Premio Gran Hermano Francia 2007 para el colectivo Refus ADN

Hace unos días se entregaron los premios Gran Hermano Francia 2007 a las personas o colectivos que durante el año pasado han atentado contra la privacidad. Hay merecidos premios-castigo para varias personalidades y los podéis ver todos en la página de la organización (via EDRi).

Sin embargo, en vez de comentar los premios negativos me voy a quedar con la mirada positiva: el premio Voltaire de la vigilancia que le han dado al colectivo Refus ADN, que ha sido el colectivo que organizó la campaña de rechazo a la base de datos de ADN propuesta por el gobierno francés.

En su día hablamos del proyecto francés de base de datos para expulsar inmigrantes (xenofobia mediante la tecnología, sin tapujos) y de Touche pas à mon ADN, la campaña que promueve información sobre este plan del gobierno francés.

Sin duda importante que estas acciones reciban algo del apoyo que se merecen, pues la labor que hacen es muy importante.

*** Otras ediciones: Premios Gran hermano Francia 2006.

Niños de 5 años en la base de datos de ADN del Reino Unido

La policía del Reino Unido quiere incluir en su base de datos de ADN a niños de hasta 5 años que muestren un comportamiento indicativo de que se convetirán en delincuentes cuando alcancen la edad adulta. (The guardian via Slashdot).

Así que piensan utilizar perfilado de carácter a niños de 5 años para saber quién se convertira en terrorista. Eso es mentira. El profiling se equivoca incluso entre adultos (ese es uno de los grandes problemas con este asunto, no es sólo que te quiten la privacidad, es que el sistema falla y te podrían culpar por lo que no te corresponde). Intentarlo con niños de 5 años es una locura y no se lo cree nadie. Pero, introducir el sistema a las generaciones más pequeñas tiene todo el sentido si lo que persigues es introducir una medida de control a la sociedad en su conjunto: «tú me detestas pero tu hijo me pertenece porque no habrá conocido otro mundo». No con esas palabras, pero una idea parecida expresó un famoso dictador del siglo pasado cuyo nombre no pondré. El concepto al fondo de este asunto es el desarrollo de tolerancia ante el control.

En España, esta base de datos funciona desde noviembre para apresar «malos» (aunque de momento ese grupo no incluye a pequeños inocentes de 5 años de edad), en Francia la justifican con el asunto de la inmigración (lo cual llevó al nacimiento de campañas de repulsa como Touché pas a mon adn).

Todo es mentira, el control que se busca es el de los propios ciudadanos. Hace meses que aquí mismo comentábamos al respecto de Reino Unido que pretendían usar el ADN como medio para imponer una tarjeta de identidad de facto que no consiguen introducir de ninguna otra forma.

En estos momentos conviene recordar a Alex Kahn: «hay que detener los usos de la biometría que se usan para oprimir».

Base de datos policial de ADN, funcionando a partir de noviembre

¡Qué diferentes son las cosas en Francia y en España! Y no me refiero que aquí nuestros jóvenes centren sus ciberturbas en botellones mientras en francia se manifiestan contra los contratos basura (los mismos que aquí en su día se aprobaron sin problemas). Que nadie se lo tome a mal, pero es que así son las cosas. Mientras en Francia tienen un verdadero debate por el control de ADN que Sarkozy quiere imponer a los inmigrantes, en España hace casi un año que se aprobó el proceso de unificación de todas las bases de datos de ADN policiales (Guardia civil, policias autonómicas, policia nacional, …) para «optimizar» el sistema. El anteproyecto de ley para la creación de un banco de datos de ADN no tenía problemas porque la constitución de Platino Iridiado de 1978 no habla de «intimidad genética». Si el que no encuentra una justificación y una excusa, es porque no quiere.

En su día ya hablé del asunto. Fue en enero de 2007, hace 9 meses. ¿Base de datos policial de ADN? Pero no ha habido debate al respecto. Todas las fuerzas políticas a favor o mirando hacia otra parte. Nadie discrepa, nadie plantea al menos cortapisas al control que esa ley otorgaría. En Francia, Le Monde se mostró crítico con el proyecto de «fichaje policial mediante ADN» y hay campañas contra este proyecto.

