La web sobre las aplicaciones

Pese a todo el hype alrededor de las aplicaciones para nativas para sistemas móviles y el impulso decidido de las entidades que controlan los mismos hacia entornos mucho más controlables en los que la experiencia del usuario está mucho más predefinida y el consumo de información mucho más canalizado (en el sentido conductista pero también en el sentido más televisivo del término), parece que incluso entre los usuarios de tablet prefieren acceder a un medio directamente a través de la web que de su aplicación específica; es de suponer que ese preferencia sea aún más aguda entre quienes no tienen un tablet. Considerando el creciente coste derivado de la fragmentación de plataformas, a la hora de tomar una decisión en condiciones de escasez presupuestaria sobre si lo que interesa es un diseño para móvil o una aplicación específica hay que considerar antes de medir el retorno en términos puramente marketinianos cuál es la inversión inicial, cuál es mi público y qué les ofrece la web que no les da la aplicación nativa que la hace preferida. De mi experiencia (he usado alguna vez la aplicación nativa de Wired, que precisamente dio por muerta a la web en varias ocasiones) creo que la killer feature de la edición web del famoso magazine es el enlace. Internet y la web lo son todo a base de enlaces, eso es algo que los medios han olvidado interesadamente pese a aprender todas las lecciones; y no están demasiado dispuestos a recuperar. Sin embargo, parece que no todos han comprado el argumento, hay quien sigue pensando que la Red, y dentro de ella la web, es la verdadera herramienta, con todo su aperturismo, su libertad y sus oportunidades.