Panel de Control

Panel de Control es muchas cosas. Es el epígrafe bajo el que ZEMOS desarrollaron y tejieron su trabajo durante muchos meses. El tema subyacente en todo ese trabajoera el control social. Panel de Control es también un blog, y panel de control es también un libro.

Esta anotación va dedicada al libro, que apareció en noviembre y recibí no mucho después (muchas gracias), pero al que aún no había hincado el ojo. Este libro ha sido una de mis últimas lecturas y voy a intentar expresar brevemente lo que pienso de él.

El libro trata básicamente de control social a través de videovigilancia, haciendo especial hincapié en el desarrollo de tolerancia a la misma [1]. Las cámaras son parte del mobiliario, están ahí, las interiorizamos y dejamos de pensar en ellas. Pero las cámaras nunca olvidan: son ojos mecánicos que nunca dejan de prestar atención al fin único para el que fueron hechas.

La aproximación a la videovigilancia y al control desde un punto de vista de la creación y el arte, distante al que yo puedo tener, ya me parece suficientemente atractiva (de hecho, eso no es algo único del libro, sino de todos el trabajo que han hecho) y justificó la lectura. Después de leerlo no puedo poner la misma por debajo del interesante. La visión de Santiago López Petit (que por cierto estuvo en Málaga en octubre y yo no le hablé del tema porque no sabía que participaba en esto) o las entrevistas a Bill Brown de SCP y Alex Galloway aportan visiones diferentes del fenómeno.

Por darle caña a algo (sí, así soy yo, ji ji) hablaré de una de las cosas que tengo calientes y con la que no estoy de acuerdo: criticar lo transgénico porque lleva al control y poner el enfásis en lo moral o inmoral o en la redifinición del concepto de vida me ha resultado sorprendente. Lo transgénico no es bueno ni malo (aunque no sea neutro) y, al menos desde mi punto de vista, lo malo es principalmente que con los transgénicos se está patentando la vida. La industria de los transgénicos está empujando a tope el cercamiengo digital y eso es lo malo de ese asunto. Lo malo no es que Monsanto juegue con la ética (habría que dirimir sobre ética y encontrar un baremo que nos sirva a todos), lo malo es que Monsanto patenta un producto, te lo ofrece y si te niegas contamina tus campos y te exige el pago de royalties por violación de propiedad intelectual; lo malo es que aunque te hubieras negado anteriormente a comprar su producto, la justicia les da la razón [2]. El problema no es ético por lo que toca a lo transgénico: es ético por lo que compete al acceso al conocimiento. No es mediante la modificación de alimentos que nos regulan el control, sino usando las patentes; aunque aún haya que evaluar el problema final que supondría «vivir en Gattaca».

Dicho esto, el libro merece la pena y se lee rapidito (¿tienes un fin de semana? pues te lo puedes leer con tranquilidad). El libro lleva Creative Commons y se puede descargar en formato PDF o también puedes pagar algo y pillarlo en papel. En estos tiempos en que tanto hablamos de «la experiencia del usuario» aplicada a la web y a todo lo que cogemos, ya sabemos cuál es el mejor cacharro[3] jamás diseñado. Pero claro… no puede uno comprarse los 17 libros que le recomiendan cada día; así que eso ya es cosa vuestra.

Notas al pie:
[1] El tema de la tolerancia a las medidas de control es clave y aquí lo mencionamos a menudo. Es lo que determina que te opongas o no a algo. Dentro de 20 años, toda una generación crecerá habituada a las videocámaras y a utilizar una llave RFID para ir al baño en cualquier parte (intimidad powah!). También podrías crecer creyendo que las calles se construyeron para consumir o que no tienes derecho a beber en la calle porque a nosotros nos lo han prohíbido pero la próxima generación ni siquiera se enterará de ello (es El derecho a beber, como lo definió Andrés Lomeña).
[2] Naomi Klein, Vallas y ventanas, p108 (Ed Paidos, 2002). Información electrónica extendida en Percy Schmeiser vs Monsanto.
[3] No se dice Gadget, se dice cacharro.

*** Porque el final de un post nunca es el final, puedes seguir leyendo:

Panel de Control, el libro

Si no tenéis mala memoria (y no voy a poner en duda eso) seguro que recordáis que os hablé de Panel de control.

Panel de control ha sido el epígrafe bajo el que Zemos98 ha centrado su trabajo, su investigación, y muchas de sus actividades este año. Desde el festival anual que organizan, donde tuvimos el placer de estar, hasta el curso del mes pasado en la UNIA para llegar a lo que hoy nos trae aquí: el libro de Panel de control, que contiene lo más importante de todo lo que se ha podido ver en todo esto y que he recibido por cortesía del colectivo zemos98 y al que le echaré un ojo en cuanto me acabe mi lectura actual (las leyes de la simplicidad).

Si quieres el libro puedes encontrarlo en http://tienda.zemos98.org, y si estás por Madrid otras veces he visto en Traficantes volúmenes de ediciones anteriores, así que es probable que tengan también este y te lo puedas llevar puesto.

Por cierto y antes de terminar, muchas gracias (otra vez) :)

Feliz 1984: interruptores críticos para una sociedad vigilada

Hace un mes os avisábamos que el colectivo ZEMOS98 organizaba un curso en la Universidad Internacional de Andalucía: Feliz 1984: hacia una sociedad vigilada.

