Bocados de Actualidad (59º)

Ahí van otra vez: quincuagésimo novena ronda de los Bocados, un montón de anotaciones para un domingo que, un servidor, va a pasar lejos del ordenador. Esta semana, Russian Red al micro y la guitarra.

  • La pastilla roja y medir la economía en función de los postres.
  • Francisco Polo critica la decisión de impedir a los militares y demás gente de defensa el libre acceso a la red. Carme Chacón ya ha tenido que recular.
  • Daniel Bellón destaca dos párrafos del discurso de Juan Gelmán en la ceremonia de entrega del Premio Cervantes.
  • Schneier y la ingeniería inversa a los parches de Microsoft Windows Update que permite saber qué están parcheando y obtener exploits para esos fallos en sólo minutos.
  • Arnau también tiene motivos para abandonar a la-gran-G.
  • Martínez Soler y la campaña para promover la X en la casilla de “fines sociales” en la declaración de la renta.
  • Antonio Ortiz le dedicó un post al escándalo de Phorm (y yo aún no me hice el tiempo).
  • Pymes y autónomos avisan de la entrada en vigor del nuevo reglamento de la LOPD. También lo comentaron en Lo de menos.
  • Popular Science reparte una serie de consejos para mejorar algunos aspectos de nuestra navegación (y el rastro de información que dejamos por el camino), nos lo contó Acalpixca.
  • Por último, pero no menos importante, Engadget y la interfaz definitiva hombre-portátil para mejorar la privacidad cuando usas tu ordenador en público *laugh*.

A pasarlo bien :)

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

    • A mí me parece fatal. Francisco Polo lo explica: las fuentes de información muchas veces no están en páginas oficiales. Ciertamente no estará en El País ni en El Mundo ;)

      Y me parece fatal porque empiezas bloqueando a los militares el acceso a Marca y acabas bloqueando a todo el mundo todo. Yo en Alemania no podía ni leer las noticias “generalistas”. No podía ni abrir El País, El Mundo o 20minutos. Peor aún, podía abrirlos, porque el tráfico estaba filtrado y se quedaban con toda la cache de mis conexiones. Si los llego a abrir lo habrían sabido, y quizá me habrían largado (a un tipo lo echaron justo antes de yo llegar, sólo lo ví su último día). Es más que el simple panóptico, el panóptico era inabordable, es el Vigilar y Castigar de Foucault.

      Me niego y me alegro por los militares, porque la verdad es que ha sido la “brillante” Ministra pacifista de defensa la que les ha intentado censurar. De una persona que dice estas tonterías, todo intento de “control” o “censura” hay mirarlo con lupa, porque seguramente sea una cagada :)

Submit a comment