Sin esfuerzo no hay paraíso

Hay ideas que tras días buscando una ventana, de repente hacen pop y, cuan protagonistas de encuentros en la tercera fase viendo aquel plateau en todas partes, no haces sino verlas refrendadas por donde quiera que vas leyendo. Una de esas ideas recurrentes es la de que ninguna victoria se consiguió sin luchar, ningún avance sin trabajar; de otra forma: ninguna libertad fue entregada, siempre hubo que conquistarla.

En esas andaba yo cuando leí la última entrega que Pseudópodo hizo de Program or be Programmed de Douglas Rushkoff, que aquí comentamos en su día y cuya charla en Bilbao nos resultó memorable. A mí su post me hizo acordarme del Wizard de instalación en modo «siguiente, siguiente, siguiente».

Más tarde, veo que en La Vigi reflexiona en formato breve sobre el peligro de dejarnos llevar por la facilidad de las herramientas, olvidando que necesitamos conocer los fundamentos para de verdad usar la herramienta en libertad, de lo contrario somos dependientes de ella.

A mí tanto una cosa como la otra me recuerdan eso que en inglés se dice muy breve y muy claro: no pain, no gain. La extensión de sistemas fáciles de usar, con interfaces sencillas, tiene sus ventajas. A menudo recordamos que es una de las mejoras que el software libre ha descuidado demasiado. Pero sucumbir a la tabletización a la que nos empujan los gigantes de Internet es una locura.

Se acerca agosto y muchos de quienes lean esto marcharán de vacaciones. Otros, por su cuenta, no tendrán vacaciones pero sí tiempo, ya que quizá no tengan empleo en este momento. Creo que es un gran momento para intentar ganar algo de autonomía con «las máquinas». En la web hay cada vez más webs que ofrecen cursos gratuitos de formación a distancia (Udacity, o los cursos de Coursera de los que hablamos en su día son sólo dos ejemplos) en los que uno puede aprender ciertas cosas, desde estadística a programación, básico de marketing o diseño de proyectos, y también cosas mucho más complejas. Con ejercicios que piden unos 20-30 minutos, y la gran mayoría disponibles sin abrir la cartera.

En el mundo que vivimos, o comprendes la naturaleza de tu entorno o estás a expensas de otros. En el caso concreto del software, o eres capaz de comprender un poco sus sesgos y su funcionamiento, o eres el software, lo descartable, lo sustituible. En un momento en que la creación de empleo está lejos, y cuando aparezca será (previsiblemente) lenta, hacer de nuestro día a día una excusa para seguir aprendiendo es una técnica más de supervivencia en libertad. Ustedes escogen a qué lado de la barrera se quieren situar pero, ya les digo, sin esfuerzo no hay paraíso.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

14 Comments

  1. Muy buena Jose, no pain, no gain. El ingles es una lengua contundente eh.
    De tiempo ando cortísimo, pero el post me sirve para recordarme que tengo que seguir formándome de alguna manera. Y Udacity, Coursera, u otras alternativas son excepcionales oportunidades pienso.

    Vamoarriba, a ver si cuando tenga un poco más de espacio comienzo uno, hay montones!!! :D

    • Los de Coursera son exigentes: se aprende MUCHO pero requieren BASTANTE tiempo. Yo no pude terminar el que comencé :(

      Yo estoy coqueteando con Udacity, no tengo una opinión formada todavía.

      Bianka es una habitual en Codecademy y está muy contenta: ejercicios que se pueden hacer en sesiones cortas, se puede comenzar en un tema desde cero e ir progresando.

  2. Pero hay que equilibrar: sobre todo en mundillo del soft libre, se menosprecia las herramientas que hacen las cosas fáciles porque crean usuarios conformistas. Pero se olvida que esos usuarios, normalmente, deberían utilizar esas herramientas para tontos para hacer cosas altísimamente especializadas. Como usar el lenguaje para escribir un texto completo. O usar enormes conocimientos de diseño para dibujar y maquetar. Ser capaz de restaurar GRUB te da autonomía… pero te quita tiempo para aprender a ser autónomo componiendo tu propia música o llevando tu propia contabilidad.

    • El lenguaje me parece una buena analogía pues la persona que escribe un texto completo ha de saber más que «leer y escribir»; previo a escribir el texto, ha de saber usar el lenguaje para pensar y depurar-exponer sus pensamientos. Esa misma persona, cuando se pone a escribir, agradece que una herramienta le subraye las erratas pero, por ejemplo, sospechará de esa otra que le pone hiperenlaces a su texto de forma «automática». y querrá saber la lógica del algorritmo detrás de ese automatismo. Creo que la frontera está en externalizar o no la cognición. Cuando la herramienta nos ahorra algo que es estúpido ahorrar (básicamente, pensar y tomar decisiones), está programando a las personas.

