Vender canciones sueltas

«Gasté un montón de tiempo secuenciando el álbum hasta dejarlo bien. Hay un montón de mis canciones favoritas que no acabaron en el álbum tan sólo porque no se ajustaban bien al conjunto de la obra».

PJ Harvey, hablando de To bring you my love (uno de sus discos)

Ahora bien, ¿por qué pongo esto precisamente hoy? Pues porque a menudo se nos dice que el futuro de la música es vender canciones sueltas. Pildoritas de música a precio supuestamente reducido (algo que en iTunes no se da, pues cuesta igual comprar el disco tema a tema que ir a la tienda y llevártelo con libreto y caja). ¿De verdad el futuro de la música es iTunes y componer/vender únicamente singles? Quizá sea el futuro de la industria de la música, pero los artistas que están más allá del simple producto de mercado quizá no estén de acuerdo con esa teoría; puede que PJ Harvey vaya a ritmo diferente al resto de músicos de su generación, pero no le voy a atribuir tanto mérito, más bien habría que diferenciar entre los que son propensos a sentir daño de honor y los que al ver cómo su música es oída se les arregla el día.

En el fondo conseguir que paguemos las cosas tramo a tramo (canción a canción) es parte del camino hacia el modelo de suscripción universal que persigue la industria. Este modelo lejos de ser utópico o estar a punto de fracasar se asienta con cada reforma legal (se posiciona con el canon digital tanto en soportes como el que quieren imponer a las conexiones y que también se piden en otros países europeos como Francia). También con los humillantes 75 millones de euros que el actual ejecutivo ha prometido, o con la agencia censora propuesta por Rajoy para vigilar que nadie vea ni oiga nada sin pasar por caja.

Puede que la industria vea en esta estrategia una puerta abierta a la esperanza frente a la muerte que les ronda, pero desde luego no parece ser lo que el resto del mundo pide ni necesita, ni parece responder a la realidad de los verdaderos artistas (los que se preocupan más de componer que de su honor). Por jugar al absurdo, ¿se imaginan que Mozart viviera en 2007 y lo obligaran a componer sólo arias? No me imagino a Mozart escribiendo solo arias, por mucho que algunas de éstas sean la parte de sus óperas más recordadas por todos y formen parte de la cultura popular.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment