Shoreditch, Manual para vecindarios con problemas

Menuda la idea que han tenido en el municipio de Shoreditch, cercano a Londres. Se les ha ocurrido que para evitar todo problema derivado de extraños, desempleados, turistas, gente que vista *extraño* y demás *escoria* lo mejor era que todos aportaran su granito de arena: ¿Tienes una videocámara? ¿Conexión a internet? Si eres residente de Shoreditch ya puedes colaborar con el restablecimiento de tu ciudad, impidiendo que entre gente *indeseable*. No piden más.

Y así no hará falta que vuelvas a echar las cortinas ni que temas por tu seguridad. Han pensado que lo mejor es que cada vecino vigile con su videocámara, de modo que si ven pasar delante de su CCTV a alguien *sospechoso* den la voz de alarma (enviando un correo electrónico, todo muy moderno) e inmediatamente se enviará a alguien del gobierno que verificará la situación. Incluso han pensado, en un último toque de locura, que también hay *malos* entre los habitantes del pueblo, de modo que si ves a otro residente comportándose mal también lo puedes denunciar…

Todo está bien, ¿Quién no quiso ser el GRAN HERMANO? ¿Por qué no podemos emplear nuestras noches escrutando a nuestros vecinos en lugar de hacer cualquier otra cosa? A mí el punto de que incluso puedas denunciar a vecinos por comportamiento incívico me recuerda a las historias que siempre me contaron de la posguerra, donde unos acusaban a otros por cualquier causa, por simple venganza, y por simple envidia, y la historia acababa en un paredón. Algo salvaje, pero ¿quién te asegura que el ex-novio de tu actual pareja no te guarda rencor? ¿Y si tú mismo tienes un vecino indeseable y caes en la tentación? Bastante salvaje. Y lo peor de estas cosas son los mimetismos estúpidos que harán que en cualquier otra ciudad aparezcan iniciativas como ésta.

Pronto también en tu ciudad. Y es que, como una vez leí a Jose Cervera: “El abaratamiento de la tecnología hace posible ciertos sueños represivos”, si bien es cierto que siempre pensé que nos reprimirían desde arriba, y no me planteé que nos echaran al cieno unos contra otros.

Vía The Register

Actualización 2006-01-11 @ 11.29
Esta mañana, durante el desayuno, en TVE1 creí escuchar (andaba preparando para salir) una noticia en la que hablaban de esto, o de algo similar. Decían que Tony Blair había presentado el plan para acabar con el comportamiento inadecuado de los ciudadanos, y que podías denunciar a ese vecino tuyo que pone la música alta. Decía el comentarista que era ideal para las quejas que se acumulan contra estudiantes y jóvenes (TOMA YA!), y se le veía a él haciendo el pringadillo con una manguera borrando pintadas de una pared, que digo yo que estarían hechas con tiza, porque si quiere quitar una pintada con una manguera… Pero ya sabéis lo preparado que está todo cuando va a venir la tele, así que seguro que era tiza, je! Eso sí, me falta confirmar si hablaban de esta noticia o, para males malísimos, ¡de otra similar! (ya serían dos).

Actualización 2006-01-12 @ 19.31
Pululante nos pasa el enlace a la noticia que comento más arriba en la que aparecía Tony Blair limpiando paredes destrozadas por maleducados británicos que merecen vivir 3 meses al raso. O quizá no lo merezcan, pero les van a dar el susto…

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

5 Comments

  1. Me he pasado más veces y por unos motivos (conexión lenta) u otros (más conexión lenta) me he salido sin dejar huella.
    Interesante artículo. 1984 George Orwell, de hecho él acuñó el término “Gran Hermano”…
    Un abrazo y ahora que ya te tengo localizado y sin conexión lenta dejaré más huellas.

    • Eres bienvenida siempre : )

      Ya sabemos todos que ver las huellas de otros nos ayudan a entender que no estamos solos en el mundo. Cuando se trata de escribir en un blog recibir un comentario es, siempre, un impulso a escribir más y mejor. Es como aquello que leí una vez: “uno no se siente leído hasta que se ve citado en otros libros…”, del mismo modo un comentario es la mejor prueba de que los ratos que echamos no son (si en algún momento pudieran serlo, nos lean o no) tiempo perdido.

      Un abrazo,
      Jose

  2. He quedado alucinado con lo de Snoreditch. En los regímenes totalitarios y en la postguerra civil el miedo al chivatazo del vecino hacía que todos se vigilaran a todos. Un chollo para el Estado.

    La noticia de Blair era una ley por la que, entre otras cosas, se puede echar tres meses de su casa a los vecinos molestos.
    Como siempre la mayoría aplaudirá la medida porque se tienen por “buena gente” y porque “eso no va conmigo”. Hasta que alguien les denuncie y empiecen las molestias. Ya con que te despiertara la policía dos o tres noches seguidas sin motivo creo que sería suficientemente molesto.
    Un link a la noticia

    Y otro enlace a un artículo donde se habla sobre la campaña de Amnistía Internacional para censurar videojuegos. No te pierdas los comentarios de gente que aplaude siguiendo el mismo principio de “eso no va conmigo”.

    • juas, cómo mola el hilo que se ha formado en los comentarios en ese artículo. así nos luce luego el pelo, con tanta “conciencia tranquila”…

      Gracias por el link a la noticia, al final, para males malísimos, son dos noticias distintas… Si es que Blair es para analizarlo. Muchas veces leemos por ahí sobre el Plan de Dominación Mundial de Google, pues todavía nadie se hace eco (ni para hacer chistes, como ese de google) de la política de recortes de derechos que Blair ha llevado desde que entró a habitar en la casita esa donde viven los presis británicos.

      ¡Es un rollo esto de no tener tiempo para nada! :)

  3. En los barrios “medio bien” (o que se lo creen!) de las afueras de Londres ha habido desde siempre lo que llaman el “neighbourhood watch”. Los vecinos que “se apuntan” lo indican bien claro en la puerta de su casa con pegatinas de su grupo de “justicieros” locales.

    (En mi barrio siempre hemos tenido algo similar, llamado “la Felipa”, una señora chafardera-cotilla-a muerte que nos vigilaba constantemente a los chorrocientos habitantes del barrio-dormitorio en cuestión. El fin de semana pasada estuve por allá y la señora esa se me cruzó y me pegó tal repasada ocular que sé que sigue en activo.)

    Pero de “estar al pendiente” (o cotillear) a “montar webcams” y todo el pollo este de Shoreditch hay un buen trecho, ¿verdad?.

Submit a comment