El curso ha comenzado hoy y si no pudiste apuntarte y no vas a poder estar por allí, aún se puede estar atento a lo que cuentan los protagonistas. Hoy Rubén nos twitteó una charla como el que no quiere la cosa. Seguro que en Panel de control o en alguno de los espacios que tienen activos nos pueden hacer un resumen interesante…

Actualización 2007-11-29: Resumen de la primera jornada.

Feliz 1984: hacia una sociedad vigilada

Los chicos de ZEMOS98 están que no paran y acaban de anunciar el programa para la siguiente actividad que están montando. Este Feliz 1984 sirve de continuación a la última edición de OPEN ZEMOS, donde tuvimos el honor de participar.

Feliz 1984: hacia una sociedad vigilada es un curso que se desarrollará en la Universidad Internacional de Andalucía a finales del mes de noviembre y que constará de un programa de debate y conferencias que tratará diversos aspectos de la sociedad de control a la que nos dirigimos.

Hasta el 20 de noviembre os podéis matricular, el curso se desarrollará entre el 28 y el 30 de noviembre y entre los participantes hay gente más que interesante, algunos incluso muy conocidos en la blogosfera (como Mercè Molist).

Mucha más información: Presentación de Feliz 1984 en Panel de control.

Blogs desde la prisión

Blogs desde la prisión es un proyecto apasionante, de esos que a la gente que nos gustan los blogs y que vemos en ellos una herramienta cargada de futuro (parafraseando a Celaya) nos parecen muy interesantes. Supe que existían hace algún tiempo, pero los conocí un poco mejor este fin de semana, cuando el proyecto fue presentado en ZEMOS 98, donde he tenido la ocasión de charlar con algunos de sus responsables.

La idea que hay de fondo en este proyecto es tan rápida de expresar como compleja de llevar a cabo: que algunos reclusos mantengan un blog. Es algo excepcional para un recluso, pero el hecho de mantener un blog como lo hacemos yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos que no estamos privados de libertad parece buena, de forma que esta actividad social-cultural sea otra más de las que se llevan a cabo durante el proceso de reeducación y reinserción en la prisión. En este sentido Blogs desde la prisión es un proyecto de socialización de varios reclusos en cárceles de Barcelona a los que se les permite mantener un blog. ¿Y por qué? Porque el proceso de reinserción de un preso conlleva prepararlo para vivir fuera de la cárcel. Piensen alguien que ingresara en prisión en 2001 y salga en 2007, estos seis años ha cambiado la forma en que nos relacionamos con el mundo.

Por supuesto, convencido de que los blogs, como medio de expresión personal, llevan a la comunicación y al debate, y eso sólo puede ser bueno, también creo que pueden ayudar en la reeducación de gente con problemas. Por supuesto que habrá a quien no le sirva, ¡qué le vamos a hacer!, pero si a alguno de las personas que están en este proyecto les ayuda ya habrá valido la pena.

Aún el proyecto es muy nuevo y no se pueden conocer los resultados reales, pero las personas con las que pude charlar (que no eran los reclusos, que con mucho humor dijeron que “por razones mayores no podían asistir”) comentan que las impresiones son buenas y personalmente espero que salga bien (por todas las partes involucradas: por los reclusos porque les puede ayudar a reparar sus vidas más adelante y por los coordinadores porque le están poniendo mucha ilusión).

Yo estoy convencido de que las redes y la sociedad de las redes deben reportar beneficios sociales y de convivencia. Una sociedad en que la propaganda (de todo ámbito, sobre todo política -por los problemas que suele ocasionar la manipulación-) sea proporcionalmente menor a la capacidad de expresión pública de la mayoría de los ciudadanos. ¿Y por qué creo eso? Porque la mayoría de ciudadanos -siempre hay extremos-, si pueden reflexionar y trabajar sus ideas, descubrirán que no están de acuerdo con ideas extremistas de ningún tipo, sino que optan por una inclinada moderación. Una sociedad en la que las diferencias se acortan hablando.

¡Suerte, chicos!

Presentación en OPEN ZEMOS

Estoy de vuelta de OPEN ZEMOS, con algo más de tiempo comentaré algunas de las cosas más interesantes que he podido ver por allí. De momento os dejo por aquí la presentación que mostré en el mismo, que he subido a Slideshare (el YouTube de los powerpoints), para que se pueda ver aquí directamente. Como consecuencia me ha descojonao colores de texto y las mínimas animaciones que había en cada diapositiva… Cosas del directo :-P

Están disponibles para descarga unas notas sobre cada diapositiva (pdf), útiles para entender las diapositivas (algunas tienen muy poquito texto) y, por si alguien lo quiere, la presentación en formato Powerpoint (zip), (Nota: sí, lo sé… powerpoint, qué le vamos a hacer) también la podéis bajar desde aquí, la presentación ya incluye las notas sobre cada diapositiva.

Tanto la presentación como el texto tienen exactamente la misma licencia que este blog, Reconocimiento-compartir igual de creative commons.

Por cierto que aunque lo dije allí mismo, lo vuelvo a repetir: Gracias a la organización por permitirme participar y por el buen trato y el «buen rollo» que han mantenido.