La privatización de las filtraciones

Un punto interesante en Pando Daily (vía Pere), sobre el derrotero que está tomando el asunto de las filtraciones de Snowden, al hilo de la compra de los archivos por parte del fundador de eBay y la fundación de un nuevo medio de comunicación en torno a estos archivos, contratando a los dos únicos periodistas que tienen acceso completo a los mismos:

Whistleblowing has traditionally served the public interest. In this case, it is about to serve the interests of a billionaire starting a for-profit media business venture. This is truly unprecedented. Never before has such a vast trove of public secrets been sold wholesale to a single billionaire as the foundation of a for-profit company.

Este rumbo no es del todo sorprendente, el gran Enrique Meneses (que ya no está con nosotros) vio como nadie que WikiLeaks era una nueva agencia de noticias, y esto vendría a corroborar ese fondo del asunto, si bien hay diferencias en la forma.

Y las formas importan. Lo cierto es que en el asunto de Snowden las «revelaciones» llegan con cuenta gotas, como una novela por fascículos perfectamente planificada, y uno se pregunta si desde el punto de vista de la defensa de las libertades y la privacidad frente a un espionaje estatal fuera de control no habría sido mucho mejor volcarlo todo directamente en algún sitio (¿torrent?) para facilitar el minado público de esa información por parte de cualquiera que esté interesado. Y para facilitarlo cuanto antes, por tantas manos y ojos como sea posible.

Sería quizá menos rentable para quienes lo han controlado hasta ahora (The Guardian, Greenwald, y ahora ese nuevo proyecto periodístico de Omidyar) a largo plazo, pero posiblemente mucho más deseable.

El artículo es interesante, aunque lo tomaría con cuidado: sobre este Omidyar leí hace unas semanas un perfil bastante terrorífico que está firmado (oh, casualidad) por el autor de este nuevo artículo, y más allá de que Pando Daily es un blog que no leo mucho, porque practica la deformante costumbre de reseñar la tecnología con el sesgo del que prioriza, por sobre todo lo demás, los temas que mueven dinero (cuando lo novedoso y lo revolucionario suele estar en esa fase en la que aún no se mueve demasiado dinero con ello).

Como digo, sobre ese otro tema podemos hablar mucho otro día, de momento me quedo con que el derrotero de las filtraciones de Snowden es cuanto menos bastante curioso.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment