¿Sabías que la creación de subdominios de internet está patentada?

O al menos eso afirma Ideaflood, claro. La realidad es muy distinta pero eso no cambia nada de lo habitual: amenazas, denuncias y juicios.

Aquí tenemos lo último en patentes troll, un tema divertido hoy que todo el mundo habla de la absurda patente sobre el reenvío de correos.

Sin querer quitarle nivel de estupidez a la anterior me parece aún más estúpida esta última, también ilegítima, por la cual Ideaflood (una compañía autodenominada «holding de propiedad intelectual» ha amenazado a multitud de empresas de hosting en todo el mundo. ¡Viva la pepa! Vamos, que un subdominio como el que alberga nuestro pequeño buscador sobre privacidad estaría supuestamente infringiendo una patente.

Por suerte la Fundación para las fronteras electrónicas ha salido al escenario para luchar contra este abuso, otro más, mediante el cual se pretende que una vez más todo el mundo pase por caja por una supuesta violación de la propiedad intelectual de las ideas.

Otra prueba más de lo nefastas que son las patentes de software. Bloquean el avance, se patentan cosas estúpidas como el reenvío de correos, los subdominios o el dobleclick. Y se patentan porque con el nivel de correcciones bajo mínimos, multitud de empresas con más abogados que científicos se dedican a escribir solicitudes de patentes que son aprobadas sin revisar (sólo así se explican estas cosas). Una vez tienes tu certificado de monopolio legal, pasamos a la segunda parte del plan: denunciar a diestro y siniestro.

Denunciar, denunciar, denunciar. Deporte (trans)nacional del S. XXI. Se me ocurre una nueva definición para denunciar.

Denuncia por violación de patentes de software: proceso mediante el cual una empresa con abogados y dinero (primera parte) detiene el desarrollo de empresas con menos abogados (no siempre menos, miren a San Google) y más ideas (segunda parte) en tanto esperan que la segunda parte pase por caja y pague todos los abogados, las costas, las cervezas, los panchitos y dinero adicional (que constituirán los beneficios de la primera parte) para que la extorsión pueda continuar.

Importante, para denunciar ni siquiera hace falta tener razón ni patente a favor ni nada de nada, tan sólo hace falta ser convincente. Miren a SCO que con el apoyo de Microsoft (por aquello de los enemigos comunes) le sacó pasta a un buen montón de empresas por la cara bonita. El sistema le ha funcionado durante años y solo este mes le han parado los pies.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

4 Comments

  1. Hasta que nadie me convenza de lo contrario, sigo creyendo que las patentes son necesarias. Incentivan al desarrollo tecnológico y, aunque no se pueda probar, la revolución industrial es coetánea a la creación del sistema de patentes. Y me parece bien que el que invente algo se lleve un beneficio.

    Ahora bien, todo sistema tiene imperfecciones. Yo no creo que las patentes frenen el desarrollo, lo hacen sólo las patentes estúpidas. Dónde está el límite entre las patentes útiles y las estúpidas, es difícil de decir.

    Lo que me hace gracia es que siempre se asocian las patentes estúpidas al software, y de aquí muchos saca el argumento de que las patentes de software son malas. Existen patentes estúpidas de colchones, de sistemas mecánicos, etc.

    No te niego que haya empresas que se dediquen a contratar abogados para que hagan patentes y luego se dediquen a cobrar. Pero me he movido por empresas grandes que patentan software y, si bien las patentes no requieren la calidad que las publicaciones de investigación, sí tienen un sistema interno de evaluación (por otros científicos) y sólo en el momento final se le pasa al abogado que lo único que hace es traducirlo al lenguaje legal, y siempre supervisado por los científicos. En los casos que te hablo, la proporción científicos:abogados es de 25:1.

    En resumen, creo que hay casos y casos. Obviamente tenemos que luchar contra las imperfecciones de todo sistema. Ahora bien, aún no me ha dado nadie argumentos económicos de cómo puede funcionar bien una sociedad tecnológica sin sistema de patentes.

    • Discrepo de tu postura. Los desarrollos industriales tradicionales no son equiparables. Yo no afirmo que las patentes no sean necesarias… todavía. Me refiero principalmente a las patentes de software, también a las patentes médicas. El software aplica operaciones matemáticas únicamente. Matemáticas. Multiplicar, sumar, dividir, añadir cadenas, pegarlas… matemáticas.

      Admitir patentes de ese tipo es admitir patentes de los ladrillos básicos con los que se construye todo conocimiento. Es inadmisible, y estos casos estúpidos son simples ilustraciones sin importancia (ya que de tan esperpénticos no se sostienen). Trabajo en el sector científico y de i+d. No soy informático, pero puedo decirte que toda innovación proviene de un gran paso múltiple y colectivo. Ni el laboratorio de la empresa más aislada del mundo se atrevería a ignorar los avances del resto del mundo en el mismo ámbito. Hay mucha gente trabajando y no hay tantos campos de trabajo.

      Supongo que no nos pondremos de acuerdo, pero yo creo que las patentes no son actualmente beneficiosas (quizá lo fueron hace 200 años) y desde luego la revolución tecnológica de la informática no necesitó patentes de software para eclosionar. ¿Por qué habría que utilizarlas ahora?

