Lavando cerebros de «terroristas» en «centros de terapia»

¿Sabíais que Gordon Brown estuvo visitando a unos terroristas que están sometidos a terapia para dejar de ser terroristas? El gobierno británico lo llama «centro de desradicalización», y si no fuera tan serio daría para un gran guión de sci-fi.

Resulta que más de mil sospechosos de terrorismo de baja intensidad (recuerden que aquí esa expresión se inventó para llamar terrorismo a lo que de otra forma no habría sido posible calificar como tal cosa). Y recuerden que en Reino Unido la mera posesión de algunos libros es ilegal por violar leyes antiterroristas. A estos más de mil sospechosos se les lava el cerebro mediante un programa combinado de educación religiosa y tratamiento psicológico.

No es coña, lo contó El Mundo y yo me he enterado gracias a Algarabía.

No sé si me asusta más que los tengan en terapia (como si fueran enfermos, como esos que siguen pensando que los homosexuales son enfermos), que Gordon Brown se pasee por ahí dándose golpes en el pecho delante de toda su maquinaria lisérgica de lavado de cerebro, pensar que en algún lugar de ese «centro de terapia» hay lugares tan terroríficos como la habitación 101 donde a la gente los electrocutan como los electrocutaban en los años 50 en EE.UU. o el hecho de que en la actualidad todo lo que se criminaliza es tachado de terrorismo. Aunque haya palabras mejores para definir la realidad.

Y ahí está el presidente del país occidental que peor parado sale cada año en los informes de Privacy International, abusando de neolengua: usando la palabra que comienza por T para obligarnos a pensar en un sentido, pues (parafraseando a David Bravo) es muy dificil decir «estoy a favor del terrorismo» sin que suene a demencia senil.

Leer noticias como ésta da bastante repelús.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

4 Comments

  1. Con “actividades religiosas” en un país como Arabia Saudí unido a terapia “psicológica”… Más bien parece que estén formando terroristas en lugar de personas normales.

  2. El problema es que aún no estamos preparados para aceptar métodos tan innovadores como el aplicado en el reino de las tinieblas y que podríamos llamar “rehabilitación homeopática”: unas dosis de wahhabismo del duro y adiós a las veleidades takfiris o salafistas.
    En uno de los paises más salvajes del mundo a la hora de aplicar castigos corporales, donde no existen garantías legales y donde las terribles cárceles están repletas de inmigrantes, los yihadistas tienen su propia guardería infantil en la que hacen preciosos dibujitos para exorcizar sus tendencias criminales. Un esclarecedor vídeo del día a día en el centro: http://www.telegraph.co.uk/telegraph/template/ver1-0/templates/fragments/telegraphTv/singlePlayer.html?titleId=1342161886&playerId=1488655367
    Cuando menos, curiosa la condescendencia de las autoridades saudíes con ciertos presos, y curioso el circo de Brown con los yihadistas buenos. Claro que después de oír como, de cara a las negociaciones con los taliban, la prensa y el propio Petraeus empiezan a hablar de taliban “moderados”… Neolingua y cinismo.

    Un abrazo,

Submit a comment