Blogs desde la prisión

Blogs desde la prisión es un proyecto apasionante, de esos que a la gente que nos gustan los blogs y que vemos en ellos una herramienta cargada de futuro (parafraseando a Celaya) nos parecen muy interesantes. Supe que existían hace algún tiempo, pero los conocí un poco mejor este fin de semana, cuando el proyecto fue presentado en ZEMOS 98, donde he tenido la ocasión de charlar con algunos de sus responsables.

La idea que hay de fondo en este proyecto es tan rápida de expresar como compleja de llevar a cabo: que algunos reclusos mantengan un blog. Es algo excepcional para un recluso, pero el hecho de mantener un blog como lo hacemos yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos que no estamos privados de libertad parece buena, de forma que esta actividad social-cultural sea otra más de las que se llevan a cabo durante el proceso de reeducación y reinserción en la prisión. En este sentido Blogs desde la prisión es un proyecto de socialización de varios reclusos en cárceles de Barcelona a los que se les permite mantener un blog. ¿Y por qué? Porque el proceso de reinserción de un preso conlleva prepararlo para vivir fuera de la cárcel. Piensen alguien que ingresara en prisión en 2001 y salga en 2007, estos seis años ha cambiado la forma en que nos relacionamos con el mundo.

Por supuesto, convencido de que los blogs, como medio de expresión personal, llevan a la comunicación y al debate, y eso sólo puede ser bueno, también creo que pueden ayudar en la reeducación de gente con problemas. Por supuesto que habrá a quien no le sirva, ¡qué le vamos a hacer!, pero si a alguno de las personas que están en este proyecto les ayuda ya habrá valido la pena.

Aún el proyecto es muy nuevo y no se pueden conocer los resultados reales, pero las personas con las que pude charlar (que no eran los reclusos, que con mucho humor dijeron que “por razones mayores no podían asistir”) comentan que las impresiones son buenas y personalmente espero que salga bien (por todas las partes involucradas: por los reclusos porque les puede ayudar a reparar sus vidas más adelante y por los coordinadores porque le están poniendo mucha ilusión).

Yo estoy convencido de que las redes y la sociedad de las redes deben reportar beneficios sociales y de convivencia. Una sociedad en que la propaganda (de todo ámbito, sobre todo política -por los problemas que suele ocasionar la manipulación-) sea proporcionalmente menor a la capacidad de expresión pública de la mayoría de los ciudadanos. ¿Y por qué creo eso? Porque la mayoría de ciudadanos -siempre hay extremos-, si pueden reflexionar y trabajar sus ideas, descubrirán que no están de acuerdo con ideas extremistas de ningún tipo, sino que optan por una inclinada moderación. Una sociedad en la que las diferencias se acortan hablando.

¡Suerte, chicos!

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. No puedo más que coincidir contigo en lo que comentas sobre la iniciativa. Me parece una oportunidad extraordinaria para fomentar la reinserción, que es el objetivo que tiene la Justicia española. El que se oponga a esta medida, será de los que piensen que las cárceles están para castigar, y entonces es que se equivoca de país. Les deseo suerte, y a ver si prospera :D. Por último, gracias a ti por la información.

Submit a comment