Agenda

Por agenda entendemos el conjunto de cuestiones que ocupan las preocupaciones y conversaciones de un grupo de personas y que condicionan los planes futuros y las acciones a llevar a cabo por el mismo.

Agenda pública

La agenda pública está constituida por los temas que ocupan la conversación de un público concreto.

Generalmente, la agenda pública tiene un carácter marcadamente nacional, y varía de unos países a otros. Esta condición es atribuible al hecho de que el ámbito de actuación de los principales medios de comunicación es nacional: televisiones, radios, periódicos generalistas.

Medios de comunicación y fijación de agenda

La fijación de agenda establece que los medios poseen la capacidad de influir grandemente sobre su audiencia, en los términos en que los medios deciden qué historias tratar, qué prioridad darle a cada una de ellas y posicionarse a favor o en contra de un tema determinado.

Mediante la selección diaria de lo que es considerado noticia, los editores de periódicos atraen la atención pública y determinan nuestra percepción sobre lo que va a ser considerado, precisamente a consecuencia de esta selección del editor, como asunto importante del día.

Es esta capacidad, y este rol, el que se conoce como fijación de agenda. Tras la fijación de la agenda, está la construcción de la misma en términos políticos.

Internet, la blogosfera y la dimanitación de la agenda pública

Con la llegada de Internet, la capacidad de fijación de agenda de los medios se ve amenazada no por el poder político (que obviamente está interesado en la construcción de una agenda única y manipulable), sino por la aparición de grupos de conversación al margen de los medios de comunicación de masas.

Internet, con la miríada de foros, blogs y micromedios que crecen y prosperan en ella, hace posible la habilitación de agendas propias para cada comunidad. Personas que desarrollan conversaciones al margen de los medios de comunicación masivos y decide cuáles son sus prioridades, y cómo acometerlas.

Este proceso de deliberación está fuertemente amparado en la estructura de las herramientas más clásicas de la red: grupos de noticia, listas de correo, foros y blogs.

El efecto nocivo de la web 2.0

Las herramientas de la conocida como web 2.0 originarias, tenían un carácter abundante y acorde a este respecto (excepto por la infraestructura centralizada), pero herramientas posteriores como Twitter o Facebook destruyen la posibilidad de crear agendas propias alternativas a la construida desde el Estado con el apoyo de los medios, contribuyendo a una regresión social que nos devuelve a un estado pre-Internet, con una discusión empobrecida y fuertemente centralizada, de nuevo, en el Estado nacional y sus límites.