Las videocámaras no deben grabar las conversaciones

La Oficina del Comisario de Comunicación (ICO) del Gobierno británico ha hecho público un informe en el que afirma que las videocámaras (CCTV) no deben grabar las conversaciones a no ser que sea estrictamente necesario (TheReg). El anuncio viene debido a la generalización del uso de videocámaras que graban las conversaciones, de las que hablamos por aquí ya hace tiempo.

Evidentemente, ese «estrictamente necesario» es interpretable, y eso es un problema. En realidad no se debería permitir esa grabación. Pero también es cierto que es un avance que desde las oficinas de control de la sociedad occidental más vigilada se reconozca que no se están haciendo bien estas cosas. Esperemos que el próximo paso sea regular estas grabaciones para impedir que se registre absolutamente todo.

El informe [pdf] reconoce que la videovigilancia es altamente intrusiva y que sus consecuencias negativas pueden hacer que ésta pierda el apoyo desde instancias públicas del que podría llegar a gozar en otro contexto.

Jonathan Bamford, miembro de la ICO, ha pedido a las organizaciones británicas que instalen videovigilancia que «sean extremadamente cuidadosos con los datos», lo cual da la razon a los que se quejan de que el 95% de las cámaras en suelo británico no se ajustan a la legalidad de protección de datos de allí. Un dato a tener en cuenta cuando analicemos si las que hay en españa están o no dentro de la ley, que muchas parece que no se ajustan a la ley.

Recordemos que en 2006 ya existían en suelo británico 1 cámara por cada 14 ciudadanos y que ahora puede haber un 50% más, según estimaba EDRi hace unas semanas (y no tengo el enlace a mano).

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment