Mentirosos compulsivos

Sé que lo que les voy a decir puede parecer paranoico, es posible. Pero les estoy diciendo que para mantener su salud mental lo mejor que hacen es apagar la televisión siquiera hasta el próximo abril, después de las elecciones legislativas.

De verdad, la mentira de los alquileres que lanzaba esta mañana la ministra de vivienda parecía difícilmente superable, pero menos de doce horas ha necesitado el ¿lider? de la oposición para superarla: Rajoy promete eliminar el canon si llega a ser presidente (La Vanguardia).

Una mentira exasperante. Recordemos que el canon digital entró en vigor en septiembre de 2003, durante el 2º mandato de Aznar (2000-2004), periodo en que Mariano Rajoy fue alternativamente Ministro de la presidencia, ministro de interior y de nuevo ministro de la presidencia. ¿Y ahora dice que si le damos poder lo quitará?

Mentirosos compulsivos, eso es lo que son. PP y PSOE se ríen en nuestra puta cara. Por eso les recomiendo que lean más la web, busquen sus propias noticias, no se conformen con la televisión que dejó de ser útil hace 10 años. Ápaguenla, ¡por su seguridad!

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

6 Comments

  1. PSOE-PP, PP-PSOE, el Madrid-Barça de la política, enemigos irreconciliables en el terreno de juego; colegas de profesión y negocio en el vestuario. Saben que la “liga” será suya mientras el “aficionado” defienda y financie el “espectáculo”.

    P.D.: hace casi 3 años que decidí vivir sin aparato de televisión y no hay decisión de la que haya alegrado más…


    “Los pastores serán brutales mientras las ovejas sean estúpidas.” – E. Godin

  2. A mí lo de Vivienda me cabreó bastante, por los motivos que señala el blog al que enlazas, y porque estoy harto de ver que no se toma ninguna decisión cuyos efectos no se noten en la legislatura que corresponde. Los efectos que se tienen en cuenta son sólo los que se puedan medir en las próximas elecciones, pero obviamente esto es prolongar el problema.

    Lo de Rajoy es tan engañoso que a estas alturas todos sabemos que el matiz está en el “indiscriminado”, y que o bien no se cumple y nos olvidamos cuando llegue el momento de negociar, o bien se eliminará el canon en determinados dispositivos, pero se compensará en otros soportes, así que al final es lo mismo.

    Ya de paso, me parece una auténtica burrada la propuesta de que la banda ancha sea un servicio universal, que tanto aplauden algunas asociaciones de internautas, porque sólo beneficiará a Telefónica.

    • Los servicios universales deben ser públicos. En el contexto actual tienes toda la razón en que pedir la banda ancha universal es como pedir el canon, sólo que pagando a Telefónica y no a la SGAE. Si Telefónica fuera pública no me importaría, aunque el dinero saliera de nuestros impuestos (un hipotético «impuesto de internet») y que todos tuviéramos banda ancha. Está bien, eso son los servicios públicos. Todos pagamos según nuestras posibilidades para que todos disfrutemos un bien común.

      Pero pagar por decreto universal un impuesto a Telefónica (empresa privada) es tan rabioso como pagárselo a la SGAE (empresa privada).

Submit a comment