LibreOffice, tenía que pasar

LibreOffice

Hace algo más de un año que Oracle conmocionó al mundillo del software libre con la compra de Sun. Desde el primer día nos temimos lo peor, con especial interés en MySQL. Más de un año después la pérdida de la cultura corporativa en torno al software libre existente en Sun, diluida en la fuertemente privativa existente en Oracle era claramente visible. (Y por entonces aún no habíamos visto la demanda de Oracle a Google a cuenta de Java.)

La situación es ya insostenible. Si MariaDB apareció hace ya muchos meses como un fork de MySQL no controlado por Oracle, en menos de dos meses hemos visto nacer a Illumos, un fork de OpenSolaris (digan lo que digan) y, para hacer frente al inmovilismo de Oracle, que en más de un año no ha sacado ni un nuevo parche para OpenOffice, hoy se ha presentado LibreOffice de mano de la nueva Document Foundation, apadrinada entre otros por la FSF, OASIS, Google, Novell, Red Hat y Canonical(*).

Las cosas son así: el software libre es resiliente y el codigo GPL tiene estas cosas, es duro de matar. Y además, la palabra Open es una tibieza que nunca nos gustó, la palabra Libre es mucho más apasionante.

===
(*), Aunque no sé muy bien qué carajo ha hecho Canonical, porque la distrono está disponible en DEB, tan sólo en RPM.

Sun desangrada

Cuando hace un año y pico Oracle compró Sun nos preguntamos cuál sería el futuro de los activos que cambiaban de manos, desde Java a MySQL pasando por OpenOffice. Cuando hace dos meses hicimos la actualización a Ubuntu 10.04 (Lucid Lynx) el quejido común en la mesa de trabajo fue «Oh no, ahora OpenOffice viene con el logo de Oracle, qué horror». Lo llamativo es que fue un lamento común a todos los que estábamos ahí haciendo dist-upgrade. No nos gusta Oracle, pero nos gusta mucho menos aún en comparación con Sun, miembro de la FSF que veía la innovación y el software libre como parte central de lo que hacían. Un año después de la adquisición, Sun se diluye bajo la cultura corporativa de Oracle, que está destrozando los logros de Sun. Da bastante pena, la verdad.

¿Qué pasara ahora con MySQL?

MySQL es la aplicación de base de datos libre más conocida. Hace un tiempo fue comprada por Sun y ahora Sun ha sido comprada por Oracle (GigaOM), el mayor desarrollador de sistemas de bases de datos del mundo.

Es cierto que cuando Sun compró MySQL se dijo que era el triunfo del software libre: una empresa haciendo soft libre había alcanzado ser una potencia emergente en su sector y había acabado siendo comprada. No era una mala noticia (no del todo) porque Sun tenía intereses en otros mercados (no directamente en bases de datos) y porque también ha apoyado el software libre recientemente (liderando el desarrollo de OpenOffice.org y OpenSolaris, o liberando completamente Java).

Ahora es diferente: Oracle vive de desarrollar sistemas de bases de datos. El software de Oracle no es libre, y que el mayor desarrollador de bases de datos libres haya sido comprado por el mayor desarrollador de bases de datos privativas no es buena noticia.

Si bien es cierto que los fundadores de MySQL ya se habían marchado de Sun (en octubre 2008 y febrero 2009) y que la comunidad de software libre puede arrancar un fork desde la última versión de MySQL si Oracle decide priorizar su propio sistema, pero no deja de ser una mala noticia.

Sun se une a la FSF

Mientras los desencuentros entre Linus Torvalds y los desarrolladores de GNOME se siguen sucediendo, la comunidad de Software Libre (y por extensión todo el mundo, aunque aún no lo sepan…) está un poco de enhorabuena: Sun se une a la Free Software Foundation (FSF) (Fuente: Ars Technica; vía: The Inquirer).

Es decir, nada de Open Source por motivos científicos como siempre defiende Linus, sino la FSF a tope. Hace tiempo hablamos ya de cómo Sun (que en el pasado llegó incluso a criticar las licencias GPL) publicó Java precisamente bajo licencia GPL acabando con lo que se conocía como la trampa java. ahora la noticia está en la misma onda y no puede ser mejor para los que pensamos que el Software Libre es necesario en el mundo actual, para mantener la independencia y la seguridad de nuestros sistemas.

Además este movimiento podría reavivar los rumores sobre la liberación de Solaris bajo GPL que corrían por internet hace unas semanas, incluso me atrevería a vaticinar que, como miembro de la FSF, Sun publicaría su sistema operativo bajo la muy debatida GPL v3, muy debatida por el aumento de caracter viral para software libre -que muchos tachan de radical-, pero que obtendría de este modo un buen espaldarazo nada más ver la luz (aún no ha sido publicada la versión final de esta nueva licencia GPL v3).

Muchas personas opinan que el software libre se impondrá no por motivos éticos, sino por los más simples y poderosos motivos prácticos: el sistema distribuido de desarrollo de software es más eficiente que el centralizado y tradicional del software privativo. Yo soy de los que piensa que debería imponerse por motivos éticos, si bien es probable que suceda como dicen otros y que el triunfo no venga amparado por la ética sino por los rendimientos económicos del sistema… prefiero lo primero, pero en cualquier caso es un paso adelante respecto del sistema actual, en el que las compañías que dominan el sector (Microsoft, Adobe, Apple) no nos enseñan el código del software que usamos para multitud de tareas.

¿El fin de «la trampa java»?

La trampa Java. ¿Nunca has oído esa expresión? No es mía, claro; es de Richard Stallman. Y Richard Stallman es amado y odiado a partes iguales; yo no lo amo, pero simpatizo.

Leamos, en palabras del propio Stallman, qué es esto de la trampa java:

Si su programa es Software Libre, éste es ético en principio –pero aún así, puede haber una trampa de la que debe cuidarse.
Su programa, aunque en sí mismo sea libre, puede estar restringido por software no libre del que depende. Dado que hoy se destacan por estar en esta situación los programas escritos en Java, llamaremos a esto la Trampa del Java.

Ayer, Sun Microsystems anunció la liberación de los componentes de java que aún no eran libres bajo las condiciones de la licencia GPL v2, la más empleada actualmente en el mundo del software libre. Lo hace, como todas las empresas, por imposiciones de mercado: La competencia con .NET (apoyada en el gigantismo y el músculo de Microsoft) no le deja mucha más opción a medio y largo plazo. Esto es por tanto un intento de conseguir atraer aún más desarrolladores a esta plataforma, que ya es una de las más utilizadas por la facilidad que otorga (al trabajar sobre máquina virtual el código que programas sirve para múltiples plataformas).

Bien, el tiempo nos dirá en qué queda todo, pero de momento creo desde el punto de vista del software libre podemos estar contentos. En mi modesta opinión (que mantendré a menos que alguien descubra alguna triquiñuela oculta en lo que Sun ha anunciado) la trampa Java es cosa del pasado.