Los valores del deporte y el orgullo nacional

«Muy desamparada y triste tendría que ser mi vida si estuviera esperando a que viniera a ponerle “ilusión” un lanzador de martillo. A mí sus deportistas me traen al fresco. Como espectáculo, el deporte me aburre hasta la pérdida del conocimiento. Como espejo de virtudes morales, la competición me parece despreciable y detesto ese enaltecimiento a cualquier precio de la victoria y esa atención exclusiva al resultado. También me repele el individualismo rabioso y, en los deportes de equipo, el chovinismo vomitivo de las Olimpiadas. Ese recuento de medallas (da lo mismo cuáles) en el que media España anda embebida me da vergüenza ajena.

Si usted siente “orgullo personal” porque un tipo al que ni conoce corra más rápido que otro, allá usted. Si eso satisface sus ilusiones, pues me alegro, aunque no pueda evitar preguntarme qué clase de vida llevará usted para tener semejantes ilusiones. En fin, hable en su propio nombre, hay algunos (pocos, no se alarme) que pensamos que el “espíritu olímpico” y el “orgullo nacional” son una verdadera indecencia

Rafael Reig, Olímpico.

¿Te alegras si gana Fernando Alonso y crees que Pau Gasol es mejor que Kobe Bryant? ¿Te alegrabas de las medallas conseguidas por desconocidos aunque para nada cambiasen tu contrato temporal que no llega a mileurista? ¿Saliste a la calle vestido de requeté para celebrar la eurocopa? ¿Crees que tu país es el mejor país del mundo? ¿Estás orgulloso de haber nacido con dos brazos enteros ya puestos en su sitio y todo?

Puaj.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

7 Comments

  1. Pues yo sí que me alegro con Fernando Alonso y Pau Gasol. Aunque soy perfectamente consciente de que a la mañana siguiente me toca levantarme e ir a currar a la misma hora y por el mismo sueldo.

    Supongo que esto entra en ese pequeño conjunto de ilusiones irracionales que nos alegran la vida y que todos tenemos.

  2. Creo que el motivo por el cual nos alegramos de que gane la selección o de que gane Fernando Alonso o de que gane Nadal no es otro que el que haya gente con una unión identitaria que desea todo lo contrario, de forma que aquellos que nos sentimos en unión identitaria con estos deportistas aunque esa unión se base únicamente en el país de nacimiento, y algunos deportistas ni eso, nos unimos con el objetivo de humillar al contrario como autodefensa para no ser humillados.

    Aunque claro está, siempre puedes adoptar la postura de : me paso por el arco del triunfo lo que digan aquellos que desean que pierdan estos tios porque no me siento para nada identificados con ellos.

    Todo se reduce al grado de identidad que sientes que compartes con ellos y éste es impulsado y amplificado por los medios de desinformación con objeto último de hacer negocio y de control social.

  3. Yo soy consciente de que no me tengo que alegrar, y no me alegro si me caen mal como Alonso. Cuando me caen simpáticos, como Nadal, sí que lo hago. Y lo del fútbol fue diferente. No me disfracé ni hice nada de nada (bueno, me tomé una pinta a la salud del yayo Aragonés) pero no puedo dudar que me alegré.

    Aunque para decirte la verdad de lo que me alegraría mucho más es de que lo que hiciese catacrac del bueno fuese el tinglado blanqueador de dinero que es la liga de fútbol (en España, Italia, Inglaterra), el stardom de la música de discográfica, y por supuesto Tinseltown y su nefasta fábrica de sueños.

    Es de vergüenza que el único talento que se premie con dinero estratosférico, notoriedad y devoción quasi religiosa (y por lo tanto lo único que anhelan los jovenzuelos) es el talento de darle pataditas a un balón, o el talento de estar moníiiiiisima en todas las actuaciones.

    Además de que el deporte planteado hoy en día es idéntico al de nuestros antepasados romanos: pan y circo para garantizar la “paz social”.

  4. Yo creo que esto es un poco más profundo de lo que parece.
    Me explico:
    antes los “piques” entre países solian arreglarse con guerras, esto hoy en día entre “países desarrollados” ya no se estila y la “guerra” actual suele dirimirse en el terreno de juego, en el recuento de medallas, etc.
    También hay que tener en cuenta que este tipo de eventos son vertebradores de la sociedad, por ejemplo el futbol:
    – En el futbol podemos encontrar aficionados de todas las edades, clases sociales, nivel económico, incluso entre aquellas personas que han venido de terceros países.
    Parece que no, pero cohesiona y mucho. Además no nos engañemos la identidad nacional muchas veces se construye en confrontación con el “vecino” lease por ejemplo el pique historico madrid-barça, etc.
    Evidentemente no todo son laureles y tiene sus incovenientes e incluso se podría decir que sería mejor que hubiese otras actividades que cohesionasen más y de una mejor manera pero de momento es lo que hay.
    P.D. Y esto lo dice alguien que no ha visto un partido de futbol entero en la vida y que cree que los sueldos de los jugadores de primera división son una burrada y que muy a menudo actividades como el fútbol se usan como opio para el pueblo.
    Saludos.

  5. No entiendo ¿que parte te da asco? ¿Que apoye a alguien que no conozca o con quien simplemente tenga en común la nacionalidad?. Esa persona representa en su deporte a su pisa, o a su comunidad y no le veo mucha gracia a seguir motivando individualismo de “me importo yo y después yo solamente”. El apoyo al deporte es una acción de comunidad, necesaria para la subsistencia de la misma. Es una acción cultural y de ocio que ayuda a liberar estrés (en su mejor versión, que existan otros que se conviertan en xenófobos o similar es otro tema). No le veo ningún problema a apoyar a alguien de tu pais, de verdad que cuesta entenderlo.

    Saludos…

  6. “No le veo ningún problema a apoyar a alguien de tu pais, de verdad que cuesta entenderlo.”

    ¿Te refieres a esos “patriotas” que se envuelven en la bandera de su país mientras tienen su residencia en paraísos fiscales como Alonso y tantos otros?

Submit a comment