El privilegio de apagar el ordenador

«El hombre todavía puede apagar el ordenador. Sin embargo, tendremos que esforzarnos mucho para conservar este privilegio».
J. Weizenbaum, sociólogo norteamericano y profesor de informática en el MIT.

Por si hay alguien por ahí que se hubiera preguntado qué podría haberle sucedido al editor de este blog, he de decir que nada grave. No estuve en el lugar donde no hay oscuridad, nadie me llevó a la habitación 101 ni nada por el estilo. Estuve de descanso y me dejé (adrede) mi teclado en casa (que ya nos conocemos y si me lo llevo sé lo que pasa). Estos días tuve el privilegio de apagar el ordenador. Por dos motivos: estuve de vacaciones (se apagó el ordenador del trabajo) y decidí dejar el ordenador en casa (se apagó el ordenador personal). Lo primero es un derecho que espero gozar regularmente (no quiero quedarme parado, y quiero tener mis vacaciones de vez en cuando), lo segundo (decidir que el PC se queda en casa) es un privilegio que espero no perder en muchos años.

Esta cita de Weizenbaum era uno de los mensajes de quit más populares de mi época del IRC. Precisamente era en aquellos chats donde uno de los juguetes más divertidos eran estos bots de Inteligencia Artificial que contestaban frases con cierto sentido según lo que le dijeras. Había veces en que te encontrabas que la gente te contaba su vida cuando le mandabas un robot de estos. El primer programa de este tipo fue desarrollado por el propio Weizenbaum en 1966, y ya en aquel momento se sorprendió de que mucha gente mordiera el anzuelo. Algunas cosas no cambian demasiado.

Uno recuerda cuando lee esta cita que muchos teléfonos móviles (los más recientes, equipados con GPS y el sistema especial para emergencias E911) nunca se apagan del todo y que con el ciclo de vida de éstos aparatos en un par de años ninguno se apagará del todo, cuando sean reemplazados por nuevos terminales.

Disfruten lo que les queda de domingo, estoy de vuelta pero no esperaría yo mucha actividad por aquí hasta dentro de un par de días.

(Joseph Winzembaum, el autor de la cita superior, es reconocido ahora como pacifista por oponerse al uso de la informática en actividades bélicas y a la fabricación de robots y aviones de combate sin tripulación)

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment