Publican el anexo secreto sobre las medidas de seguridad aeroportuarias

Como todos sabrán, desde noviembre de 2006 no se pueden llevar líquidos al interior del avión a no ser que los compres en las tiendas del aeropuerto. Una medida ineficaz cuya única finalidad (visto que el agua de las tiendas del aeropuerto sí puede embarcar) es hacernos pasar por caja a nosotros y a las aerolíneas low-cost que aprietan a los diferentes ex-monopolios públicos (Iberia, British, Air France, …).

Hace un tiempo se descubrió que el anexo legal que regulaba la seguridad aeroportuaria era secreto. Nos enteramos el pasado mes de abril cuando se supo que la reclamación de un ciudadano al que impidieron subir con su raqueta de tenis (por cierto, no están incluídas entre los objetos no permitidos) exigió ver la norma que se lo impedía. Se llegó a decir que los controles podrían incluso ser retirados.

Evidentemente, en la sociedad de control, éstos no iban a desaparecer tan fácilmente. Como premio de consolación el (hasta ahora) anexo secreto ha sido publicado el pasado 19 de agosto, como podemos leer en Esta Europa NO. Sin embargo esto está lejos de ser una victoria, una victoria sería la eliminación de unos controles que no mejoran nuestra seguridad pero nos cuestan miles de millones de euros (y miles de horas desperdiciadas). Mientras tanto, nuestros aeropuertos seguirán en estado de excepción, y pronto también lo estarán nuestras estaciones de tren. Ese es el camino que estamos recorriendo.

La misma Comisión que pretende instalar una cámara de vigilancia para cada pasajero, nos ha publicado el anexo (sin modificarlo un ápice, y sabiendo que ya se cocinan más restricciones) tras años de lucha y aplicación de las normas según el más puro interés arbitrario de los agentes de seguridad. Pero esto no hace que el infame anexo deje de estar vigente. ¿De veras ese es el mundo en el que queremos vivir? Desde luego, yo no.

No me extiendo más, por si no lo leyeron antes, psaen y vean el aviso en Esta Europa NO.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

2 Comments

  1. Estoy contentísimo de saber que no tengo obligación de quitarme el cinturón. Me parecía exagerado e incómodo. Quizás parezco un caprichoso… pero me parece una gran noticia.

    • Es una buena noticia, pero más tibia de lo que algunos queríamos… todavía no me dejan llevar agua, por ejemplo, pero sí me dejan comprar agua a 3eur medio litro en Aldeasa. ¿Soy yo más terrorista que los trabajadores del aldeasa o será que conmigo están haciendo negocio?

Submit a comment