El show de Assange

Julian Assange presentará un programa de televisión. La noticia está en todas partes. La noticia saltó ayer (NPR) y hoy tenemos más info, como que será emitido por una emisora respaldada por Rusia.

He hablado tremendamente poco de WikiLeaks, pero en WikiLeaks y la escenificación mediática del poder (diciembre 2010) dije:

WikiLeaks con su estructura no solamente centralizada sino extremadamente personalista sirven principalmente a su fundador (Assange es ahora figura mediática y a buen seguro está ganando una pasta) y a los medios, que se reivindican como aquellos a los que Assange necesita para lograr la repercusión que Internet, ese “caos”, no lograba para su obra.

Sobre porqué esa estructura personalista y centralizadora:

sería muy cándido pensar que no fue diseñado así a propósito

Vaya, parece que no me fui demasiado lejos.

Algunos dirán que lo de Assange es «periodismo del wenoweno» y que cómo vamos a quejarnos. La realidad es que es eso: periodismo del de toda la vida, fijando agenda con Assange a la cabeza de la reinvención de las agencias de noticias.

Internet prometía repartir el poder precisamente al evaporar el control sobre una agenda única. En muchos sentidos, eso sigue siendo una promesa: dos décadas después la mayoría se congratulará de la maniobra del habilísimo Assange y seguirá reclamando a las televisiones que hablen de su supuesta revolución. En muchos sentidos, esa promesa sólo la esperamos unos pocos. El resto, respondiendo a lo que preguntaba Artesano en un comentario, está a gusto así; quizá no quieren ser libres.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

4 Comments

  1. ¿Alguien se acuerda de que tras las filtracionse de información secreta de las embajadas estadounidenses iban a publicarse muchas más cosas sobre China, Rusia y los bancos estadounidenses? Recuerdo un titular que decía que muchos bancos en EE.UU. estaban preparando planes de contigencia para la publicación de comunicaciones secretas.

    ¿Qué fue de ello? ¿Un bulo? ¿Assange recibió “advertencias”? ¿Nunca existió? Sería curioso recopilar titulares de aquella época.

    • Es la típica cosa para la que vale la pena hacerse un calendario con alertas. “Declaraciones que dejarán en ridículo al firmante dentro de 2 años”. Los que esperaban que WikiLeaks cambiara el mundo se retrataron. No es que no nos pase a todos alguna vez (claro que nos pasa), pero ahora estamos hablando de WikiLeaks, claro ;)

  2. (a) Todo el mundo tiene agenda, en tanto tiene intereses propios. Tener agenda no es malo en sí mismo: el problema es ocultar la agenda. En lo que se refiere a los medios, creo que sí se puede llegar a un cierto grado de objetivismo en la medida en que tu agenda sea reflejar distintos puntos de vista sobre cuestiones específicas. Pero claro, ésa no es la agenda de nadie ahora mismo.

    (b) Creo que era Séneca el que decía que la mayor parte de la gente no quiere ser libre: quiere un amo benevolente. Pues eso.

    • Pues sólo dos cosas, pero ambas ciertas: lo malo no es tener agenda, sino encubrirla. Yo mismo defiendo el derecho a tener mi propio plan de dominación mundial ;) Y está claro que bajo la afirmación de Séneca hay parte de verdad, terrorífica (una multitud dispuesta a aceptar un amo benevolente podría volverse contra ti como si del agente Smith se tratase para defender el status quo), pero verdad.

Submit a comment