Esos amigables cacharros con alas

Observemos las estadísticas de muertos debidos a pasajeros violentos tanto durante el vuelo como en tierra, por cada mil millones de pasajeros que toman un avión:

Los aviones son seguros

Ciento cincuenta de cada millón. Los aviones son, digan lo que digan, abrumadoramente más seguros que los coches. De esta forma, los cambios de tendencia (más transporte por carretera, menos vuelos) como consecuencia del miedo (como el cambio acontecido en las fechas posteriores al 11-S, o el que fomentan determinadas campañas estatales) o debido a la extensión de normativas de control de viajeros denigrantes y mal enfocadas repercuten en una disminución de la seguridad real. Y la gente muere más. Matemáticas.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

5 Comments

  1. Pero igual el aumento en el número de empresas de bajo coste que obligaron a las grandes a competir en precios con estrategias no demasiado limpias (vease Spanair) tiene algo que ver también con el repunte del gráfico…

    • Igual la incapacidad de los viejos monopolios públicos para competir con compañías nuevas está detrás del endurecimiento de la normativa aérea, como las restricciones para llevar líquidos en vuelo lograda gracias a la presión que ejercieron estas compañías, que propicia un aumento de la proporción de pasajeros que facturan sus equipajes, con lo que ello conlleva (más personal de tierra por parte de la compañía, más costes intrínsecos a su operación). Ante la competencia, las aerolíneas no sólo redujeron costes: forzaron normas más estrictas… con la connivencia del Estado, claro :/

      Si nos fijamos, el dato anómalo no parece ser la última década, sino la anterior: mientras estas muertes han permanecido más o menos estables durante décadas, sólo la década anterior presenta un dato realmente diferente, probablemente anómalo.

Submit a comment