La última Britannica de papel

Britannica
[Foto: Ángel Franco / NYT.]

Las rotativas que imprimían la Encyclopaedia Britannica deberán desde ahora buscarse otra ocupación: tras 244 años, la tradicional enciclopedia dejará de ser impresa, según cuentan en el NYT.

Según sus gestores, no hay nada por lo que llorar, hay mejores herramientas ahora. Tienen su web, dicen. La realidad es que sí, hay mejores herramientas. Lo que no me queda claro es que el relevo natural de la vieja britannica (con la que no me une ninguno de esos lazos sentimentales de los que todos hablan, pues en casa había otras enciclopedias) sea su propio sitio web.

Otros proyectos como Wikipedia han demostrado más agilidad pero, sobre todo y pese a las críticas, han demostrado conocer mucho mejor las nuevas formas de financiación colectiva, con campañas periódicas para recoger fondos que la mantengan en pie.

No obstante, Wikipedia persigue sustituir una cosa por otra: un conjunto de académicos por una creación distribuida… que desemboque en un proyecto centralizado. Abunda demasiado esa devaluada actitud disruptiva.

En realidad la web hace posible mucho más que una página web con más información, más actualizada y más exacta que la Britannica. Hace posible millones de webs con pinceladas de información profunda y específica. Muchas de ellas bajo la forma de Pedias. Si quiero aprender sobre lo que sea (desde los cambios en la distribución audiovisual, a recetas de cocina), lo más probable es que haya una Pedia operativa y específica que me da sin rodeos toda la información relevante.

¿Es la wikipedia la nueva Britannica? Posiblemente. Pero si eso significa algo, significa que lo más interesante, lo disruptor y más avanzado, está ya en otra parte. ¿O no es ésa la lección final de ese clásico de papel que ya nunca más se imprimirá en papel?

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. Buenas

    “Lo que no me queda claro es que el relevo natural de la vieja britannica (con la que no me une ninguno de esos lazos sentimentales de los que todos hablan, pues en casa había otras enciclopedias) sea su propio sitio web.”

    Para los que hacen la Británica, está claro que la versión web es el sustituto total de la de papel, para el resto de los mortales tal vez no :P.

    Aunque comparto la preferencia por las pedias distribuidas (o el gusto por el valor agregado que suponen, por eso intento mantener una) creo que queda más que suficiente espacio para las Wikipedias (el plural no es una errata), es la diferencia que siempre ha existido entre una enciclopedia y una monografía, o si se prefiere, una enciclopedia generalista (la Bitránica) o una específica (la Enciclopedia Ilustrada de Salud), entre otras cosas porque buscar en una fuente generalista y centralizada hoy por hoy es más fácil (y para algo superficial casi suficiente) que en una distribuida (más teniendo en cuenta el funcionamiento actual de los buscadores).

    Creo que en estos casos una cosa no quita la otra, o mejor dicho, en la convivencia está la clave, que exista un sistema distribuido no resta valor a lo que puede aportar el centralizado, ni lo contrario, incluso se pueden complementar (es lo que hace una generalista cuando usa y manda a referencias externas para ampliar información, o una específica para apoyarse en definiciones generalistas y no perder el tiempo en ellas). El problema está cuando se intenta imponer lo centralizado (que es lo que nos lleva el control ejercido por los intermediarios de la información), puesto que ahí pierde todo (lo uno y lo otro). En ese sentido la distribuida tiene una ventaja, que es su propia naturaleza, frente a la centralizada, mucho más fácil de controlar y manipular.

    Hasta luego ;)

    • Una cosa que hay que tener clara es que cuando hablamos de «estructuras distribuidas» y «mercados libres de verdad» estamos aludiendo a una definición que, al estilo de los teoremas matemáticos, sólo sirven para las condiciones exactas para las que se definen, y no las vemos en ninguna otra parte.

      Teniendo esto claro, entendemos de un vistazo que no hay (nunca la hubo) una estructura verdaderamente distribuida, siempre hay nodos que acumulan atención, o liderazgo, o influencia. Y eso admite que haya wikipedias, y enciclopedias específicas de salud y todas las demás.

      El sistema sigue siendo válido mientras no se concentre demasiado y mientras siga habiendo «pequeños relevantes». Esto es, nunca será distribuido (como nunca habrá un mercado real que impida que los negocios sean chanchullos de amiguetes), pero todo será mejor cuanto más repartida esté la atención y la influencia entre ese enjambre de pequeños relevantes.

      (Me ha gustado esa expresión de «pequeños relevantes» así que la pongo una tercera vez xD)

Submit a comment