Al cuerno los editores

«Que las cosas existan, que estén publicadas no implica que deban ser vistas o leídas y, por tanto, no hacen daño a nadie. Los discursos de los editores defendiendo su labor de selección suelen esconder el intento de preservar un privilegio o la búsqueda de prebendas y limosnas a cargo de los impuestos. Por no hablar de la enormidad de sandeces que se publican o ruedan al año. A la semana.»

Gonzalo Martín, ¿Cine?

Y entre esa enormidad de sandeces se me viene a la cabeza alguna película y, sin ir más lejos, el artículo de el El país que Gonzalo comenta y al que, si bien Gonzalo dice no ver diferencias con un blog personal, yo sí le veo diferencias frente al blog promedio: los blogs que leo ni juegan a confundir al lector ni son ambiguos sobre la legalidad (¿qué coño quiere decir que algo es paralegal?) y no intentan pasar por novedad lo que ya era una obviedad hace ya muchos años.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. Bueno, efectivamente. Lo que quería decir con que no le veo diferencia con un blogger cualquiera es que la redacción resulta ser el mismo bastión de exhibición personal que se dice que la prensa y el periodismo no debe ser. No cuenta nada, pero en concreto este redactor ya nos la ha jugado algunos recabando información sin citar a quien se la da y descubrir la pólvora. Como en el mundo blogger hay de todo pero no osa presentarse como la verdad, decir que no hay diferencia es como decir: la prensa que defendéis es una farsa.

    Quizá lo he explicado mejor en Criticidades: http://www.criticidades.com/2010/09/curso-acelerado-de-arrogancia-legitima.html

Submit a comment