La defunción del sagrado secreto de las telecomunicaciones

¿Se acuerdan de cuando el secreto de las telecomunicaciones era algo sagrado, intocable y estaba rodeado de un aura de inmutabilidad? El secreto de las telecomunicaciones nació de la necesidad de una minoría dominante (que tenía acceso a todo) de proteger sus asuntillos frente a una masa social que por no tener no tenía (en muchas ocasiones) ni teléfono fijo. De móviles e internet ni hablamos, les digo que este derecho viene de antiguo.

Hasta hace relativamente poco, de hecho, se tenía a este derecho en alta estima por parte de nuestra clase política. Que le dedicó un artículo en la constitución de platino iridiado de 1978 (en concreto, 18.3), ya que ayudaba frecuentemente a salvar sus sucios culos cuando los pillaban hablando por teléfono de asuntos turbios. Por supuesto, colateralmente todos nos beneficiamos porque este derecho tiene un gran valor democrático. Protege a los ciudadanos del abuso del Estado que a veces quiere escuchar lo que no debe, en la lucha constante contra el latente «enemigo interior».

Hace unos años, en los últimos años del felipismo, en este país se aludía constantemente a este derecho como algo inalienable, como consecuencia de las escuchas ilegales que el CESID llevó a cabo en teléfonos de numerosas personalidades del Estado a partir de 1992 (pincharon teléfonos tan dispares como el del español más igual o los de las sedes de HB). En aquellos años la intromisión en las conversaciones privadas de las personas eran criminalizadas por los mismos medios que ahora las defenderán como parte necesaria de la seguridad.

¿Por qué ahora cualquier excusa es buena para pinchar las comunicaciones? Suecia, Alemania, Francia, Reino Unido y pronto España (de prosperar las irritantes recomendaciones del director de la AEPD, que ya manda cojones) pinchan o planean pinchar las comunicaciones de todos sus ciudadanos. En unas ocasiones lo hacen en nombre de la seguridad (aunque el s. XX nos enseñó que el exceso de vigilancia estatal es un peligro para la seguridad de los ciudadanos); en otras lo hacen para defender los mal llamados derechos de autor recordándonos porqué frenar el cercamiento digital y ganar la guerra contra los abusos que tienen lugar en nombre de la propiedad intelectual es crucial para el futuro de la libertad. Cuando autoridades autoproclamadas se atreven a redactar las leyes, ¿qué queda de la democracia? ¿qué del parlamento elegido entre todos para que nos represente y nos haga la vida más fácil y mejor? ¿Qué del acuerdo de ciudadanía que nos vincula con esas instituciones? Cada vez menos.

De norte a sur, toda Europa ha iniciado una campaña de supresión de derechos y libertades básicos. ¿Qué lugar queda para el secreto de las comunicaciones? Ese derecho otrora sagrado e inmutable es ahora un estorbo para la nueva sociedad de control. La semántica de combate hace su parte y los medios transmiten el mensaje: las comunicaciones privadas son cosas de terroristas y un ciudadano de bien (escalofríos recorriéndome sólo de pensar que volvemos a la semántica franquista) no tiene nada que ocultar.

En estas estamos.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. Muy bueno, muy bueno.

    Que cierto lo de “un ciudadano de bien no tiene nada que ocultar”… Para que eso funcione efectivamente se tiene que moldear la opinión en paralelo, fabricar el modelo de ciudadano (¿Educación para la Ciudadanía?, el jueguete de Playmobil, series tipo CSI con mensaje “estamos-para-protegerte”) cuya planta de producción es el salón y su maquinaria la TV, bombear estímulos de tipo “amenaza” de vez en cuando para mantener la llamita, montar algún atentado de cuando en cuando para avivar de verdad la llama (¿conoces la Operación Gladio?), y por supuesto sacar fuera del debate “público” (entrecomillado porque los medios son privados) las connotaciones negativas.

    Al final estamos casi todos de acuerdo en esto, la pregunta es ¿para qué? ¿para cuándo? ¿Por qué en todas partes casi simultáneamente? Si no puede ser casualidad, entonces hay causalidad. Habrá que quitarse las vergüenzas y contemplar como posibles muchas de las llamadas “teorías de la conspiración”. ¿Has tratado alguna vez el tema de la desinformación? Si es que sí disculpa, conozco tu blog desde hace meses solo.

    Y me encanta éste tu blog, me gustaría verte dar un día un saltito más profundo, subir un peldaño más. Sigue así y suerte con el libro. ;)

    • Educación para la ciudadanía, exactamente. Y eso que de eso ya vamos sobrados, pero se ve que va a ser peor aún. ¿Quién necesita razones si te tienen amaestrao? Mira tú qué rapido salieron todos a celebrar el resultado de un partido de fútbol entre 22 personas a las que no conocen de nada, y lo celebraron vestidos de camorrista, cantando las mismas canciones de propaganda franquista que entre todos habíamos sacado incluso del repertorio de la orquesta de boda más cutre. Y cuidao con decir que te la suda el fútbol o preguntar «¿y quién es ese torres?, no lo conozco, ¿ha ganado algo? yo sigo siendo becario». Que la ironía está cara estos días y, por tanto, escasea.

Submit a comment