¿Quién dice que queremos streaming?

Una idea que me surgió hace ya bastante tiempo (esta entrada lleva meses en borrador y la he remozado bastante hoy) a costa de la concentración de la red y todo lo que nos venden con el nombre de «televisión 2.0» o «radio 2.0».

¿Qué es la televisión 2.0? Aparte de que leyes como la LPI podrían convertir internet en algo tan aburrido como la televisión, podemos llegar a un consenso afirmando que la televisión 2.0 es cuando tu velocidad de internet importa más que el tamaño de tu pantalla.

La televisión 2.0, nos la vendan como la burra de la ultra alta definición que andabas esperando (¿de verdad andábamos esperando?) y la solución definitiva a todos tus problemas o nos la vendan como la televisión a medida que YouTube permite introducir en tu teléfono móvil y llevarte a todas partes, tiene una característica definitoria: los contenidos están bajo control absoluto del emisor (en la gran mayoría sólo se emitirá lo que el emisor apruebe previamente, para hacerlo aún más cerrado) y para poder seguir accediendo a los mismos hay que tragar con las condiciones de uso que éste imponga. Con la radio 2.0 sucede exactamente lo mismo.

¿Cuál es el problema? El concepto de Televisión 2.0 que nos quieren vender está altamente centralizado y supervisado por unos pocos que imponen contenidos. Es un enfoque erróneo porque se trata de una forma muy 1.0 de gestionar esta nueva-vieja televisión (todo bajo control de los proveedores que pueden eliminar vídeos o programas a voluntad).

Y oigo (cada 2 días y 7 horas, en promedio) que todos estamos muy contentos con estos servicios de streaming de datos… pero y ¿si no fuera así? ¿Quién les ha dicho que estamos contentos haciendo streaming? ¿Realmente queremos? Y si queremos, ¿quién nos ha convencido de ello?

Yo no estoy de acuerdo. Yo no estoy contento con el streaming de datos que me obliga a descargar una y otra vez un mismo vídeo si lo quiero ver, que hace que si me quedo sin conexión no me permite verlos y que si el supervisor de turno estima que el contenido debe ser eliminado (sea por lo que sea) me deja sin poder volver a verlo, aunque en mi país no existiera problema legal al respecto.

La situación no parece que vaya a cambiar, pues todos quieren ser el cuello de botella que permite en todo momento qué se puede ver, cuándo y hasta cuándo. Las telecos también, ya que parten con ventaja (ya son el nodo de acceso a la red) y quieren aprovechar esta posición para apretar las tuercas. Consecuencia de estas intenciones de mercado de las telecos es la actual asimetría (acojonante en algunas ofertas de nuestro país) en la oferta de conexiones de «banda ancha».

Te ofrecen un magnífico download con un upload insignificante, de forma que el p2p (que necesita de este upload) se vea reducido y hundido ante la velocidad de acceso a contenidos vía streaming. Quieren crear hábito y las conexiones actuales (altamente asimétricas, pero exitosas gracias al siempre útil «burro grande ande o no ande») son la herramienta. ¿Qué puedo decir? Basta de parafernalias y televisiones 2.0 de cartón piedra. Siempre quisimos descargarlo todo, por eso inventamos Napster. Y eDonkey. Y Bittorrent. ¿Quién te ha convencido de que te conviene el streaming?

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

4 Comments

  1. Hombre, haciendo streaming realmente estás descargando en tu máquina el video, otra cosa es que se guarde en un directorio temporal y luego se elimine. Existen programas que rescatan esos videos y los colocan en cualquier parte de tu disco, aunque me gustaría que el explorador por defecto te preguntase si quieres guardarte el video o sencillamente lo tira a la basura cuando termine la sesión… y esa es la ventaja del streaming ¿imaginas tener que andar borrando cada video que ves en un blog y que no quieres guardar?

    El streaming 2.0 es famoso como famosas son las herramientas 2.0, y menos conocido es el streaming 2.1 o repositorios colectivos de videos como Jumpcut. También puedes echarle un vistazo a las teles dónde el emisor es
    cualquiera, en concreto hablo de Mogulus.

    Yo estoy probando en mi blog a alojar allí mis propios videos, así tengo todo el control y no depende de otros que ponga un video en un post y tras unos meses desaparezca… Es una novedad en mi hosting (dreamhost) y supongo que todos los hosting contratados estarán incorporándolo (o sus clientes deberían exigirlo). Es una forma más de distribuir el repositorio.

    • 1. No encontré el feed para tus miniposts.
      2. El enlace que das a tu clave pública no chuta (o no chutaba el otro día)
      3. No sé si leíste mis mails de respuesta el otro día… pero imagino que no…

      Y sí conozco Jumpcut, la cosa es que yo no grabo vídeos (o no lo hago aún) y miraré lo de hospedar los vídeos, ya que un motivo por el que en este blog jamás pongo vídeos es precisamente ese: no están bajo mi control. Para no mentir creo que hay dos… por ahí en alguna parte.

      Por comentar algo de la anotación: no sé si sería pesado borrar cualquier vídeo que veo en un blog, pero sé que me encantaría poder configurar mi navegador para que los borrase al cerrar la sesión si esa es mi preferencia y no los quiero guardar… El poder de elegir, es eso lo que perdemos con el streaming ;)

      ¡Saludos!

  2. 1) Cópialo de cualquiera de la rmd que me sindique: http://www.deugarte.com/author/janzo/feed
    He sido vago y todavía no he hecho página de mis feeds…
    2) Ahora sí chuta :)
    3) Pues no me ha llegado nada, acabo de revisar de nuevo y no encuentro ninguno :S Reevias? igual no te escribí bien la dirección… ahora seguro que está bien puesta :)

    Y sí, supongo que todo se basa en la libertad de elegir.

  3. Saludos

    Está claro que no es oro todo lo que reluce, y mucho de “lo 2.0” es un engañabobos en que se centraliza más que nunca el control sobre la información (de forma directa o indirecta) y por ahí va la TV2.0 y RadioOnline (no sé por qué el 2.0, casi siempre fue así la radio en línea), te “dejan” ver/oir, pero no “descargar” (y cada vez más tenderán a ofuscar protocolos y poner trabas para impedir el correcto funcionamiento de los programas que “capturan” los vídeos).

    El “streaming” es cómodo, en tanto que ves mientras la información se está descargando, pero si hablamos de contenido completo*, no hay nada que impida la elección entre “ver” y “descargar” (como google vídeos -nunca entenderé la victoria de Youtube-, stage6, etc), salvo una clara política de “no te quedes con lo mío” bastante absurda en un mundo de ceros y unos.

    Pero es “lo moderno”, así que todos a tragar con ello.

    Hasta Luego ;)

    *Está claro que si es una transmición en directo no se podrá “descargar entero” mientras se transmite, pero no estaría mal que se permitiera, a posteriori, la descarga…

Submit a comment