Estandarización por corporativización

«La disparidad de reglas para estándares PAS, estándares Fast-Track, y estándares generados por comité ISO está convirtiendo a ISO en el hazmerreir de los círculos de TI. Los días del desarrollo de estándares abiertos están desapareciendo rápidamente. Y en su lugar estamos asistiendo a la “estandarización por corporativización”, algo contra lo que he estado luchando durante mis 20 años de servicio a los comités ISO. Estoy contento de retirarme antes de que la situación se vuelva imposible. Y le deseo a mis colegas todo el éxito para sus futuros esfuerzos, que sinceramente espero que no sean tan en vano como temo que podrían ser.»

Martin Bryan, ex-jefe del grupo de estandarización de ISO a su salida del cargo en diciembre de 2007.

En unas horas, tan pronto como pase el April Fool’s Day, OOXML será estándar internacional y pese a todos los informes técnicos en contra, pese a los defectos de diseño y pese a que ya existe otro estándar internacional (ODF, Open Document Format) desarrollado de forma abierta y no por una única corporación, Microsoft habrá puesto una pica en Flandes. Si soñaban con que las administraciones dieran la espalda a MS Office frente a OpenOffice, vayan relajándose porque la lucha será larga y dura. Claro que es posible (nos queda un respiro de esperanza) que no sea aprobado, pero yo no depositaría muchas esperanzas en ello.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. Asumamos no ya el desprestigio de la organización ISO o las prácticas ruines de Microsoft; aceptemos que el sistema es una puta y nosotros, en muchas ocasiones, ponemos la cama. Me jode mucho que salga el puto formato… me jode mucho porque quienes dicen que a Microsoft le queda poco de vida tienen mucha pero mucha fe. Todo está al servicio de la gran empresa… [OFF-TOPIC] y si no que se lo digan a mis profes de Teoría de Literatura, carrera que desaparece. Eso sí, PUBLICIDAD seguirá bien viva, como tantas otras ligadas directamente al capital. REFLEXIÓN FINAL: ¿Se puede ser optimista tecnológico? Yo creo que no.

    • El problema no es tecnológico, sino político. La tecnología no es buena ni mala, aunque JAMÁS pueda ser neutral. La tecnología es una herramienta y, como tal, será exactamente lo que hagamos de ella. Como un destornillador, como un cuchillo.

      El problema es que lo que se necesita no es una “tecnología que nos permita ser optimistas”, sino una “voluntad política que nos permita ser optimistas”. Y ahí es verdad que hay poco margen para el champán… pero en eso estamos, en crear (o mantener) mínimos espacios para este optimismo. Y estas cosas lo destripan.

      ¡Un abrazo!

Submit a comment