La red, los delitos y las penas

Estos días ando ocupado y tengo muy poquito tiempo para leer blogs. Sin embargo he hecho un hueco para leer en el blog de Gusta que han condenado a 30 meses de cárcel a un tipo que enviaba publicidad no solicitada a través de internet. Y esto ha sucedido, una vez más, en Estados Unidos (El País).

Vale. Me gusta el spam tan poco como a vosotros. Es, junto a las reuniones estúpidas y la gente que llega crónicamente tarde a cualquier cita, el mayor ladrón de tiempo que tenemos en nuestro entorno cotidiano.

Pero, ¿cárcel? ¿Qué hemos hecho mal? Mi buzón (nuestros buzones, los físicos) anochece cada tarde lleno de spam: llego a casa del trabajo y ahí están todos esos papeles asomando por la boca. Restaurantes chinos, supersol, peluquerías, electricistas, carrefour, la hamburguesería del barrio, la propaganda institucional en favor de las odiosas obras del metro, … y así hasta el infinito: todos están en el ajo, ni uno sólo me deja en paz. Todos esos que llenan mi buzón físico y lo bloquean (algo que no sucede con mi correo-e, que tiene «tamaño infinito») me causan tanta molestia y problema como los «spammers», pero no van a la cárcel. Y me parece bien así, no podemos llenar las cárceles de gente por causas como ésas. Seguro que en EE.UU. tampoco mandan a la cárcel a los buzoneros.

¿Por qué entonces un spammer sí va a la cárcel? Supongo que no es otra cosa que intimidación: cuidado con lo que se hace en la red, la ley actúa y cosas así. Haz que pasen miedo. No es normal que siendo el mismo delito uno sea impune y otro te mande a la cárcel (aún asumiendo las diferencias de escala). Cuando interesa tener internet bajo control, todas las medidas de intimidación «apoyan» a la causa.

Del mismo modo que no es normal que bajarte un disco del eMule tenga una pena infinitamente superior a la que tiene robarlo en una tienda. Del mismo modo que cambiar la nota de un expediente no puede tener más pena que asesinar al profesor. Parece ser que eso de culpar con más intensidad los delitos cometidos en la red es todo un patrón de comportamiento judicial en algunos países. Sucede en los blogs: un mal comentario (o un mal posit) te puede costar un montón de euros, cuando fuera de la red parece ser que se puede opinar con más normalidad (o menos peligro). Todas esas desigualdades no tienen razón de ser.

A no ser que lo que verdaderamente se persiga sea disciplina social. La letra con sangre entra. La caza de hackers sigue viva, nunca paró.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

8 Comments

  1. Siempre me he preguntado por qué el spam es tan “peligrosísimo” y el correo físico no solicitado da tan igual a las personas. Pregunto: ¿Tiene que ver con los recursos de la propia red? Me explico: si bombardean tu buzón, joden “tu” buzón. Si el spammer bombardea tu correo, jode “el servidor” de otro que no es tuyo. ¿Tendría algo que ver con esto? De lo contrario, no sé por qué el spam preocupa a tanta gente y se invierten tantos millones en evitarlo. No hay más que poner “no deseado” cuando te llega un mail para alargar tu miembro o para salvar la vida de unos gatitos embotellados… así que algo más habrá detrás, digo yo.

  2. Buenas:
    Estoy de acuerdo que quiza la carcel pueda ser una medida excesiva, pero tampoco hay que tomarlo a cachondeo, me explico.
    El spam no solamente afecta a los servidores de correo, al tiempo que perdemos rechazandolo, etc. También afecta a la sobrecarga de tráfico en la red, un tráfico no deseado y que entorpece en parte internet y para mi lo peor de todo: dentro del spam también se incluyen estafas, troyanos, phishing y otras palabras acabadas en -ing :P.
    Además muy a menudo el spam se envía desde ordenadores comprometidos “zombis” o “botnets”. Vamos que hay toda una industria criminal detrás.
    Resumiendo que quiza se exagera su importancia en parte por intereses poco claros, pero tampoco es una tontería.
    Saludos.

    • Te digo lo mismo que a Carlos, no dice en la noticia que este señor (por lo demás delincuente, porque mandaba publicidad no solicitada) se dedicara a las estafas, sino a colar publi no deseada y cobrar por ello. Pero no dice que la publi fuera de productos falsos (y no se le acusa de estafa), tan sólo que era publi no deseada…

    • Pero la condena no es por estafas, es por spam… según dice la noticia se le acusa de hacer publicidad no deseada a cambio de una comisión. No se le acusa de hacer ofertas falsas a cambio de una comisión en una estafa.

      Yo sé que las estafas y la publi del buzón no son lo mismo, pero es que no acabo de ver que este caso concreto sea eso.

      • No es tan común cuando eres un particular. Pero si tienes o adminsitras una empresa y sobre todo si esta empresa es de reciente formación, recibes todo tipo de “spamm” en papel. Desde despachos de abogados que te conminan a registrar tu marca urgentemente antes de que te la quiten (lo que desde luego te hace preguntarte si no te la van a quitar ellos mismos), hasta promociones trampa de esas que te dicen, “firma esta carta y reenvianosla, te enviamos nuestro primer número completamente gratis”. Luego lees la letra super pequeña de la parte de atrás, y resulta que si firmas te comprometes a pagarles durante 5 años sin posibilidad de cambiar de opinión. Eso también es estafa, si quieres mucho más burda y facilona. Yo, la verdad, tardo menos en darle a “Spam” con el ratón que en leer y romper toda la mierda que llega en papel lo que además se supone que perjudica el medio ambiente.

  3. Al escribir la nota sobre spammers, me quise referir a la molestia del tráfico, al relleno de servidores y lo que me disgusta toda esa cantidad de publicidad. Estoy de acuerdo que la cárcel es demasiado..

    @coEN, entiendo que pueda no molestarte, en cada uno está la posibilidad de elegir, por mi parte, me disgusta.

    @Lucas, seguro que molesta en servidores, y que existe toda una industria. Hace 1 semana sale a la luz una empresa que promete agitar las redes con su servicio a otras empresas, es de Barcelona, y los medios publicitarios la acusan de 1.0

    @Carlos Alonso: Viví en Italia 7 años, existe una ley, el buzón físico es privado y la publicidad va al buzón de publicidad que es compartido por los vecinos donde es legal la publi de los chinos y el super.
    Anécdota: Me llegó en su oportunidad sobre a nombre del partido político “Lega Nord” que es de Bossi, el ultrafacha de la pianura padana (norte de Italia), devolví el sobre al partido con cargo económico al mismo. La ley italiana prevee que si alguien se entromete en tu buzón, paga por ello con el reenvío de la carta hacia atrás.
    El spam en buzón por lo tanto, no es algo común…

    @versvs siempre es un placer leerte, creo que como te dije, algo podremos hacer juntos. Saludos!!!

    Gustablog

  4. Hombre, el problema del SPAM virtual es que es más global y es más fácil llegar a un mayor número de personas. Con un servidor local en mi casa puedo enviar SPAM prácticamente a todo el mundo, sólo es cuestión de tener un bot que envíe a todas las combinaciones posibles de direcciones. El SPAM físico, tiene un rango mucho más reducido y local, por lo que no afecta a tantas personas a priori.

    Así, aunque ciertamente parece descompensado encarcelar a unos y dejar impunes a otros, bajo mi punto de vista la pena por SPAM virtual debería ser mayor que la de SPAM físico.

Submit a comment