El pago «sin contacto» de Sony

Sony y NXP (antigua Philips Electronics) pondrán en la calle un sistema de pago en cajas mediante «tarjetas de campo cercano» el próximo año.

Ellos la llaman Comunicación de Campo Cercano (NFC, por sus siglas en inglés) y hablan de «tarjetas y objetos inteligentes» que son compatibles con esta NFC, pero no es más que usar sistemas sin contacto (similares a RFID) para realizar cargos a tu tarjeta de crédito. ¿La excusa? La de siempre: El consumidor ahorrará tiempo de colas. ¿Y cuánto pagas por cada artículo? Pues de momento aún pasarás por esa caja virtual que ya es completamente inútil; pero eso es tan sólo para que el cambio no te choque y lo rechaces. Más adelante te explicarán que la caja ya no tiene función… Ahí es cuando ya no sabes lo que pagas por cada cosa, porque los precios podrían variar de unos a otros y porque para colmo tú no ves ningún recibo en ningún momento.

Minilista de puntos negativos (lo más destacable, si me pongo en serio no acabo nunca este post).

  • No ves lo que realmente te cobran por cada artículo, en principio podemos pensar que no habrá problemas, pero eso sería si no supiéramos que ya se ha demostrado que empleando RFID se ha intentado personalizar los precios para penalizar a los que compran mayoritariamente los productos en oferta, que dejan menos beneficios a los supermercados. Es lo que en inglés se denomina targeting.
  • El chip RFID es similar al de tu tarjeta de crédito, o al de tu pasaporte, con lo cual, es igual de vulnerable.
  • Supone un avance enorme hacia el mundo sin efectivo. No me miren raro, el dinero en efectivo es lo único anónimo que nos queda. Comprar en efectivo es la única forma que tenemos de que nuestros datos no sean almacenados en bases de datos y asociados a nuestro nombre, nuestro perfil y a una lista innumerable de todas las cosas que hemos comprado. Cualquiera con acceso a esa gran base de datos puede saber lo que usted ha comprado. Y, ¿si un gobierno descubre que usted ha leído El Libro Rojo o Mein Kampf, Zaratrusta o cualquier otro libro que en un determinado momento sea calificado como «subversivo» o «peligroso»? Créanme, la historia demuestra que hay regímenes en los que la mejor protección es que no sepan nada de tí, porque todo será utilizado en tu contra.
  • No podrás desactivar ni eliminar los chips espías al salir del supermercado. ¿Recuerdan las promesas de que los chips espías no son necesarios y se pueden desactivar al salir del super? Plantéense esto: ¿si no tienes ticket cómo demuestras que has comprado un producto en un determinado supermercado? ¡Correcto: permitiendo que alguien lea el chip espía incrustado en el artículo! Si lo desactivas pierdes toda garantía. Además le quita mucha practicidad a tu cartera anti-RFID, ya que si la llevas puesta pues no te leen tu chip, y claro, para andar sacando todo cada vez no se mete uno un chip espía.

De verdad, paro porque si no no acabo; esta noticia no me gusta nada.

Creo que es una noticia es de lo más negativa que he leído últimamente, no por el hecho del sistema de pago en sí mismo, sino por todos los daños colaterales que lleva aparejados (eliminación del efectivo -y por tanto del anonimato- y un nuevo espaldarazo a las tecnologías que menos nos gustan en este blog).

+ info:

Reuters (vía meneame)

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

Submit a comment