Premio nobel de literatura y tecnófoba en mi tiempo libre

«Internet ha seducido a una generación completa con su insensatez».

Doris Lessing, en su discurso de aceptación del Nobel de literatura.

Lean la crónica a la que enlazo arriba. Lessing acierta en algo, todo esto de internet nos afecta a muy pocos, de hecho sólo al 3% de la población mundial, mientras la mayoría no tiene ni libros y aprende a leer con botes de mermelada vacía. La realidad supera a la ficción en dureza, una vez más.

Pero culpar de eso a internet me parece diabólico, tecnofóbico. No es que internet haga posible tal o cual pero tenga su lado malo, sino que de repente la gente está seducida con internet. La gente está en internet pero no tienen ni idea del mundo, porque no ven más allá de su nariz sus blogs.

En fin, sin palabras. ¿No es más fácil pensar que en todas partes hay de todo, fuera y dentro de internet? Ella (tan reconocida en su lucha por la igualdad a sus 88 años), ¿cuántas veces habrá usado internet para acceder a Indymedia? ¿Será como esos que después de admitir que jamás han usado la red se atreven a pedir su regulación? Quizá deberíamos entonces controlar la lectura, esa actividad uraña y antisocial; todos sabemos que la gente pasa horas ignorando a su entorno en cuanto abren un libro. ¿A que suena a risa? Es exactamente lo mismo.

A Doris Lessing se le ha olvidado que la red la hacen las personas, quizá no se ha enterado, y que lo que en ella podemos encontrar no es más que… el reflejo conjunto de los que la hacemos con cada click. Para bien o para mal, eso es lo que hay.

Si por cerrar el blog se erradicara el hambre del mundo este blog dejaba de existir ahora mismo, pero no parece que eso vaya a suceder, Sra. Lessing.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

One Comment

  1. El problema es que les ponen un micrófono debajo de la boca y no se pone luego un disclaimer: atención, la señora tiene 88 años.

    Y ojo, que yo soy fan de Doris Lessing desde que cayó en mis manos su “golden notebook” hace ya unos añitos.

    Saramago es otro ejemplo de persona con valores increíbles… si no fuese un homófobo declarado.

    “Concern about freedom from tyranny is a trademark of democracy”
    http://lavigilanta.blogspot.com

Submit a comment