El síndrome de la gestapo

El síndrome de la gestapo. Algunas personas interpretan que “no sé” significa “vuelve a preguntármelo hasta que lo sepa”.

Europa con alambre de espinos

La élite política europea regala a la élite política irlandesa un comisario europeo (uno de esos puestos no democráticos con mucho poder que no nos dejan elegir). A cambio, el estado irlandés deberá ignorar a sus ciudadanos y volver a preguntarles acerca del tratado de lisboa (ya saben, ese tratado en que mutó la constitución europea para burlar el NO holandés y el NO francés sin preguntarles nunca más ni a ellos ni a los demás europeos).

Europa sufre el síndrome de la gestapo. El foco en la cara. El humo del tabaco. Torearnos hasta imponernos lo que quieren.

Ay de las oportunidades perdidas, ay del estado de bienestar decapitado.

[El diseño de la imagen es de Alvaro Valiño]

Actualización (2008-12-14): Genial la viñeta al respecto de este tema en Rue 89. Me ha recordado a ese clásico de la manipulación que fue la papeleta del referéndum para la unión entre Austria y Alemania bajo el 3er Reich.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

8 Comments

  1. Lo cierto es que yo me considero europeísta. Fui uno de los que votó SÍ al referéndum. Creo en ese proyecto más que en cualquier caricatura nacionalista. Sin embargo, el proyecto de unidad europea no cumple tanto la misión de superar la conmoción de nuestro pasado (guerras y más guerras) como la ansiedad por una hegemonía económica que aún no tenemos. Europa hoy por hoy es un asunto de economía y no de sociedad. En este sentido estaría contigo.

    En cualquier caso, las grandes transformaciones no se deben tanto a la Unión Europea como al incansable trabajo del capitalismo tardío. Los protestantes contra el proceso de Bolonia, por ejemplo, ¿contra qué luchan? ¿Es malo homogeneizar los planes europeos o es malo privatizar la universidad? ¿Realmente el bloqueo de las clases es una solución? ¿La manifestación incansable sirve de algo, ahora que llevan alrededor de tres años? ¿Quién es culpable de la privatización, la Unión Europea o el proceso tardocapitalista en el que ésta se ve inmersa?

    Yo abogo por separar los pros y los contras de un proceso que parece imparable. Interrail, para mí, es parte del proyecto europeo, pero de esto sólo se habla como exotismo abanderado por cuatro mochileros en busca de aventuras. Europa no es únicamente una tendencia homogeneizadora, es también la capacidad de facilitar una beca Erasmus.

    Bueno, para no alargarme. Estoy contigo en que las cosas se están haciendo fatal. Por otro lado, creo que hay que ilusionarse con los aspectos positivos que nos ofrece la Comunidad Europea y potenciarlos en la medida de lo posible.

  2. El problema, CoeN, es ESTA Europa. Estoy convencido de que a los holandeses y franceses que dijeron que no al tratado por el que se pretendía fingir una constitución es difícil ganarles a europeístas. El problema como dice Versvs es que en ESTA Europa parece que no están preparados para oír una respuesta que no sea la que esperan.

    Holanda y Francia se opusieron al tratado, si lo que hacemos es cambiar el tratado para que Holanda y Francia no digan que no, vamos por el buen camino; si lo que hacemos es cambiar la pregunta, formularla de otra manera o no preguntarles más… estamos haciendo algo mal.

    ¿Tan difícil es de comprender que queremos OTRA Europa? Debe ser que sí, porque claro, al fin y al cabo un referéndum solo aporta un bit de información sobre la opinión de los ciudadanos… Ahí se ve lo que les interesa lo que pensamos.

  3. Exacto, Foncu. El problema no es que no queramos Europa. El concepto de «Europa» (que define hasta 4 cosas diferentes -continente, estados-nación europeos, unión europea, zona económica europea) es positivo si lo entendemos como un concepto globalizador y liberador por ese mismo proceso: menos aduanas, menos fronteras, más movilidad para la gente. El problema es que se nos da la opción de elegir entre un número limitado de estados que no nos hacen caso o un macroestado que… tampoco nos hace caso. Psé, ¿si me van a ignorar igual para qué tanto dolor de cabeza?

    Europa, de entrada sí, pero otra europa. Más adelante incluso diría que lo que hace falta es más. ¿Por qué vamos a prestar más atención a los checos que a bolivianos, uruguayos, argentinos, chilenos, … con los que tantas cosas tenemos en común? ¿Por qué abrirles a unos la puerta que les cerramos a otros? Al final lo que queremos es una globalización de verdad: no sólo de capitales. Esa no nos sirve, no nos hace más libres.

    Por cierto, CoeN, el proceso de Bolonia (por lo que a mí respecta) tiene cosas buenas. Entre las que no está que las empresas puedan decidir el temario de las universidades que subvencionan… pero bueno, eso da para mucho más que un comentario. ¿Bajas a Málaga estos días? Escríbeme si tienes un día pa un café y pa perder un par de horas :)

    • Las fenomenales condiciones de la editorial (trabajo en la empresa que edita La sombra del viento) me obligan a trabajar el 24 (media jornada), 29, 30 y 31 (media jornada). Así que estaré en Málaga, si todo va bien, del 24 al 28. Supongo que será mejor quedar con tiempo más adelante (y prometo que tendré ese tiempo en un futuro no muy lejano; no pienso continuar donde estoy), pero vamos, también podríamos vernos en el centro o algo (perdí todos los números de la SIM, pásame el móvil por si acaso).
      A propósito del trabajo ¿conoces el texto postanarquista de Bob Black? Salvando algunas simplificaciones comprensibles, a mí me abrió los ojos en una época donde los manifiestos políticos ya no tienen demasiado sentido.

  4. Salud

    Uno de los grandes problemas de esta UE es que termina haciendo las cosas “por narices” y “preguntando lo menos posible”, y así va perdiendo su legitimidad popular poco a poco. Nunca debemos olvidar que el origen marca el fin, y esto empezó como una unión económica, por ello no nos debe extrañar que, a primeras de cambio, le den la espalda a los ciudadanos por… por… cualquier cosa.

    Por otra parte, no es la primera vez que se repite o repetirá un referendo hasta que, por narices, salga el Sí, lo patético de esta vez es que el Consejo (o sea, NUESTROS presidentes) decidieron que era mejor no hacer referendos siempre que se pudieran evitar (triquiñuelas mediante, en muchos casos, en otros como el español, se pierde la sana costumbre de referendos consultivos a favor de hacer las cosas sin hacer ruido y a las espaldas), que eso de un pueblo bien informado y maduro es lo último que quieren.

    Ahora, el tratado de Lisboa es PEOR que esa constitución que no era constitución (solo de nombre), ya que lo poco bueno de la misma (tema de algunos derechos y demás) ha sido suprimido y solo queda la parte “no tan buena” (además que no aborda como el tratado fallido temas como dar poder real al parlamento europeo y esas cosas).

    Hasta luego y perdón por enrollarme tanto ;)

    • ¿Enrollarte? Qué va, comentario guapo :D

      Claro que lo peor es la modificación del texto y que luego dirán que en España se hizo un referéndum sobre un documento… sobre el que no se hizo en absoluto, porque lo cambiaron. Y eso sin contar que los puntos polémicos se sacaron para aprobarlos en leyes pequeñitas sin referendo. Al estilo de los peores gobiernos y sus “decretazos”. Cuando te doran una ley para que no haya problemas y luego decreto a decreto la van dejando tal y como la querían…

      Asqueroso, pero cierto.

Submit a comment