  3. Ciertamente una manera que hace incidencia en la épica del asunto. Lo peligroso de esto es hacer hincapié en el pain creyendo que habrá gain. Y no siempre es así: darse cabezazos con un muro (literalmente) genera mucho pain sin gain. :)

    Vamos, que también se puede mejorar disfrutando de lo que haces. Con curiosidad, inteligencia y honestidad. A veces tocará sufrir un poco, pero no creo que sea necesario recrearse en el sufrimiento.

    • Estudiar y disfrutar son cosas compatibles, como trabajo y pasión también pueden serlo. Lo que pasa que creo que la parte más referida al “pain” (hablo en mi caso) es la dificultad de conjugar todas esas cosas en un mismo tiempo – trabajo/estudio/disfruto. A veces es mucho pain los primeros dos :) y se precisa un ritmo más acompasado.
      ¿Cómo era aquella famosa línea de Jack Nicholson en “El Resplandor” ? lot of work and no fun… O algo asi, no me acuerdo…

      Por otra parte en cuanto al aspecto del pain relacionado al soft libre, estoy bastante de acuerdo con el comentario de davidm y que insinuas con el tema de la “epica”: que a veces es demasiado complicado y quita tiempo de hacer cosas más sencillas. Bastantes cabezasos me he dado con Ubuntu y con cosas que en realidad saber programar incluso no mejora nada. Un ejemplo choto pero importante para mi!: etiquetar los archivos .Mp3!! Con ubuntu hasta donde se tengo que usar un programa, el EasyTag para hacerlo en vez de poder escribirles directamente desde las “propiedades” el archivo como en Windows. Es una tontería, pero me da un fastidio enoooorme. Sobre todo porque yo lo unico que quiero es etiquetar y el EasyTag me trae dos millones de opciones màs que no necesito y: me molestan

    • De hecho, creo que es harto difícil mejorar sin disfrutar con lo que haces. Implica esfuerzo e implica sacrificios porque en algún momento tendrás que tomar la decisión de dejar de hacer algo que también te atrea por poder seguir haciendo lo que te gusta. Quizá por eso el no pain no gain que refeja, creo, más una mirada externa que interna sobre el asunto. La experiencia interna básica, aunque desde fuera parezca «dolor», es, creo, de flow y autocontrol.

  4. Tenéis razón en que las cosas no por ser más complicadas son más meritorias. Si algo funciona y es fácil, mejor. Este post pretendía animar a intentar ir más allá: a intentar comprender el cómo funcionan las cosas. Como en el ejemplo de la calculadora que pone La vigi, me parece importantísimo que cuando decidimos usar una calculadora, lo hacemos porque sabemos sumar y tan sólo reconocemos que una interfaz sencilla para hacer sumas es un WIN se mire como se mire. Pero no me gusta pensar que la usamos en lugar de aprender a sumar… :)

  5. El atontamiento, el dejarnos ir por esa resbaladilla/tobogán pringada de aceite que parece que es la vida… ¿quién puso el aceite? ¿dónde caeremos al final del tobogán? Si lo sabemos y es todo de confianza, adelante. Si el tobogán y el aceite son nuestros y lo hemos hecho para facilitarnos las cosas, adelante con más razón todavía (seríamos “programadores” à la Rushkoff…). Pero ojito con lo demás. No dejo de pensar en Wall-e y esos humanos inutilizados vagando sobre colchonetas volantes bebiendo refrescos de soda e incapaces de hacer la O con un canuto…

    Lo cual me lleva al refranero (“lo barato sale caro”) y me viene a la cabeza esa técnica tan extendida del “vodoo programming” también muy extendida “gracias” a Google. Ni pajolera idea de cómo usar un “componente”? Googuelazo, copiar y pegar ejemplo, e ir haciéndole cambios hasta que “milagrosamente” hace lo que queremos, sin entenderlo (hasta que nos topamos con un caso en que no funciona ¡y búscale el remedio! Buena suerte…). Muchas veces vale la pena invertir un poco más de tiempo en estudiar dicho “componente” (con un manual, o ¡una búsqueda en Google!), en comprenderlo, practicarlo y a partir de entonces lo usaremos de manera efectiva y eficiente.

    Fin de rollo “abuela cebolletas” del día.

  6. Muy buena idea: aprovechar el ritmo diferente, el momentum del verano (o de lo que sea) para cultivar nuevos costumbres y acomodar en el día a día esa media horita, horita (o lo que sea) para afrontar nuevos retos.

    Esta semana Rushkoff ha anunciado que trabajará en Codecademy como evangelista (compara la cosa con lo que hace Vint Cerf en Google). Ha prometido nuevas sendas enfocadas al «porqué» de la inevitabilidad de ser programados si no sabemos programar.

    • Yo creo que con esto de que muchas personas hacen jornada intensiva, encontrarán que tienen huequitos ahí «muertos» que bien usados, dan para mucho :)

      Lo de Rushkoff en Codecademy es una buena cosa, sin duda :)

Submit a comment