Si todo falla, contrata adwords y sigue equivocándote

Por etapas, la historia ha sido así.

  1. El ministerio lleva años dilapidando dinero público (que haría bien en gastar en escuelas, limpiando nuestras calles, en sanidad o en justicia) para convencernos de que compartir no es bueno, aunque todos sabemos que compartir es bueno.
  2. Se anuncia la última campaña difamatoria del ministerio: si eres legal, eres legal. Con un buen montón de dinero público desperdiciado en lavar cerebros para que acepten lo inaceptable.
  3. Con cuatro duros y la red de nuestra parte, se lanza un Google Bombing para posicionar la anti-campaña aclaratoria: si eres legal, comparte.
  4. En apenas unos días, ganamos de calle. Los primeros resultados (los 2 primeros y 9 de los 10 primeros) se refieren a la campaña aclaratoria. yay!
  5. El ministerio decide desperdiciar más dinero público y compra la frase “si eres legal” en AdWords para salir por encima del Google Bombing.

Aquí la prueba gráfica, una captura tomada el día 25 de diciembre de 2008:

Si eres legal, adwords

Y mientras el ministro pegándose la vida padre en Tánger «hermanando pueblos a través del cine, para que nos conozcamos mejor». Pues espero que no les hayan puesto la última de Garci. Manda cojones.

Sobre qué se dice y quién lo dice

Veo mucha gente (estoy rodeado) que no le importa una mierda qué haga un político, sino qué político sea el que haga algo. Es como cuando ves que a ZP no le han montado una huelga general en 5 años, cuando recorta libertades a destajo. Como cuando Artur Mas y Rajoy pidieron el carnet por puntos para el buen inmigrante y se le lanzaron al cuello, mientras nadie dice nada (ni en el mundo político, ni fuera) cuando es el PSC quien lo dice ni cuando el PSOE te habilita una sala VIP para deportaciones. Está claro que no es cuestión de gobiernos, sino de Estado. Y que la lógica de éstos es aberrante. ¿Hasta cuando callaremos?