La web sobre las aplicaciones

Pese a todo el hype alrededor de las aplicaciones para nativas para sistemas móviles y el impulso decidido de las entidades que controlan los mismos hacia entornos mucho más controlables en los que la experiencia del usuario está mucho más predefinida y el consumo de información mucho más canalizado (en el sentido conductista pero también en el sentido más televisivo del término), parece que incluso entre los usuarios de tablet prefieren acceder a un medio directamente a través de la web que de su aplicación específica; es de suponer que ese preferencia sea aún más aguda entre quienes no tienen un tablet. Considerando el creciente coste derivado de la fragmentación de plataformas, a la hora de tomar una decisión en condiciones de escasez presupuestaria sobre si lo que interesa es un diseño para móvil o una aplicación específica hay que considerar antes de medir el retorno en términos puramente marketinianos cuál es la inversión inicial, cuál es mi público y qué les ofrece la web que no les da la aplicación nativa que la hace preferida. De mi experiencia (he usado alguna vez la aplicación nativa de Wired, que precisamente dio por muerta a la web en varias ocasiones) creo que la killer feature de la edición web del famoso magazine es el enlace. Internet y la web lo son todo a base de enlaces, eso es algo que los medios han olvidado interesadamente pese a aprender todas las lecciones; y no están demasiado dispuestos a recuperar. Sin embargo, parece que no todos han comprado el argumento, hay quien sigue pensando que la Red, y dentro de ella la web, es la verdadera herramienta, con todo su aperturismo, su libertad y sus oportunidades.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

7 Comments

  1. Las apps no dejan de ser un invento de Apple, seguido por otros para monetizar su plataforma (lo cual me parece perfectamente legítimo). Hace dos o tres años las aplicaciones web solían ser menos usables que las nativas.

    Esto no sólo era por la capacidad del entorno, sino también en muchas ocasiones porque se les dedicaba poco trabajo. Pero hoy con el HTML5 y el alto nivel que están alcanzado las aplicaciones web, no hay excusas.

    Lo bueno de todo es que el usuario siempre pueda elejir. Saludos y enhorabuena por el blog y los libros.

    • Está claro que Apple innovó apoyándose en la (muy bien alimentada por ellos) cultura de pago existente entre sus clientes para convertir en mercado de pago lo que en el software libre se ha usado libremente (valga la redundancia) durante años: repositorios de software revisado y empaquetado por un grupo responsable (típicamente, la comunidad de desarrolladores en modo peer review, la fundación o la empresa responsables de una determinada distribución). El origen mismo del término «distribución» de linux alude a esos repositorios. Dicho todo eso, es legítimo y al ser una vía de entrada de dinero, muchos la están experimentando. (También legítimo.)

      Con respecto a HTML5 tengo mis reflexiones: es cierto que ahora mismo consigues una experiencia muy alta ahorrando mucho coste, ya que simplemente encapsulas el html5 en un ejecutable para la plataforma y punto. La principal duda no es de performance actual, sino de evolución futura: entre html4 y html5 ha pasado más de una década, ¿cuánto pasará hasta que veamos algo parecido a html5.1 o html6? Del mismo modo que HTML4 fue novedoso pero no pudo ofrecer una experiencia a la altura de aplicaciones nativas, me temo que con el estándard actual (version 5) pase algo similar. El principal problema será la evolución del mismo hacia un estándard no libre (como vimos con el asunto de webkit y Opera).

      Muchas gracias a ti por el comentario, me alegra que el blog o los libros te hayan sido útiles :)

  2. Si te soy sincero a mi Flash(Action Script 3.0) me parece una plataforma muy superior a HTML5. Hasta que se pueda hacer todo lo que se hace con Flash en Javascript pasarán años. Especialmente en el tema de 3D. El único problema es su falta de indexabilidad.

    El HTML cono lenguaje de etiquetado está bien, Javascript es un poco patata. Especialmente por su limitación en el uso de objetos.

    Lo que es curioso es que el melón de flash lo abrió Appel so pretexto de defender los estándares abiertos. Lo cual no deja de ser un contrasentido. Yo creo que el futuro está más pagar por suscripciones a servicios (como pasa con muchos software CRM) que en el pago por Apps.

    • ActionScript es más potente que HTML5, lo cual (al menos para mí) no significa que sea superior. HTML5 tiene una ventaja: sin saber apenas nada, ya puedes hacer algo básico pero funcional y a partir de ahí ir haciendo mejoras incrementales. Sin saber ActionScript, hacer algo sencillo es complejo, y (en todo caso) es dispararte en el pie: en el mejor de los casos, necesitas un plugin externo para que tu contenido funcione. En el peor, dicho plugin no está disponible. ActionScript es privativo, HTML5 tiene especificaciones libres y su evolución está (al menos sobre el papel) bajo control de una entidad sin ánimo de lucro en la que participan corporaciones y fundaciones como Mozilla. Tengo entendido, por otra parte, que Google sí que indiza el contenido en Flash, al menos parcialmente, y al menos hace un tiempo (a menos que Adobe haya cambiado algo para disparar en el pie a sus clientes,no creo que eso haya cambiado a peor).

      JavaScript tiene un ecosistema de librerías muy amplio capaz de salvarte de un aprieto en muchas (y muy diversas) situaciones. No lo controlo mucho, sin embargo, así que tampoco iré más allá en su defensa que el manifestar eso: será más o menos sencillo programar según que cosas en js, pero desde luego su disponibilidad en los clientes y la abundancia de librerías me hacen mirar a él como un recurso siempre a tener en cuenta. Supongo que si nadie ha añadido capa de objetos a js es porque normalmente lo usas junto a otros lenguajes (ruby, php) que sí que tienen muy definida la «objetización» de la programación.

      Y bueno, sobre el futuro… está claro que el mantra de «si puedes, vende suscripciones» ha calado en muchas empresas que poco a poco eliminan de su cartera el software como producto y añaden el software como servicio, intentando no tanto que el cliente compre una licencia anual, sino que desembolse un fee mensual. Sin embargo, no creo que haya una única ruta: habrá quien experimente con suscripciones, quien siga cobrando una cantidad por software descargable y quien directamente decida seguir poniendo el software a disposición del cliente y que le contraten servicios.

Submit a comment