¿Quieres vender CDs usados? ¡Alto! ¡Los papeles!

Seguimos a vueltas con el libre acceso a la cultura y a la información. En EEUU, el estado de Florida impone restricción a la venta de CDs usados. Si vendes tus viejos CDs te recogerán las huellas dactilares y todos tus datos personales. ¡Magnífico! Esta medida, que brilla por su fuerte carácter de control podría ser adoptada próximamente por los estados de Wisconsin y Rhode Island. En principio la norma no prevé penas de cárcel para los vendedores, pero te sentirás sucio cual criminal. Esto lleva además, aparejado otra medida restrictiva, esta vez relacionada con los establecimientos de venta de segunda mano: Cuota de 10.000 dólares para obtener el permiso para «tratar a mis clientes como si fueran criminales», según se quejan los propietarios de las tiendas.

¿Qué consiguen con esto? Que no haya nadie dispuesto a poner una tienda de este tipo, puesto que el lastre de 10.000 euros y todo el papeleo y gestión de datos personales encarece el negocio en demasía. Eliminan el canal de distribución para eliminar el acceso a la cultura, no es nuevo: ya lo hacen con la DMCA (criminalizando al que desarrolla hacks) y ya quieren hacerlo en Europa (que pudo ser social, pero es una mala copia de los EEUU) criminalizando a los desarrolladores de programas p2p.

¿Y qué se persigue con esta medida? Parece claro y ya lo he mencionado: limitar el flujo de cultura, si no lo puedes comprar de segunda mano, pero lo quieres comprar, tendrás que comprarlo nuevo. A precio de petróleo, claro. Esto excluye automáticamente de la posibilidad de comprar discos a muchísima gente, y recordemos que en EEUU compartir música vía p2p es ilegal. ¿Qué tenemos entonces? Un caldo de cultivo perfecto para la represión cultural, un pueblo que cada vez tiene menos acceso a la cultura (y por tanto, cada vez será más ignorante) y unos pocos políticos y empresarios del entretenimiento brindando con Don perignon por lo bien que les ha quedado la jugada.

Lo venimos diciendo: la guerra del copyright no es por la música (a los gobiernos les da bastante igual que haya unos pocos Paudoneses y Ramoncines viviendo del cuento), es por el acceso libre a la información, y en Florida ese acceso es, desde hoy, un poco menos libre.

Visto en Ars Technica (vía: Slashdot)

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

One Comment

  1. Desde luego, das en el clavo una y otra vez.
    “Europa (que pudo ser social, pero es una mala copia de los EEUU)”
    “unos pocos políticos y empresarios del entretenimiento brindando con Don perignon”
    “la guerra del copyright no es por la música,es por el acceso libre a la información”

    CLAP CLAP CLAP

Submit a comment