125 GeV más contentos

Peter Higgs
[Descubierta gracias a Xurxo Mariño y Chema.]

En la foto pueden ver a Peter Higgs, es el hombre del día aunque para que él sea el hombre del día más de 4000 científicos y 30 grupos de investigación diferente hayan tenido que trabajar sin descanso desde que comenzaran los experimentos en el LHC de Suiza (así de «injusto» es esto; todos ellos merecían estar en la foto). Y mejor ni echar cuentas de todos los que han trabajado en este tema desde que el bueno de Peter lanzara al vuelo su idea hace casi medio siglo, en 1964.

Hoy me van a disculpar que deje correr al científico amante de la cuántica que llevo dentro.

Podemos jugar a afirmar que la verdad es relativa, al estilo de Foucault, y con base en ese relativismo (no mecanocuántico) crear el marco necesario para poder rechazar todo lo que no nos sople a favor afirmando que «para mí la verdad es otra y no acepto lo que me dices, ni tengo que hacerlo». Podemos incluso afirmar que hay muchos marcos posibles de generación de conocimiento y concluir que la teología o las «ciencias económicas» son un marco generador de conocimiento al mismo nivel que la ciencia.

Pero la verdad es que no. El día que la economía sepa predecir una recesión futura de forma fiable (y no al método actual de leer los posos del café únicamente con crisis ya acontecidas), o que un teólogo pueda saber qué pasará ante un suceso futuro con algo más de precisión (y demostrabilidad/falsabilidad) que el «arderás en el infierno» quizá cambie de opinión. Mientras tanto, ciencia es ciencia, y la verdad es verdad científica o no pasa de ser política (¿o qué creen que son, si no, la religión y la economía?). No basta con teorizar coherentemente, hay que teorizar coherentemente y además ser fiel a la verdad. Y ese rigor, queridos, es algo que vemos en la ciencia y se difumina exponencialmente al alejarnos de ella.

Ah, dicho todo lo anterior huelga decir que rogaría se hicieran el favor (a ustedes mismos, a quienes puedan oírles) de no pronunciar expresiones vacías como «partícula de dios». Llámenla bosón, así tal cual, que (probablemente, que siempre hay margen de mejora/error) ha venido para quedarse.

Hoy estamos 125 GeV más contentos que hace unos meses, aunque queden una infinidad de cosas por saber. Beat that, you fools!.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

5 Comments

Submit a comment