¿En España? Aquí lamentablemente el debate no ha trascendido a la opinión pública. En una semana tendremos el sistema en marcha pero nadie se ha enterado. Y nadie se ha enterado porque nadie lo ha denunciado, evidentemente el pueblo llano no tiene tiempo para ojear las miles de páginas del BOE, los cientos de proyectos de ley que pasan por el parlamento. Es misión de los políticos conseguir que la gente se entere de estas cosas, para legislar de frente y no de espaldas. Es misión de los partidos políticos garantizar que la gente comprende cómo se les está gobernando. O así sería en una democracia sana, pero ya sabemos que ésta está mal engrasada.

Pues nada. Así nos brilla el pelo. Si nuestros políticos no nos avisan y los medios de comunicación no les dan caña, ¿cómo se supone que debemos enterarnos que existe esto? Pues de casualidad, en una noticia tangencial que además deja ver la falacia: el nuevo banco de ADN reabrirá 2000 casos aunque no se sabe cuántos resolverá, ya que muchas muestras no se pueden asignar con fiabilidad (Público). Y digo yo, ¿para qué carajo lo hacen entonces si no sirve para eso que nos dicen que sirve? Pues bueno, para empezar tendrán nuestro ADN, ahí enterito. Esperando que les sea útil para algo, aunque sólo sea cobrarnos un extra para sanidad porque «nuestro adn indica que somos propensos a ESCRIBAAQUISUENFERMEDADPREFERIDA».

Nadie dice nada, pero no creo que sea culpa sólo de la gente. Los políticos son el problema en este caso, ellos no explican nada y les pagamos para gobernar y explicar su gestión (o para controlar al gobierno y explicar su gestión, caso de que pierdan las elecciones). Pero ahí están todos, felices con su gran mentira, unos porque dicen que España es la 8ª economía mundial aunque eso no se lo crea ni el banquero más corrupto de España; otros porque dicen que hay que estar orgulloso de algo que no tiene mérito alguno. Y la realidad es que nos vienen jodiendo hace tiempo y nadie nos dice nada.

No toques mi ADN (touche pas à mon ADN)

Ya hemos mencionado algo sobre el proyecto de Sarkozy de fichar a los inmigrantes recogiendo muestras de ADN para verificar que a aquellos que van a residir en Francia diciendo ser sus familiares son realmente sus familiares. En concreto hemos hablado sobre el rechazo que genera este proyecto de identificación biométrica.

De la falacia política que ello supone. Que la ley en Francia (igual que en España) ponga los lazos afectivos por encima de los lazos sanguíneos (lo que justifica y permite que existan hijos adoptados que viven mejor con familias adoptivas, con las que no comparten el ADN, que con sus familias sanguíneas) y de la violación de los derechos de estos familiares no consanguíneos por esta norma podríamos hablar durante horas.

Esta anotación es mucho más sencilla, hay una campaña para recoger firmas en contra de este proyecto. Touche pas à mon ADN. Algo así como «no toques mi adn». Estáis todos invitados a firmar (via Les cent jours).

«Hay que detener la biometría que se usa para oprimir»

Esta mañana me desayuné con una interesante entrevista al bióquímico/genetista francés Alex Kahn aparecida en la edición en papel del diario Público. Después del almuerzo pensé que era interesante comentarlo y he buscado la versión digital de la entrevista. De ahí tenemos este par de preguntas y respuestas:

¿Por qué se opone al proyecto?
Es un proyecto ineficaz e inmoral. Pensaba desde el principio que diputados y senadores, en cuanto comprendieran lo que de verdad se les estaba proponiendo, lo iban a rechazar.

¿Sugiere que una cosa es el texto y otra la intención verdadera?
El proyecto de ley afirma que la prueba de ADN será voluntaria para que las familias extraeuropeas puedan probar el vínculo familiar que les permitiría inmigrar. Pero esa voluntariedad es falsa. Está claro para todos los servicios del Estado francés que, en cuanto se instaure el principio legal de la prueba de ADN, quienes lo acepten podrán inmigrar y quienes no lo acepten, no.

Sé puede decir más alto pero no más claro. Y desde aquí siempre mencionamos que no nos gusta la biometría porque lo que hay detrás de todos esos desarrollos es un deseo de control muy potente.

La entrevista es muy cortita, háganse el favor de leerla completa. Este proyecto ha sido recuperado por Sarkozy para Francia, pero no es nuevo (aunque ya fue rechazado por el Senado, si no recuerdo mal).