Marketing Personalizado

Hace unos días hablábamos de publicidad desbocada, hoy dejo una pequeña cita de Syndicate content Chips Espías (el libro de Katherine Albrecht y Liz McIntyre) en la que se habla del uso que la Syndicate content RFID tiene como herramienta de mercadeo intrusiva, algo por lo que también la rechazamos en este blog. Este uso fue el que hizo que los chips RFID recibieran precisamente el nombre más odiado por la industria (porque es el que a más gente abre los ojos): Chips espías.

«La educación de mercadeo se basaba en cuatro Pes: producto, precio, posición y promoción. La idea era bastante sencilla, fabricar un buen producto, asignarle un buen precio, colocarlo donde la gente pudiera hallarlo y decirles lo bueno que era. Ese es un enfoque comercial bueno, limpio, y honesto en el mercado libre. No obstante en los últimos quince años una nuva P se ha cernido sobre las demás: Personas.

La nueva P hace énfasis en saberlo todo acerca de los clientes para poder influir en sus decisiones. De lo que se trata también es de discriminar contra los clientes que buscan ofertas o que tienen desventajas económicas mientras que se atiende a los que dan beneficios.

Esto tampoco es un lecho de rosas para los clientes de la parte superior de la escala: Cada uno de sus movimientos está bajo el microscopio de los agentes de ventas y sus valiosos datos de ventas se estudian para fines internos y se trafican al mejor postor.
(…)
Dicen al público que es por su propio bien, que el saber quiénes son y qué les interesa ayudará a servirles mejor (…) pero el verdadero objetivo es hallar modos más eficientes de separarnos de nuestro dinero

Amén.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

7 Comments

  1. “…pero el verdadero objetivo es hallar modos más eficientes de separarnos de nuestro dinero.”

    Esta última frase me ha recordado un interesante documental emitido en Documanía sobre la publicidad “Publicidad: el arte de separar a la gente de su dinero” son tres capítulos y se pueden encontrar en las redes P2P (por si no los has visto y te apetece hacerlo).

    En cuanto al libro “Chips espías” tengo unas ganas de leerlo… lo malo es que no lo encuentro en ninguna tienda española y para pedir a Amazon un sólo libro no compensa por los gastos de envío. Por cierto es curioso que resulte bastante más barato (precio con todos los gastos incluídos) pedirlo a la tienda USA que a la UK, al cambio 16,81 por 19,74 (casi 3 euros menos en la tienda americana).

    • ¡Gracias por el aviso de esos documentales! Los voy a ver :)

      Sobre los gastos de envío, hombre sí… un sólo libro los gastos de envío no te compensan, pero si encuentras alguno más seguramente sí, es que en España no se encuentra… En mi ciudad hay un par de librerías que te traen todo (vamos, si ellos dicen que no te lo traen es que estás muy jodido), y tuve que comprar a Amazon. Yo estoy pendiente de reunir algunos para comprar entre otros “Protect your digital privacy”, que recomendó Acalpixca (está en mi blogroll) en su blog. Por cierto, que creo que por 2-3 euros vale la pena comprar en UK, ya que desde EEUU los libros (creo) tardan MUUUUUCHO.

  2. No hay de qué, ya contarás si te parecieron interesantes… En cuanto a Acalpixca decir que la conozco bien (a su blog me refiero), de hecho la leo desde antes de dar con tu blog, que por cierto no sé como dí con él, será que los que tenemos interés en ciertos temas siempre nos acabamos “arrejuntando” ;)


