Y ahora… la ley Sinde contra la LOPD

No es que no lo supiéramos, pero vayamos dejándolo claro: el problema con la Ley Sinde, metida con calzador dentro de la Ley para pagar sosteniblemente a nuestros amiguetes estoooo… Ley de Economía Sostenible, no son las descargas.

Desde el principio dijimos que el debate se estaba focalizando, mal para nosotros y bien para el Estado, sobre lo que no tocaba: no son las descargas, son las libertades fundamentales, sintetizadas en un futuro en el que la Internet no sea libre y neutra como la conocemos.

Aunque ya hace unas semanas que lo leímos, hasta ahora no nos ha dado tiempo a comentarlo, pero no quería dejar pasar más días. Y es que ahora que ya se tiene el texto aprobado, parece que la nueva Ley de Economía Sostenible entra en conflicto con la LOPD, requiriendo la modificación de varios artículos de esta ley orgánica, incluyendo los que describen delitos contra la privacidad y compensaciones aparejadas.

La Ley Orgánica de Protección de Datos es una ley barroca, con tantas excepciones que la vuelven impracticable, pero la mayoría de problemas en torno a la misma tienen que ver, precisamente, con su complejidad y conque el Estado pueda saltarse todas las restricciones que la ley introduce, siempre en nombre de la seguridad nacional. El objetivo es intentar construir un monopolio estatal de acceso a la información personal.

Cuando trabajaba con láseres siempre decíamos que el haz tenía que ir paralelo al suelo, porque si no es así, la sucesivas correcciones que hay que introducir para nivelar el camino óptico vuelven el proceso de alineamiento (para dirigir la luz del láser hacia su objetivo) en una tarea imposible. Aquí sucede algo parecido: introduzca usted una ley que pretende crear artificialmente algo y sea incapaz de encauzar el sistema. Y luego parchee y reparchee, del canon y otras subvenciones a un sistema de licencias basura que nos obliga a ser abogados, restándonos tiempo para lo que realmente sabemos y queremos hacer, pasando por despenalizar a toda prisa la invasión de la privacidad ajena. Todo en la búsqueda insaciable de un equilibrio que no ha de llegar.

La única forma de gobernar un haz láser cuando se ha demostrado que la desviación la tiene desde el origen pasa por desmontar todas las piezas y volver a empezar. Aquí no es diferente: si tan sólo nos dejaran desmontar todo lo relativo a la propiedad intelectual, nos iría muchísimo mejor, pero entonces se quedarían sin muñeco de paja que agitar para introducir las reformas que, como la destrucción de la neutralidad de la Red, permitan cabalgar al muerto e ir a una batalla que no podemos ganar y que más nos vale enfrentar en otra parte, en otro campo de batalla en el que tengamos ventaja.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. Soy incapaz de entrever la dimensión de la mordaza, pero sí puedo explicar un caso que me afecta. Me he visto obligada a denunciar a una administración pública, no por lo ocurrido en realidad, sino por aquello de lo que he podido aportar pruebas. Un año después de haber contratado al bufete de abogados, estos aparecen en las noticias de los periódicos por un asunto muy feo. Desconfío de ellos y recurro a hemerotecas, confirmándose mis sospechas. Un día, le planteo a mi abogado crear una web y aportar los datos que he encontrado en DOGC, BOP,… así como la documentación presentada por esa Administración Pública al juicio y en la que se demuestra claramente que han cometido perjurio y otros delitos. Respuesta del honorable abogado, “estamos trabajando conjuntamente con la Administración de la Comunidad Autónoma para que este tipo de informaciones y datos personales, que afectan a personas públicas no aparezcan en medios oficiales y mucho menos en particulares (intromisión y bla, bla, bla) y al respecto de publicar en un web el trabajo de nuestro bufete o el de la parte contraria, le recuerdo, que está sujeto a derechos de Propiedad Intelectual. Amén, de que se la podría encausar por daños al honor, infundios,… a la parte contraria “
    Desconozco sí este Bufete tiene la suficiente capacidad como para influenciar en terceros, pero la voluntad era firme y desencaminados no iban.
    En cuanto a afectaciones, aplíquese esto mismo, no solo a particulares, sino también a cualquier medio de comunicación que quiera dar a conocer una información y aportar pruebas. TODO estará sujeto a la Ley de Propiedad Intelectual o a la Ley de Protección de Datos. Un coladero para corruptos que quieran silenciarnos. Esa es la visión, subjetiva, que tengo de toda esta historia.

    • En el caso del derecho es aún más hiriente, Maribel, y es que las sentencias y las leyes sobre las que se basa la jurisprudencia y se argumentan nuevas defensas en cada nuevo procedimiento son dominio público. Argumentar que el trabajo de un abogado está sujeto a propiedad intelectual podrá ser legalmente correcto, pero no deja de ser mezquino. Suerte :)

Submit a comment