  2. Yo puedo responder facilmente. Porque las patentes son la unica defensa que pudiera tener una persona que no tenga los suficientes recursos para subsistir. Si Mike le encanta el desarrollo de sistemas y se le ocurre una gran idea, nta buena que medio planeta se beneficia, y si ese señor para 5 años trabajando en su idea. Si Mike no tenía para poder siquiera comer y trabajaba desde los Cibercafés cuando podía. Entonces Mike con todo el derecho del mundo puede patentar su idea y trabajarla con cuidado. Obviamente consiguiendo un beneficio pecuniario en el asunto. Ahora bien, el argumento de que sumar, restar, multiplicar y dividir se cae de manera muy fácil puesto que, absolutamente TODO ha sido desarrollado por la psiquis colectiva, TODO. Pero eso no significa que no hayan personas que lograron influenciar en eso más que otras. Según la tesis que propones, hasta la comida debería ser gratis. Ahora bien, si tienes la prueba de un sistema político y social que te garantice, de verdad en verdad, y cero propaganda política, que las personas, ciudadanos, puedan subsistir, ser felices, sin el uso del Capital, entonces, sólo entonces, te acepto una propuesta como la tuya.

    Volviendo al tema sobre el desarrollo de software, obviamente, pueden haber personas que deciden compartir su conocimiento o inventiva, pero realmente lo veo por algo más colaborativo. Por lo general, son ideas o conceptos altamente manejados por el común del mundo del Software. No hay innovación. Pero si puede haber la falta de motivación para ejecutar la idea. Cosas como Linux, no son originales. Todos sabemos la enorme influencia de Unix. Pero fue un sistema planteado en su desarrollo de manera colaborativa.

    Uno puede trabajar colaborativamente de varias maneras, esperando un beneficio o no. Particularmente todos lo esperan, así sea de manera (repito la palbra, sorry) colaborativamente. De algo se come! Lo que planteas es si es necesaria la gratuidad del software o no. Si te das cuenta, es más un asunto de estilo de negocios, puesto que si no vendes el software, esperas que alguna emprese utilice el mismo y te de una colaboración para comprar máquinas, software propietario si es necesario pruebas y evaluaciones (digamos un software corriendo sobre Windosw Vista necesita Windows Vista), etc, etc.

    Soy del mundo del Open Source, hasta los tuetanos, pero entiendo que hayan productos, que las personas quieran por lo menos que aparezca su nombre en los productos derivados o comercializados (y mira los estilos de licencia Opensource, donde se pide obligatoriamente el reconocimiento a los autores, y ojo, no te creas que por mero Ego), que esperen proteger su propiedad intelectual par apoder ganarse la vida con eso, como también disfruto y valoro superlativamente los esfuerzos comunitarios de mucho software desarrollado en el mundo.

    Espero que haya podido dar mi granito de arena…

    Sigamoas el camino de Don Quijote !!!

    • Creo que pones en mi boca palabras que no son mías…

      1) Pides la gratuidad del software: Falso. Uso software gratuito. Y también uso software de pago, libre… pero de pago, como QtiPlot. Pero lo uso porque me parece justo. No mezclemos una cosa con la otra. Yo defiendo muchos derechos, y entre ellos está el derecho a que te paguen por tu software, si alguien acepta ese trato. Por supuesto yoapuesto por otro modelo de negocio: el modelo en el que se te paga por tu trabajo, esto es cada vez que trabajas. Dando soporte técnico, pagos por añadir funciones específicas como se oferta a menudo en sourceforge, adaptaciones para una empresa local. Lo otro es trabajar una vez y cobrar toda la vida, no me parece justo en un músico (y sé de lo que hablo), no me parece lógico en un escritor, no me parece lógico en un programador.

      2) Sobre lo de los derechos a que se te reconozca el trabajo: Que no lo puedas patentar (supongo que la historia esta de las ideas ya te la han contado antes) no significa que no merezcas tu reconocimiento. Hasta donde yo sé, todos los administradores de proyecto de software libre aparecen como tal en los programas. Y se les reconoce y no pocas veces es ese reconocimiento en su entorno profesional el que les saca las castañas (laborales) del fuego y les ayuda a progresar. Segundo argumento equivocado que pones en mi boca. Yo no digo tal cosa.

      3) Por último no considero que para ganarse la vida sea necesario proteger su propiedad intelectual. Yo mismamente me gano la vida sin protegerla. Ni en lo profesional ni en mis aficiones. Así avanza el mundo, así avanza la ciencia. Lo demás son paños calientes. Y de todas formas, ese no es el argumento que trato en esta anotación concreta. Lo que digo es que las ideas no se deben poder patentar. No son lo mismo que un objeto físico y el modelo no sirve.

      Y por cierto, nuestro camino no es el camino de Don Quijote. La batalla del software libre está ganada por simples motivos técnicos (yo hubiera preferido que hubiéramos ganado por ética, pero no ha sido así): es más eficiente hacerlo así… no somos Don Quijote, somos los ganadores y no estamos locos ;)

Submit a comment