    “Los pastores serán brutales mientras las ovejas sean estúpidas.” – E. Godin

  3. Bien, así es, no somos demasiados pero al menos “somos” y hacemos algo de ruido.

    Pienso que en la sociedad en la que vivimos se produce la paradoja de tener un acceso extremadamente fácil a información que hace nada era impensable obtener a la vez que la mayoría vive en “un mundo feliz” y digo esto porque es curioso cuando le hablas a alguien de temas como la privacidad, software libre, agricultura ecológica o parto natural (por poner varios ejemplos de temas diferentes y “extraños”) argumentando las grandes ventajas para uno mismo y para todos de estas cuestiones y te encuentras que o les da lo mismo o se ponen en plan “avestruz” (no quiero oír cosas que me puedan preocupar, prefiero mantenerme en mi feliz ignorancia) y ya les puedes recomendar que visiten tal o cual página, que se lean tal o cual libro o que se bajen tal o cual documental y luego reflexionen sobre ello, que la mayoría se sentará delante del “cacharro” y se irá al marca.es, se pondrá a leer el último pps chorras que le envía su amiguete y pondrá a bajar el último disco del Bisbal en el emule. Afortunadamente no todos obran así y siempre hay alguien que escucha y se interesa por lo que le explicas, y también afortunadamente hay gente que comparte sus conocimientos para que los “curiosos” los absorbamos.

    Quizás el problema viene de tener las prioridades vitales realmente “extraviadas” (la sobredosis de marketing que nos chupamos a diario ayuda mucho a ello). Como ejemplo muchos se pasan horas, o días incluso, dándole vueltas y comparando para elegir qué modelo de coche o electrodoméstico se van a comprar, cosa que no me parecería mal en absoluto si no fuera porque los mismos no reparan ni cinco segundos antes de llenar de basura (anunciada en TV eso sí) el carro de la compra, o dar todos los datos que le pide el primer desconocido que llama haciendo una supuesta encuesta telefónica. ¿No sería más lógico que al coger ese yogur del estante se parase un momento a leer los ingredientes y al ver antioxidante E-xxx, colorante E-xxx, conservante E-xxx, edulcorante E-xxx, esa persona se preguntase qué coño le está dando a su hijo y buscase información sobre esos aditivos para luego decidir con criterio lo que mete en su boca y en la de los suyos? o ante la llamada preguntarle al desconocido de dónde han sacado el número de teléfono y que datos tienen de nosotros, para según la respuesta optar por solicitar a la compañía telefónica la exclusión del listado público de teléfonos y/o escribir a la empresa responsable del fichero solicitando la cancelación de nuestros datos al amparo de la LOPD. Son dos ejemplos pero hay muchos de como gran parte de la población no usa su libertad de elección ni echa mano de las leyes que le protegen en temas importantes. La libertad se consigue a medida que adquieres conocimientos y para eso hay que leer, reflexionar, debatir pero muchos prefieren que se lo den todo masticadito (aparentemente barato y fácil) aunque el precio también incluya su salud y su libertad.

    No me extraña luego ver que en Kriptópolis se quejen de que la peña pase de saber de que va eso del GPG (para que voy a cifrar el correo si no tengo nada que ocultar te dicen) o de que Carlos Sánchez Almeida escriba algo como “Fin de ciclo” y es que hay que tener mucho coraje para pelear a diario por derechos por los que ni siquiera deberíamos tener que pelear mientras la mayoría mira para otro lado haciéndote sentir para más “inri” un bicho raro. En fin, que me voy por las ramas…


    “Los pastores serán brutales mientras las ovejas sean estúpidas.” – E. Godin

    • ¡Lo del plan avestruz me ha encantado jaja, nunca lo había mirado así pero es algo que me ha sucedido muchas veces con algunas personas! jaja.

      Por cierto, que lo de Carlos Sánchez Almeida fue un día malo, que alguien como él decida que está cansado de luchar contra todo esto… Su blog era incendiario y valía mucho la pena leerlo.

  4. Muchos Carlos S. Almeida serían necesarios, lo conocí en la red a raíz del caso Hispahack y desde entonces he disfrutado y ganado libertad leyendo sus textos. También me hizo descubrir que no todos los abogados son seres tenebrosos que debemos evitar ;) de hecho luego conocí a raíz del tema del “canon” a Javier de la Cueva, lo que hizo que me aventurara a tener un encuentro con la justicia y luego a David Bravo al que hice caso y le “copié su libro”.

    En cuanto a los “avestruces”, se les reconoce fácilmente, en cuanto sacas un tema “extraño” entierran la cabeza, y el esfuerzo de sacarlos a la luz es directamente proporcional a la profundidad a la que se hayan enterrado, teniendo muchos una gran habilidad para ello por lo que en contadas ocasiones merece la pena el esfuerzo.


    “Los pastores serán brutales mientras las ovejas sean estúpidas.” – E. Godin

Submit a comment