Aprueban la retención de datos en la UE

Leo lo siguiente:

El Consejo de Ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea (UE) ha aprobado definitivamente la directiva sobre retención de datos telefónicos y de comunicaciones electrónicas a la que el Parlamento Europeo dio el visto bueno el pasado 14 de diciembre. Dicha normativa obliga a los operadores a retener los datos durante un periodo de entre seis y 24 meses para la lucha contra el terrorismo y otros delitos graves.

Como siempre la excusa del terrorismo. Las cruzadas, como los últimos mil años, son la excusa buscada para justificar lo injustificable. Siempre fue así. Lo peor es que esos “otros delitos graves” servirán lo mismo para un roto que para un descosido: Ya saldrán todos los grupos de presión de turno proclamando a los cuatro vientos que su problema es realmente serio y que ellos también merecen acceso a esa gran base de datos. Tiempo al tiempo.

Voy a hacer ahora un poco de retroalimentación (feedback que dirían los angloparlantes) por parte de pululante que en un artículo publicado a raiz de algunas informaciones que encontró en distintos blogs (entre ellos éste, de ahí lo de retroalimentación) planteó la inversión a la cuestión que todos teníamos en mente: Si no hago nada malo, ¿por qué me van a vigilar?. Creo que es digno de análisis ese planteamiento, me encanta repetir una frase que leí una vez, y que entró a formar parte de mis preferidas: La libertad crea monstruos pero la falta de libertad crea infinitamente más monstruos.

Aquí ya hemos hablado anteriormente sobre esto (Retención de datos: Por qué hay que negarse y ¿Cómo te afecta la retención de datos?, entre otras cosas). De hecho a la derecha hay un bloque con enlaces donde siempre podemos encontrar un enlace a la web de la campaña “La retención de datos no es la solución”. (INFO: La retención de datos no es la solución).

Fuente: ELMUNDO.es

Gracias por el aviso, prime.

Actualización 2006-02-23 @ 22.10h

La directiva aprobada prevé un periodo de retención de datos que podría estar entre los 6 y los 24 meses, pudiendo cada estado adoptar tiempos mayores si así lo estiman oportuno. En algún sitio he leído esta tarde que Polonia ha anunciado que piensa retener los datos de telecomunicaciones ni más ni menos que durante 15 (¡QUINCE!) años.

Y valga mencionar que tanto Irlanda como Eslovaquia se opusieron a la aprobación de esta directiva.