es capaz de oir una crítica y aprender de ella :)

      Y me parece interesante esa visión: la gente se queja de que Google es inhumano cuando lo contrario podría no ser solución alguna al problema, je je.

      ¡Un abrzo!

Submit a comment